ESTE JUEVES 

Imputan a dos policías, uno por tráfico de armas y concusión y otra por cómplice

Una de las siete personas formalizadas hoy es investigada por entregar el arma que mató a Lucas Langhain, el hincha de Nacional muerto el 15 de diciembre del año pasado.

Patrullero de policía de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez
Patrullero de policía de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez - Archivo El País 

Siete personas fueron formalizadas este jueves por tráfico interno de armas, tráfico de drogas y concusión, indicaron fuentes de la investigación a El País.

Entre ese grupo se encuentran dos policías. Uno de ellos fue imputado por tráfico interno de armas y concusión. Su compañera de patrullero, en tanto, fue formalizada pero sin prisión por el delito de complicidad de concusión.

El artículo 156 del Código Penal define a la concusión: "El funcionario público que con abuso de su calidad de tal o del cargo que desempeña, compeliere o indujere a alguno a dar o prometer indebidamente a él o a un tercero, dinero u otro provecho cualquiera, será castigado con doce meses de prisión a seis años de penitenciaría, multa de 50 UR (cincuenta unidades reajustables) a 10.000 UR (diez mil unidades reajustables) e inhabilitación de dos a seis años". 

Un comunicado del Ministerio del Interior divulgado en la noche de este jueves indicó que "en marzo se puso en marcha una investigación en conjunto con la Fiscalía Especializada en Estupefacientes de 1º turno" luego de recibir información sobre tráfico de armas. 

Esta investigación confirmó que "que en la zona del Cerro varias personas estarían adquiriendo armas para luego venderlas en forma ilegal". "En junio se llegó a la información de que dos policías de la Zona Operacional IV podrían estar involucrados en estos hechos, quienes se harían con las armas de fuego y se las darían a determinadas personas para ser vendidas", agregó el comunicado. 

Ayer se realizaron ocho allanamiento en el Cerro -se encontraron revólveres, pistolas, cargadores, cartuchos, municiones y celulares, enumeró la cartera- y se detuvo a los siete formalizados este jueves, incluidos los dos policías. 

Por otro lado, una de las personas formalizadas hoy es investigada por entregar el arma que mató a Lucas Langhain, el hincha de Nacional muerto el 15 de diciembre del año pasado. Por este caso ya hay tres personas imputadas, entre ellas, el exbarra brava de Peñarol Erwin “Coco” Parentini.

Parentini es investigado por el fiscal de Homicidios, Juan Gómez, por haber contratado desde la cárcel a un sicario para que matara el 15 de diciembre de 2019 a un dirigente de la barra brava de Nacional previo el partido clásico donde los tricolores salieron campeones.

Sin embargo, el sicario no se animó a ir a la entrada de los hinchas de Nacional en el Estadio Centenario y optó por esperar los festejos para disparar varios tiros a un grupo de hinchas que caminaba por la avenida 8 de Octubre. Uno de esos tiros fue el que acabó con la vida de Langhain.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error