Efecto rebote

Clarens: parte del dinero K "pasaba por Uruguay"

Financista confesó ante juez argentino que cobraba coimas.

Carmelo: Justicia argentina maneja datos de que valijas de dinero K ingresaron por agua. Foto: F. Ponzetto
Carmelo: Justicia argentina maneja datos de que valijas de dinero K ingresaron por agua. Foto: F. Ponzetto

El financista K, Ernesto Clarens, testificó ante el juez argentino Claudio Bonadío, que armó una estructura financiera ilegal que movió US$ 200 millones de coimas, cuyo objetivo "era exteriorizarlos y parte pasaba por Uruguay". En una confesión de 40 páginas realizada el jueves 6, Clarens expresó que la comisión que cobraba por estas operaciones iba del 10% al 20%.

Clarens es acusado de haber ingresado a Uruguay valijas cargadas de dinero proveniente de coimas entregadas por 100 constructoras a cambio de concesiones de obras públicas. Parte de ese dinero ingresó a Uruguay a través de Puerto Camacho, ubicado a poca distancia de la ciudad de Carmelo.

Clarens, que es propietario de una empresa de taxi aéreo, prefería desplazarse hacia Uruguay en un crucero con motores de gran potencia. Demoraba menos de dos horas en salir de Buenos Aires y llegar a Puerto Camacho, ubicado en una zona residencial privada, según la prensa argentina.

Con su confesión, Clarens logró convertirse en colaborador en la causa denominada en Argentina como los cuadernos de las coimas.

Clarens admitió ante el juez Bonadío que él cobraba coimas de los empresarios de la construcción, que hacía labores de financista con ese dinero, y que era el secretario privado de los Kirchner, Daniel Muñoz, ya fallecido, el que pasaba por su oficina a retirar bolsos para dárselos al matrimonio Kirchner, según informó Clarín.

En Uruguay, el fiscal especializado en Crimen Organizado, Luis Pacheco, señaló que esperará un mes para que evolucione la investigación en el vecino país y luego enviará un exhorto a la Justicia argentina solicitando testimonios y datos sobre el ingreso de valijas con dinero a territorio uruguayo.

Panamá Papers.

El escándalo de las sociedades offshore comenzó a ser divulgado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) el 3 de abril de 2016. En ese momento, el diario La Nación publicó más información sobre el vínculo entre Néstor Kirchner, Clarens, y el estudio de abogados Mossack Fonseca.

Clarens, imputado en la causa por la llamada "ruta del dinero K", figura como el propietario de un entramado de sociedades offshore destinadas a desarrollar inversiones inmobiliarias con epicentro en Estados Unidos, concretamente en Miami, y en Uruguay.

Dueño de la financiera Invernes, Clarens tejió relaciones con el banquero Jorge Brito, dueño del banco argentino Macro, al mismo tiempo que con el entonces gobernador Néstor Kirchner y el exempleado bancario convertido en su empresario de mayor confianza, Lázaro Báez. La investigación realizada por La Nación sobre los papeles de Panamá aporta vínculos con socios históricos de Clarens. Uno de ellos es Carlos Di Gianni, fundador de Invernes y "beneficiario final" de Litren Company, una sociedad panameña dedicada a invertir en Estados Unidos.

En 2012, apareció otro nombre en Litren: Carlos Adrián Calvo López, con domicilio en Montevideo. Se trata de un representante del Banco Macro en Uruguay y en Bahamas, Calvo López también figuró como director de Invernes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)