JUSTICIA

Caso Gavazzo: Manini acusado por exjerarcas

Testigos del Ejecutivo ratificaron ayer dichos en la Fiscalía. 

Manini Ríos. Foto: Lonardo Mainé.
El excomandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, declaró en la Fiscalía Penal como indagado el 26 de junio pasado. Foto: Lonardo Mainé.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Cuatro testigos propuestos por el Poder Ejecutivo declararon ayer en la Fiscalía que no tenían obligación alguna de denunciar al exmilitar José Nino Gavazzo por confesar ante un Tribunal de Honor del Ejército que había desaparecido el cadáver de un integrante del MLN en el río Negro en 1973. Y señalaron al fiscal Rodrigo Morosoli que la obligación de presentar denuncia sí correspondía al entonces comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos.

Los cuatro testigos están relacionados con la gestión del Ministerio de Defensa. Declararon el exsubsecretario, Daniel Montiel; la exasesora ministerial Josefina Nogueira; el actual director de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos del Ministerio de Defensa Nacional y amigo personal del exministro Jorge Menéndez, Juan Delgado Prieto, y el exencargado de los Servicios Jurídicos de esa Secretaría de Estado, Alfredo Maeso.

En la audiencia de ayer, los testigos expresaron que, en su carácter de asesores, no les correspondía realizar denuncia alguna y que sí pensaron que un expediente tan complejo debía ser ordenado antes de ser enviado a la Justicia Penal.

Una fuente de la investigación dijo a El País que los testigos ratificaron sus dichos e incluso profundizaron sus declaraciones en el sentido de que la responsabilidad de hacer la denuncia no caía sobre el Poder Ejecutivo.

Advirtieron que Manini en ningún momento informó a jerarquías del Ministerio de Defensa sobre la confesión de Gavazzo ante el Tribunal de Honor, lo que se contradice con dichos de integrantes de ese cuerpo.

Según la fuente, los testigos aportaron “más detalles” a la línea de investigación del fiscal sobre a quién le correspondía realizar la denuncia penal.

En los próximos días, Morosoli pretende armar una línea cronológica que comienza con las declaraciones de Gavazzo en el Tribunal de Honor, sigue por los diferentes caminos que tomó ese expediente en el Ministerio de Defensa y en Presidencia de la República hasta que termina en el denuncia penal contra el exmilitar acusado.

La citación otra vez de los cuatro testigos fue solicitada por la defensa de Manini, los abogados Juan Carlos Fernández Lecchini y Marcos Pacheco.

La intención de la defensa de Manini Ríos era conocer las razones por las cuales el Poder Ejecutivo tuvo en su poder 50 días el expediente que contenía las declaraciones de Gavazzo y presentó la denuncia penal después de la publicación de El Observador sobre el contenido de dichas actas.

Fernández Lecchini y Pacheco también buscan probar que Manini Ríos informó en todo momento al ministro Menéndez sobre los avances del Tribunal de Honor y las declaraciones de José Nino Gavazzo ante dicho cuerpo.

Manini Ríos ya declaró como imputado en la Fiscalía el 26 de junio último. Al salir de la audiencia, el líder de Cabildo Abierto dijo en rueda de prensa: “Simplemente quiero decir que tengo las declaraciones en línea con lo que hemos venido diciendo todo este tiempo. Quedó bien claro que tanto los Tribunales de Honor como yo hicimos exactamente lo que teníamos que hacer”. Y concluyó criticando la fecha de la citación. “La única consideración que quiero hacer es que se me cita cuatro días antes de las elecciones internas, en un proceso que lleva varios meses y que podía haber sido en otro momento la citación, lo cual demuestra la clara intencionalidad política de este circo mediático que han armado”. El presidente Tabaré Vázquez, y el secretario de Presidencia, Miguel Toma, testificaron ante Morosoli en los primeros días de junio pasado.

Réditos políticos. 

Otra fuente del caso indicó a El País que el gobierno no presentó una denuncia penal contra Gavazzo porque ello significaría detener al Tribunal de Honor que lo juzgaba a él y a otros militares acusados de violaciones a los derechos humanos. Y agregó que, en general, la detención de los tribunales impediría al gobierno obtener réditos políticos y electorales con la condena del Ejército a Gavazzo por violaciones de los derechos humanos y, en particular, no destacaría la gestión de Menéndez al frente de Defensa.

El Estado uruguayo, señaló, estaba muy interesado que avanzara la causa en Roma contra militares uruguayos y quería, además, que los tribunales de Honor -cuerpo que el anterior ministro Eleuterio Fernández Huidobro no pudo designar- terminaran su labor desaprobando conductas de exmilitares en la dictadura.

Según generales Manini estaba en contacto permanente con el ministro.

El 12 de junio de pasado, los generales Gustavo Fajardo, José González y Alfredo Erramún, integrantes del Tribunal de Honor del Ejército que juzgó a José Nino Gavazzo, declararon en calidad de imputados ante el fiscal Rodrigo Morosoli.

Los tres generales, que integraron el Tribunal de Honor del Ejército en primera instancia y que son defendidos por los abogados Gustavo Bordes y Gastón Chaves, dijeron en la Fiscalía que están sujetos a jerarquía y explicaron que a ellos les rigen los reglamentos del Tribunal de Honor. El artículo 77 de ese reglamento establece que, en caso de detectar algún hecho de apariencia delictiva en la declaración de un militar ante el tribunal, no deben denunciarlo a la Justicia civil o militar, sino que están obligados a reportarlo a su superior inmediato. En el caso de Gavazzo, el presidente del Tribunal transmitió al entonces comandante Guido Manini Ríos, sobre que Gavazzo había hecho desaparecer el cuerpo del tupamaro Roberto Gomensoro. Tras la declaración de Gavazzo, los generales suspendieron las actuaciones del tribunal e informaron lo sucedido a Manini Ríos. “Eso ocurrió en dos oportunidades”, dijo a El País una fuente del caso. Los tres miembros del tribunal señalaron a Morosoli que no sabían si Manini Ríos, a su vez, consultó a las jerarquías del Ministerio de Defensa. Sí reconocieron que el entonces comandante estaba en permanente contacto con el entonces ministro de dicha Secretaría de Estado, Jorge Menéndez.

Según la fuente, Manini Ríos transmitió al presidente del Tribunal de Honor que este debía continuar con las actuaciones y advirtió que “nos urge” un fallo sobre el caso Gavazzo. “Y eso fue lo que ocurrió”, declaró uno de los generales a Morosoli.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)