El oficial le dijo que no soporta “a los negros y a los gais”

Efectivo policial denuncia acoso de un superior por ser homosexual

Un efectivo policial de la Comisaría de Piriápolis, denunció una persecución por parte de un superior por ser gay. La denuncia la realizó a través de una carta que fue enviada a la emisora radial fernandina FM Gente.

En el texto enviado a la emisora, el agente señala que “en 18 años de servicio nunca tuve tantas sanciones disciplinarias, como este señor oficial me ha puesto”.

El efectivo denunciante, que asume su condición de homosexual, afirma que nunca había tenido problemas, hasta que se encontró con este superior quien en más de una ocasión manifestó que odia “a los negros” y no puede “ni ver a los homosexuales”.

En la misiva, el policía afirma que el oficial busca “causas y motivos absurdos para sancionarme, estas mismas sanciones a similares no se las aplica pero a mí no me perdona ni una”.

Como ejemplo, el policía señala que “el tres de diciembre me dormí por primera vez y llegué al turno 15 minutos tarde, él estaba presente y solo a mí me sancionó. A otros dos compañeros que también llegaron tarde no los sancionó”.

El policía señaló también que el oficial le impedía estudiar. Según cuenta en la misma carta, está estudiando enfermería en Montevideo, por lo que tiene que viajar de lunes a viernes hacia la capital.

“Dentro del turno, sin perjudicar las tareas del servicio, usaba mi PC notebook particular para poder estudiar, recabar información”, afirmó el agente al portal fernandino.

“Al principio, el oficial me dejaba usar la computadora, pero después nos dijo que estaba terminantemente prohibido usar computadoras dentro del turno, a riesgo de ser gravemente sancionados”, dijo.

En determinado momento, el agente le preguntó a su superior si tenía algún problema con él y éste le contestó que si. “No puedo verte por que sos gay y te voy a seguir sancionando cuantas veces quiera”, afirmó el oficial.

Actualmente, el denunciante se encuentra en la comisaría del balneario Solís, luego que fuera presionado por el mismo oficial, luego que el agente se certificara por una lumbalgia.

“Un día fue el personalmente a mi casa para ver si estaba o no, para de esa forma poder sancionarme”, explicó.

“Desde que estoy trabajando han pasado muchísimos comisarios, oficiales y personal en general, y jamás tuve ningún inconveniente de ningún tipo ni de acoso, ni de discriminación”, concluye en la carta el agente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)