LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

No confían

Sondeo revela que apenas uno de cada tres uruguayos confía en las organizaciones sindicales, mientras más de seis de cada 10 (64%) no oculta su descrédito hacia ellas.

Movilización del Pit-Cnt contra la LUC. Foto: Francisco Flores
Movilización del Pit-Cnt contra la LUC. Foto: Francisco Flores (Archivo)

Una reciente encuesta de opinión pública de Equipos Consultores reveló que más de siete de cada 10 uruguayos (72%) manifiesta su confianza en la Policía, mientras casi seis de cada 10 expresan ese sentimiento respecto de las Fuerzas Armadas (59%) y el Poder Judicial (58%).

De acuerdo al sondeo, menos de la mitad de los uruguayos confía en el Parlamento (49%), en los partidos políticos (41%) y en los empresarios (42%). Bastante atrás viene la Iglesia Católica (35%).

¿Y los sindicatos?

El sondeo revela que apenas uno de cada tres uruguayos confía en las organizaciones sindicales, mientras más de seis de cada 10 (64%) no oculta su descrédito hacia ellas.

El dato es contundente. Resulta que los sindicatos, que desde el discurso dicen representar a toda la clase trabajadora del país, sólo despiertan confianza en el 33% de los uruguayos. ¿Y el resto? ¿Y los que desconfían de las organizaciones sindicales? ¿Son todos patrones? ¿Son todos oligarcas hambreadores, que están a favor de oprimir a los asalariados y de violentar sus derechos? ¿O son, en gran parte, trabajadores que se levantan cada día a trabajar de verdad para llevar el pan a su mesa y mantener a su familia, que llegan con esfuerzo a fin de mes y que, sin embargo, desconfían de los sindicatos?

Y si la mayor parte de los trabajadores desconfían de los sindicatos que debieran representarles, ¿cómo habla eso del accionar de esos sindicatos y del proceder de quienes los dirigen?

¿No se siente la dirigencia sindical uruguaya interpelada por estos datos que, dicho sea de paso, aparecen cada vez que se consulta a la opinión pública acerca de su confianza o desconfianza respecto de las diferentes instituciones?

¿Por qué creen los dirigentes gremiales que la enorme mayoría de los uruguayos no confía en los sindicatos? ¿Porque se oponen a que los trabajadores se agrupen en organizaciones que defiendan los intereses de los asalariados? ¿O porque rechazan la forma en que esas organizaciones están siendo conducidas de un buen tiempo a esta parte en el Uruguay?

Parece claro. La gente no rechaza a los sindicatos como herramienta, sino a la forma en que los sindicatos actúan en el Uruguay.

Y si eso es así, ¿de quién es la responsabilidad?

¿De los trabajadores, que son tan obtusos que no comprenden que la lucha de clases, la movilización permanente y la férrea oposición a cualquier cambio de cualquier tipo que caracteriza el accionar del Pit-Cnt y los diferentes sindicatos es buena para los asalariados y va a sacar al país adelante? ¿O de los dirigentes sindicales que han usado y abusado del derecho de huelga, que han hartado a la gente con sus paros y piquetes, y que han puesto sus intereses particulares y político-partidarios por encima de todo y de todos?

¿Qué van a hacer? ¿Van a seguir como hasta ahora, dándole la espalda a la enorme mayoría de los trabajadores que desconfía de su actuación y sus métodos, o de una vez por todas van a hacer lo que la verdadera clase trabajadora espera de ellos?

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados