ENSEÑANZA

Las clases de informática irán cambiando de modalidad

El Plan Ceibal cambia de apuesta y apunta al pensamiento computacional.

Docentes que enseñan pensamiento computacional destacan como los estudiantes asumen un rol crítico. Foto: Archivo
Docentes que enseñan pensamiento computacional destacan como los estudiantes asumen un rol crítico. Foto: Archivo

Adiós a los salones de informática y a los profesores enseñando Win-dows. Chau a la imagen del presidente Tabaré Vázquez entregando las Xo en pequeños pueblitos del interior. Hasta luego a muchos de los libros de texto que ya no compiten con enormes bases de datos. A 11 años de su origen, el Plan Ceibal cambia de foco y la apuesta tiene nombre y apellido: pensamiento computacional.

Como sucede con los términos que están de moda, sobre todo entre los gurúes de la educación, el nombre por sí solo dice menos de lo que hay de fondo. Magela Fuzatti, jefa de Laboratorios Digitales de Ceibal, define al pensamiento computacional como "los mecanismos para pensar problemas complejos".

Dicho así, otra vez, parece no decir nada. Por eso la jefa de Laboratorios prefiere explicarlo con un ejemplo más concreto. El año pasado estuvo en boga un grupo de liceales de Tala que fue premiado en competencias de robótica. Pero estos estudiantes no fueron reconocidos por el robot que diseñaron, sino por el proyecto científico.

Los alumnos estaban preocupados por la cantidad de afectados de leptospirosis en su poblado. Descubrieron que la leptospira, la bacteria que causa la enfermedad, habita en lugares húmedos con pH neutro. ¿Cómo se soluciona el problema? Cambiando el pH de esos suelos. El profesor de Química les enseñó que el hidróxido de calcio, en contacto con el agua, modifica el pH. Conclusión: los liceales diseñaron un robot muy sencillo que tiraba el producto en las cunetas. "El pensamiento computacional fue darse cuenta del problema y la búsqueda de soluciones; no fue el robot en sí".

Según Fuzatti "el mundo de la educación camina hacia esto". Aprender a usar Word o Power Point hoy es posible con un tutorial de internet, y no es necesaria una clase magistral de un profesor. Más de la mitad de los niños menores de cinco años, según el Perfil del Internauta Uruguayo, es usuaria de internet. Y estos mismos niños, muchos de los cuales aún no están preparados para vestirse por sí solos, son capaces de mirar videos en YouTube. Eso alcanza para que, cuando sean más grandes, aprendan a usar un programa informático.

Lo ideal, según las autoridades del Ceibal, es que el pensamiento computacional sea "transversal y que cualquier docente pueda trabajar bajo esta lógica". Pero como la educación uruguaya está fragmentada por asignaturas, en la práctica en la enseñanza media se está empezando a implementar los ceilabs. ¿Qué son? La transformación de los viejos salones de informática en espacios en los que se llevan materiales para crear —cartones, hilos, kits de robótica, etc.— y un docente hace las veces de facilitador.

El tallerista no tiene por qué ser el mismo que hoy da informática. De quienes dictan computación en Secundaria, por ejemplo, ocho de cada diez no están titulados. Por ahora, y como plan piloto, el Ceibal está capacitando a quienes se interesan voluntariamente.

En las escuelas, donde no hay un profesor específico de informática sino una maestra de clase, "es más simple introducir el pensamiento computacional", explico Fuzatti. De hecho el año pasado el Ceibal les ofreció a las escuelas de tiempo completo que se sumaran al plan piloto. Hubo 38 de unas 50 que estuvieron de acuerdo. Las maestras de quinto y sexto año (y alguna excepción de cuarto) fueron las que encabezaron el proyecto.

El 95% de los maestros que respondió a la encuesta de evaluación de Ceibal declara que la enseñanza de Programación —uno de los pilares del pensamiento computacional— debería extenderse a todo el sistema educativo. Y una cifra similar le recomendaría a sus colegas trabajar sobre este tipo de aprendizaje.

Quienes participaron del piloto no necesariamente eran docentes jóvenes. "Ese es un prejuicio; el promedio de edad fue de 42 años", contó Emiliano Pereiro, coordinador de Evaluación y Monitoreo de Ceibal.

"Este 2018 se abrirá la propuesta a todas las escuelas de tiempo completo y se le propondrá a cada centro trabajar un proyecto del año desde el pensamiento computacional; siempre como piloto", dijo Fuzatti. En el enseñanza media, en 2017 hubo cinco institutos y "este año habrá 20".

Inglaterra ya tiene el pensamiento computacional en su currículo obligatorio. Algunas comunidades de España, también. Uruguay, en cambio, ha manifestado su intención en los papeles, pero no en los hechos. El Marco Curricular de Referencia Nacional, ese que presentó la ANEP el año pasado, dice que al término de tercero de liceo (o su equivalente en UTU) se espera que un estudiante "amplíe su nivel de abstracción mediante el desarrollo de la competencia lingüística y del pensamiento lógico, científico y computacional". Por ahora es un piloto a instancias de Ceibal.

Ceilab

Clave para cortar aburrimiento y retener al alumno

A los 13 años el 29% de los estudiantes cursa con rezago o, directamente, abandona las clases, según el último informe sobre el estado de la educación en Uruguay. Esta pérdida de alumnos le ha causado escalofríos hasta al presidente Tabaré Vázquez, quien pidió que se recuperara a todos los estudiantes que quedaron en el camino.

Más allá de buenas intenciones, los estudios comprueban que la mayoría de los liceales abandona por desinterés. En este sentido, el proyecto piloto de Ceilab, en que se aprende a resolver problemas complejos en un modo taller, aparece como esperanza.

En la UTU de Domingo Arena, uno de los cinco centros de educación media que participaron del piloto el año pasado, se les preguntó a los estudiantes si les divertía el trabajo en Ceilab. El 85% de los encuestados respondió que sí.

No solo eso: ocho de cada diez estudiantes manifestaron que con Ceilab sienten que aprenden de sus errores; y para la mayoría lo que aprendieron allí les servirá para sus futuros trabajos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)