DECIBELES EN LA NOCHE MONTEVIDEANA

Alerta en el vecindario: instalan carpa bailable en Parque Rodó

La misma disco itinerante que estuvo en Punta Carretas y en las canteras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Por ahora, la IMM no concedió permisos. Foto: Josefina Balestra

Vecinos de las inmediaciones del Parque Rodó se levantaron sorprendidos, la semana pasada, cuando advirtieron un movimiento inusual de obreros que montaban una gran carpa gris de loneta frente a las tradicionales atracciones del pulpo y la rueda gigante —hoy bastante disminuida en comparación con las norias que se exhiben en otros países.

Aquí y allá, se apreciaba un despliegue de andamios, vallas metálicas y 18 baños químicos en el predio que ocupaba el desaparecido Don Trigo, junto al estadio Luis Franzini y la centenaria pizzería Rodelú. Los vecinos hicieron sus averiguaciones y no quedaron nada contentos.

"Nos preguntábamos qué podía ser eso que estaban armando con tanta urgencia, y nos dijeron que iba a ser un local bailable, como W Lounge", contó Josefina Balestra, quien comenzó a movilizarse junto a otros residentes de la zona delimitada por Bulevar Artigas, Giribaldi, Sosa y Herrera y Reissig.

Josefina Balestra sostiene que "durante años el barrio padeció los escándalos que ocurrían en las afueras de W Lounge —jueves, viernes y sábados sin dormir—, hasta el mes de agosto del año pasado en que finalizó la concesión".

"¿De que escándalos hablo? De lo que se vivía noche tras noche: gritos, cantos y peleas provocadas por el alcohol y las drogas, además de sexo, vómitos, y otros temas", resume.

"Al día siguiente, cuando los niños del barrio salían a jugar a la pelota o a andar en bicicleta, los padres, abuelos o tíos nos encontrábamos con condones, jeringuillas, botellas y vasos rotos. Y eso ocurría a 250 metros de la zona residencial donde vivimos. Ahora la carpa la pusieron a 72 metros", dice.

Carpa itinerante.

Según pudo confirmar El País, se trata de una carpa bailable de similares características a la que se montó en el faro de Punta Carretas, entre noviembre del año pasado y comienzos de este año, y que después peregrinó hasta un predio cercano a las canteras del Parque Rodó, donde funcionó hasta el grave incidente que se produjo el 24 de abril, cuando un joven de 18 años quedó en coma tras ser empujado por un guardia de seguridad, precipitándose varios metros abajo sobre las rocas del lago.

Algunos vecinos sostienen que hasta los gansos del lago huían del bochinche, y se los veía cruzar en triste procesión la Rambla Wilson.

El prosecretario general de la Intendencia, Christian Di Candia, precisó que la nueva carpa "todavía no cuenta con las habilitaciones requeridas" y que está sujeta a inspecciones de la comuna. "Hoy mismo fue un móvil de Inspección General a hacer una revisión", dijo.

Conocedor de las quejas de los vecinos, Di Candia explicó que "tenemos una situación de unos dos mil jóvenes que acudían al complejo W Lounge y esta demanda hoy no se está cubriendo. Esos jóvenes, de entre 18 y 21 años, hoy no tienen un lugar donde puedan concurrir" y ese vacío aumenta la saturación que ya existe en la zonas de Bulevar España, Canelones y Jackson, y en otras áreas del Municipio CH.

"Esta carpa, en caso de que llegue a funcionar luego de contar con las habilitaciones correspondientes, lo hará hasta que estén terminadas las obras de Plaza Mateo y Forte de Makale", locales que ya han sido adjudicados por la Intendencia, aseguró el jerarca municipal.

Di Candia sostiene que los vecinos que puedan verse afectados "tienen posibilidad de denunciar ruidos molestos", para lo cual facilitó un número de la central de radio de la Intendencia: 2901 0006.

También subrayó que la carpa va a estar incluida en la política de restricción de horarios que se aplicará a otros boliches bailables.

"En breve vamos a dar a conocer una batería de medidas sobre las actividades nocturnas" que intentarán contemplar los intereses enfrentados de los noctámbulos y los montevideanos que quieren dormir.

"Al ser una carpa, no tiene las condiciones de aislar el sonido"

La voz indignada de Josefina Balestra, y de los vecinos que la acompañan, llegó ayer hasta la Junta de Montevideo, y tuvo eco en el edil Daniel Martínez —homónimo del Intendente, pero militante del Partido Nacional—, quien expresó su preocupación luego de recorrer la zona.

"Decidimos ver con nuestros propios ojos lo que allí estaba sucediendo. Nos encontramos con una carpa de gran dimensión ubicada en el ex restorán Don Trigo, predio que fuera licitado poco tiempo atrás, habiéndose declarado desierto el llamado", explicó Martínez.

"Son varios los puntos de este asunto que nos alarman:

Primero, no creemos conveniente la instalación de un nuevo local de esparcimiento nocturno cuando éste es uno de los temas que la Intendencia no logró resolver. Segundo, la normativa vigente establece que estos locales deben ubicarse lejos de zonas residenciales".

Agrega que "la infraestructura del local, al ser una carpa, no tiene las condiciones de aislar el sonido hacia el exterior ni las correspondientes salidas de emergencia".

También señala que "este tema nunca pasó por la Junta Departamental y cuando llegó al Municipio B, el proceso ya estaba avanzado". Y concluye que el proyecto "fue concedido, evidentemente direccionado, favoreciendo a empresarios conocidos en el rubro".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados