Realeza

Windsor, el castillo de 900 años de historia: el nuevo hogar de Isabel II durante la pandemia

Luego de las vacaciones, la reina y su marido se instalaron en Windsor. La monarca no tiene planes de regresar a la vida pública en Buckigham

La reina Isabel II de Gran Bretaña y el príncipe Felipe de Gran Bretaña, duque de Edimburgo, posan en el cuadrilátero del castillo de Windsor el 6 de junio de 2020. Foto: Reuters
Foto: Reuters

Después de las vacaciones en Balmoral, la reina Isabel y Felipe no regresarán a Buckingham, sino que volverán al castillo de Windsor, el lugar que eligieron para vivir aislados y protegidos del COVID-19. Según los medios británicos, el plan de la monarca es convertir la propiedad en su nuevo hogar, al menos, hasta que el mundo pueda confirmar que el virus fue derrotado. Así también lo hicieron Enrique II y la reina Victoria.

Windsor se encuentra en el condado de Berkshire a una hora de Londres. La construcción, que data del siglo XI, fue testigo de numerosos acontecimientos en sus más de 900 años de historia. Sus recuerdos más recientes son dos bodas: la íntima y secreta de la princesa Beatriz hace unas semanas y la espectacular y numerosa de Harry y Meghan celebrada en 2018.

El castillo pareciera el lugar ideal para refugiarse de una amenaza mundial que no distingue poderes, jerarquías, clases sociales o fortunas. La propiedad resulta una verdadera fortaleza medieval con tres murallas protectoras que vigilan el terreno, de cinco hectáreas, en parte ocupadas por parques y jardines que desde el pasado 9 de agosto se pueden visitar después de cuarenta años fuera del alcance del público.

Junto con el estilo medieval, el inmenso castillo combina elementos propios de los estilos georgianos y victorianos. Cada uno de los reyes y de las reinas que pasaron por allí quisieron dejar su huella personal por lo que los interiores se fueron modificando sin demasiado criterio estético y arquitectónico, sino de acuerdo con variables correspondientes a deseos y caprichos. Hoy, el castillo se divide en dos partes: de un lado, la estancia privada de la familia y del otro, las oficinas de Estado que se distinguen con piezas de arte de la Royal Collection como pinturas de Rubens, Canaletto y Rembrandt.

El castillo contempló en primer plano los estragos de la Guerra Civil Inglesa -de 1642 a 1688-, de la primera y la segunda guerra mundial y lo que dejó el incendio de más de treinta horas sucedido en 1992, que obligó a renovar gran parte de la construcción durante cinco años.

Junto con las bodas de la princesa Beatriz y de Harry y Meghan, allí también se celebraron distintos matrimonios: el de la princesa Margarita -hermana de la reina- en 1960, el del príncipe Carlos y Camilla Parker en 2005 y el de Lady Gabriella Windsor en 2019.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados