comportamiento

La susceptibilidad a flor de piel

¿Por qué nos ofendemos tanto? El caso en torno al personaje Apu, de Los Simpson pone de manifiesto la cada vez más delgada línea entre el debate y la agresión.

Apu, Los Simpson
Foto: Fox

Creo que es un momento de nuestra cultura donde a las personas les encanta fingir que están ofendidas”. La frase pertenece nada menos que a Matt Groening, el creador de Los Simpson. No es una frase soltada al pasar. Ni una opinión general. En realidad se trata de una profunda reflexión luego de la polémica que se desató a partir del documental The problem with Apu (El problema con Apu) una despiadada crítica hacia la serie por el supuesto racismo que subyace en la caracterización, justamente, de Apu Nahasapeemapetilon, un inmigrante indio dueño de un comercio en Springfield.

El tema fue tomando temperatura en las redes y hubo versiones que aseguraban que el personaje en cuestión (uno de los más queridos por los fanáticos) simplemente desaparecería de la serie (algo que fue desmentido por los productores y escritores del programa). Lo cierto es que, más allá del futuro de Apu (muchos apuestan a que finalmente seguirá con vida en la serie, lo cual es una mala noticia para sus detractores) lo que queda claro es que en las redes habitan infinidad de personas que se debaten a favor y en contra de diversas causas (raciales, de maltrato animal, feministas, políticas) y que no son ni trolls, ni haters, sino simplemente ofendidos de a pie. Gente que por algún tipo de manifestación de alguien se siente insultado o descalificado. Y mostrarse ofendido no es lo mismo que odiar.

“Hoy hay poca tolerancia hacia el otro, está instalado en nuestra sociedad el tema de las grietas. El pensamiento en las redes es más drástico. La gente se ofende más que antes porque no hay tiempo de procesar. Ve algo en Twitter, Facebook y contesta, no tiene filtro. A veces la respuesta es genuina, pero muchas otras es sobreactuada porque le gusta apoyar lo que es políticamente correcto”, sostiene la psicóloga Beatriz Goldberg, autora de varios libros sobre el manejo de crisis personales.

Goldberg plantea que hay temas que suelen ofender mucho, como puede ser el maltrato animal. “Pero a veces uno está más empecinado en mostrar su enojo porque no le cae bien la persona que hizo el posteo, no porque realmente le importe el animal. Mucha gente muestra su enojo en temas menores, superficiales para pegarle a una persona”.

A raíz de esta ola de ofendidos que se expresan en las redes sociales, la revista digital Cracked publicó hace un tiempo un artículo titulado Five Ways Our Generation Has Ruined Being Offended (“Cinco maneras en que nuestra generación ha arruinado el concepto de “estar ofendido”). Ahí se afirma que las personas simplemente se encuentran en una constante búsqueda de cosas por las que sentirse ofendida. El problema, plantea el artículo, es que detrás de esta búsqueda para ofenderse por cuestiones menores, muchas veces se pierde el foco de lo realmente importante.

Pasaron décadas desde que el intelectual canadiense Marshall McLuhan escribió la célebre frase “el medio es el mensaje”, que bien puede encajar dentro de esta nueva realidad comunicativa.

Para la psicoanalista Susana Kuras Mauer, “el mundo virtual ha generado infinidad de espacios que dan voz y alojan a quien quiera sumarse con un solo click. Dichos espacios auspician pertenencias que van a su vez tejiendo posturas respecto a los más diversos fenómenos y causas (naturales, sociales) en torno a los cuales se agrupan. Estos canales de expresión vehiculizan sin filtros ideas, reivindicaciones, condenas, malestares, convocatorias, sostiene. Quedará a cargo de cada uno diferenciar la reivindicación genuina de la agresión desatinada. Tendremos que aprender a distinguir el reclamo auténtico del desprecio y la descalificación de quien discrepa conmigo”.

Según Mauer, las redes han modificado sustancialmente la manera de relacionarse. “Los lazos sociales variaron sensiblemente a partir del aumento de la comunicación virtual. El anonimato propio de las redes facilita la desinhibición, al alterar tanto el cuidado en los contenidos como en las formas de decir y el vocabulario. La comunicación virtual ha generado un lenguaje expresivo que poco tiene en común con los canales clásicos de opinión. Su alcance ha transformado la interacción humana”. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)