vea la fotogalería

Los nuevos lectores jóvenes

La literatura young adults es un segmento que crece en todo el mundo y también en Uruguay, de la mano de lectores críticos, curiosos y usuarios de redes sociales.

El autor de bestsellers John Green es esperado por miles de fans en Estados Unidos.
El autor de bestsellers John Green es esperado por miles de fans en Estados Unidos.
Leonel Teti, con 23 años, es editor del sello VRYA.
Leonel Teti, con 23 años, es editor del sello VRYA.
Ana Tood se convirtió en fenómeno global con su saga "After".
Ana Tood se convirtió en fenómeno global con su saga "After".
James Dashner convoca multitudes en sus eventos, además de ser éxito de ventas.
James Dashner convoca multitudes en sus eventos, además de ser éxito de ventas.
Rick Riordan prioriza el contacto con sus lectores.
Rick Riordan prioriza el contacto con sus lectores.

Como muchos chicos, en los últimos años de Primaria el argentino Leonel Teti mantenía una relación ambigua con los libros. Pasaba del amor al odio. Leer por obligación determinados textos, para que luego lo evaluaran en lo académico, no contribuía a afianzar su gusto por la letra impresa. Todo comenzó a cambiar cuando cayó en sus manos un libro de Harry Potter. De ahí en más leer se convirtió para él en un placer. Tanto, que se puso a investigar en Internet, vio que en países como España había mucha más oferta de la que llegaba a Argentina, que los consumidores se expresaban y creó su blog Sueños y palabras. "Empecé a interactuar con un submundo de lectores; no me imaginé que hubiera tanta gente. Comenzamos a comunicarnos, nos unía la pasión por leer, intercambiar opiniones, en este caso de literatura juvenil", afirma Teti, de visita en Montevideo. Desde su blog llamó la atención del mundo editorial; en 2013 lo contactaron de V&R y le propusieron ser evaluador de sagas externo. Seis meses después empezó a trabajar part time y poco después a tiempo completo.

Hoy, con 23 años es el responsable de elegir los libros que edita el sello VRYA, nombre que refiere a lo que se conoce como la literatura young adults o ficción juvenil, un segmento muy particular que está en franco crecimiento en todo el mundo, y también en Uruguay, según varias fuentes consultadas por Domingo.

"Esta literatura está con un auge increíble. Es algo que vino para quedarse, hubo que hacer mucho trabajo, por ejemplo con los libreros, pero hoy todo el mundo reconoce su importancia. Hacemos un trabajo muy youtubers y bloggers, además de libreros. Es un mercado en ebullición total; la saga Maze Runner lleva 14.000 ejemplares vendidos en Uruguay", señala Andrés Muñoz, director de la distribuidora y librería América Latina.

Álvaro Fuentes, gerente de la distribuidora Gussi, también considera que este tipo de literatura "va en ascenso total", tanto en número de ejemplares vendidos como de autores disponibles. Más allá de los escritores internacionales de la editorial Salamadra, especialmente Rick Riordan, destaca algunos nacionales como Gabriela Armand Ugon y Federico Ivanier.

Varios números globales dan cuenta del fenómeno: en 2015 este tipo de libros vendió 171.383.000 ejemplares en Estados Unidos, 21% más que la ficción adulta ese mismo año. En Argentina, en tanto, hace cinco años se editaban dos o tres títulos de este género por año; ahora hay una docena de novedades por mes.

Además, se ven cambios a otro nivel. Hasta hace pocos años los libros de literatura juvenil compartían el mismo espacio con los infantiles. Hoy es cada vez más común que tengan un sitio propio, muchas veces destacado, en los locales.

"Para seleccionar un libro pienso en la lógica comercial. Estos lectores piden, saben lo que quieren, son muy ávidos y muy críticos. Pero, sobre todo, pienso mucho en mi yo lector, en qué hubiera querido encontrar a los 15 años", dice Teti poco después de reunirse con blogueros y libreros de Montevideo.

—¿Y qué hubieras querido encontrar?

Buscaba historias que marquen algo distinto, te dejen algo, te den ganas de seguir. No tienen por qué ser sagas, pueden ser autoconclusivas. Lo que sí tiene para mí es esa cosa de verte reflejado. Es muy emocional.

Empatía.

El concepto de literatura juvenil o young adults suele englobar una narrativa que encuentra su público lector entre la adolescencia y la primera juventud, aunque eso es flexible, apunta Julián Ubiría, gerente editorial de Penguin Random House.

"Se refiere más al grupo de lectores que a la obra en sí misma. Si bien existen antecedentes históricos de literatura que marcó profundamente a lectores jóvenes (un ejemplo claro es El guardián entre el centeno, de Salinger), es notorio que el punto de partida como fenómeno de ventas comenzó con los libros de J.K. Rowling. No obstante, actualmente se suele incluir en esta denominación a obras de ficción de tipo realista, con personajes jóvenes que atraviesan situaciones conflictivas. Por esta razón, se las ha llamado también coming-on-age novels".

Los temas sobre los cuales hace foco, señala Claudia Garín, editora de Planeta, provoca que los lectores se sientan identificados con vivencias y experiencias que les "llegan fuerte" a esa edad, como romanticismo, sexualidad, sexo (explícito en muchos casos), sensualidad, bullying, suicidio, violencia, Internet, redes sociales, drama, vínculo con los adultos. Y agrega un punto clave: "Es atractivo para quienes no han experimentado el placer frecuente de la lectura porque se ven atrapados por los temas; son formas de leer sobre temas que muchas veces no encuentran dónde y con quién hablar".

El autor más emblemático que ha publicado Penguin Random House dentro de esta tendencia es John Green, cuyo título Bajo la misma estrella conmocionó al universo de lectores jóvenes. Otros exponentes del género del catálogo de esa editorial son Rainbow Rowell, Elizabeth Eulberg, Alex Gino, R. J. Palacio y Stephen Chbosky. A nivel nacional, la nueva serie inaugurada por Cecilia Curbelo con el libro Aunque él no esté, tiene elementos que la acercan a este público, señala Ubiría. Planeta, en tanto, destaca dos sagas de Ana Tood, After y Landon, que han conquistado millones de jóvenes lectores en todo el mundo, llegando a los primeros puestos de las listas de ventas en Francia, Italia, Alemania y España.

En el caso de V&R, la saga Maze Runner lleva vendidos más de seis millones de libros en todo el mundo. Fue justamente con James Dashner, autor de esa trilogía, que en 2014 en Argentina quedaron en evidencia varias particularidades de la literatura young adults y de sus lectores.

El escenario fue la Feria del Libro de Buenos Aires en 2014, donde habían organizado una conferencia en una sala con capacidad para mil personas. Parecía difícil llenarla; incluso les habían pedido a personas que trabajaban en la editorial que invitaran a allegados, por si el público era demasiado poco. Cuando llegaron a la Feria había 8.000 lectores esperando para entrar al evento. "Tuvimos que contratar a último momento dos pantallas, desbordó todo. Dashner se quedó firmando libros hasta la una de la mañana. Vino gente de Uruguay y Chile. Marcó un antes y un después", señala Teti.

Estos autores producen un fenómeno cercano a los rockstar. Y eso tiene mucho que ver, justamente, con los lectores de este tipo de libros, jóvenes curiosos e inquietos, según define Garín. Por su parte, Ubiría los califica como sensibles, creativos, desprejuiciados, tolerantes. La empatía juega en este tipo de consumo un rol clave: "En cierta medida parecería que el lector ve reflejadas sus propias experiencias, emociones y problemas en las historias que leen", afirma.

El perfil de los lectores —"sabe lo que quiere, es muy ávido y crítico", dice Teti— marca también el marketing de estos libros, muy distinto al tradicional. Son personas que están constantemente online y, por ello, el contenido trasciende el libro en sí. De hecho, suele comenzar cuando se anuncia el lanzamiento, con una campaña de expectativa en redes sociales, varios meses antes de que el texto esté disponible. En general se busca crear intriga para revelar la portada. "Toda la campaña de marketing premia el contenido, porque tenés al autor que te está dando escenas eliminadas del libro, una entrevista, mandándote un video y todo eso se genera antes y después de la publicación. Para cada libro y cada género tenés que buscar algo distinto para comunicar. Es todo un desafío", resume el editor de VRYA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados