VIAJES

Gales, un país lleno de castillos y acantilados

Entre sus más famosos vecinos Inglaterra y Escocia, Gales tiene mucho para ofrecer a los turistas, desde sitios con valor histórico a gastronomía y caminatas por paisajes que deslumbran.

Castillo de Harlech
El castillo de Harlech. Foto: Crown copyright 2019 (Visit Wales).

No es uno de los siete reinos imaginarios de la popular serie Game of Thrones. Pero sí es un país en donde las huellas de la realeza y la historia están en todas partes: hay más de 640 castillos y un dragón rojo en su bandera. Es Gales, nación británica que no goza del renombre de Inglaterra o Escocia, pero que ofrece en cambio la oportunidad de deambular por callecitas que parecen extraídas de la época medieval, fortalezas y baluartes para recorrer a piacere, playas con acantilados y parques nacionales para visitar. Aquí, una guía con consejos de locales para inspirar y organizar la visita.

Recorriendo Cardiff

Incluir a Gales no es frecuente en las visitas turísticas de pocos días a Gran Bretaña. De hecho, conocí el país por razones laborales: durante la Rugby World Cup de 2015 se disputó allí el primer partido de la selección uruguaya que cubrí como periodista, nada más y nada menos que contra los orgullosos locatarios. ¿Saben cómo hacer enojar a un galés? Así como en otros países no recomiendan hacer críticas o bromas sobre la familia real o determinada religión, en gales los “dragones rojos” (la selección nacional) son sagrados.

bandera de Gales
Foto: Crown copyright (2019) Visit Wales

El origen del dragón galés es incierto: algunas teorías lo asocian a leyendas celtas. Otras, a que se trata de una huella de la colonización romana, cuyo ejército utilizaba dragones como estandartes. Sea la razón que fuere, en cualquier ranking del estilo “10 cosas que hacer en Gales” encontrarán la recomendación de visitar su modernísimo estadio Millennium —también conocido como Principality Stadium— construido en 1999 en Cardiff, la capital del país. Tiene capacidad para 74.500 personas y es la sede tanto de la selección de rugby como de fútbol, además de locación para conciertos, conferencias, exposiciones y carreras de autos. Ofrece la posibilidad de realizar visitas guiadas, pero la recomendación es revisar la agenda para ver si coincide alguna actividad cultural o deportiva en su interior, y así disfrutarlo en su máximo esplendor.

Estadio Millenium Gales
Foto: Crown copyright (2019)

Otro de los “imperdibles” de la capital es el Castillo de Cardiff, construcción fundada por los normandos en 1091 sobre el asentamiento de un antiguo fortín romano. Allí estuvo prisionero Roberto, el Duque de Normandía, desde 1106 hasta 1134, por orden de su hermano el rey Enrique I de Inglaterra. En el siglo XIX el sitio fue habitado por el Conde de Bute, y reformó el palacio su arquitecto, William Burges. Uno de los mayores atractivos es su fuerte, al que se llega ascendiendo escaleras no aptas para cualquier estado físico, pero compensa el esfuerzo el hecho que desde lo alto se obtiene una completa vista panorámica de la ciudad.

castillo Cardiff
El castillo Cardiff. Foto: Crown copyright (2019) Viist Wales

Estadio y castillo se ubican en el centro histórico de Cardiff, así como las coquetas arterias comerciales Queen Street y High Street, repletas de tiendas, pubs y cafés. Especial atención merecen las “Arcades”, elegantes galerías victorianas de techo de vidrio abovedado que resultan placenteras de visitar aún para quien detesta ir de compras.

Aproximadamente a tres kilómetros del centro se ubica otro de los polos turísticos y de desarrollo de la ciudad: la bahía. La zona está siendo fuertemente reciclada y revalorizada desde las últimas décadas, instalándose allí atracciones como el Museo de la Ciencia “Techniquest” y la Doctor Who Experience, una exposición/juego basada en la serie homónima de la BBC. También el Walles Millennium Centre, centro cultural que funciona como casa de la orquesta nacional, el ballet, la ópera y otras disciplinas artísticas. De su arquitectura se destaca la frase “In These Stones Horizons Sings”, escrita en grandes letras en inglés y galés en su modernosa fachada. Ambos idiomas son oficiales en el país, por lo que verán la mayoría de la cartelería pública escrita en las dos lenguas.

Walles Millennium Centre
La fachada de Walles Millennium Centre. Foto: Crown Copyright (2019) Viist Wales

Comer en Gales

En las cercanías del castillo y el estadio los viajeros encontrarán a Chapel 1877, restaurante y pub construido en una antigua capilla gótica de tres pisos que se destaca especialmente por la decoración de época.

Según la cantante y empresaria galesa Karen Higgs radicada en Montevideo desde hace veinte años -y que brinda información para turistas y consejos en inglés sobre Uruguay desde su portal www.guruguay.com- otros de los mejores sitios para comer son el pub The Miskin Arms, un favorito entre los hipsters, y el restaurante Bangkok Café, este último ubicado en el Chinatown de Cardiff. Quienes busquen una experiencia especial pueden reservar mesa en The Clink, ubicado en la entrada de una cárcel local y atendido por reclusos próximos a recuperar la libertad. “Los están capacitando para que cuando salgan puedan tener trabajo. Allí se ofrece cocina de autor. ¡Hay mucha lista de espera para conseguir mesa!”, expresó Higgs, advirtiendo a continuación que en ese restaurante no se sirve alcohol.

“Como plato tradicional recomendaría que no se pierdan el cawl. Es como un estofado o guiso que se hace con berberechos, papa, cebolla y otros ingredientes. No lo ofrecen en todos lados sino en sitios más especializados en la cocina tradicional galesa. La última vez que lo probé fue en un balneario, sobre la playa”, recordó.

En materia de playas, Higgs indicó que si bien las aguas son relativamente frías, en verano (junio a agosto) todos se bañan allí y recomendó especialmente la península de Gower, que con sus acantilados y playas ocultas es especialmente atractiva para los entusiastas del senderismo. “Hay una caminata en especial, llegás hasta Worm Head, una roca con forma de cienpies, y una playa inmensa, que recomiendo especialmente”, agregó.

Península de Gower
La península de Gower. Foto: Crown copyright (2019) Visit Wales

Hoja de ruta

En las afueras de la capital, en un radio de aproximadamente 30 kilómetros de distancia, se encuentran dos castillos con especial encanto para visitar: el Caerphilly, el más grande de Gales y segundo en todo el Reino Unido, sólo superado por el Castillo de Windsor; y Castell Coch (castillo rojo en galés) un edificio fundado por Ifor Bach en el siglo XIII, aunque la actual edificación es una obra neogótica del siglo XIX, realizada por William Burges, el mismo arquitecto que proyectó el vecino castillo de Cardiff. “Esos castillos en especial son muy importantes y están muy cuidados. Te cobran por ingresar. Pero si vas al norte y oeste del país, te podés encontrar con otros que están como en el medio de la nada, gratuitos, sin vigilancia ni control en la puerta. Ofrecen una experiencia diferente, más como de aventura, por lo que los recomiendo especialmente si viajan con niños”, agregó Higgs.

Castillo Coch
El castillo Coch. Foto: Copyright Crown (2019) Visit Wales.

En el suroeste del país, además, los viajeros pueden visitar la aldea de Laugharne y conocer la casa-museo donde nació el escritor Dylan Thomas, leyendo alguno de sus poemas mientras disfrutan una merienda en la histórica cafetería local The Owl & The Pussycat.

Al norte el país, en cambio, quienes visiten el país encontrarán el pueblo con uno de los nombres más largos del mundo:

Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch

Son 58 letras en total y su traducción del galés sería algo así como “La iglesia de Santa María, en el hueco del avellano blanco, cerca de un torbellino rápido, y la iglesia de San Tisilio cerca de la gruta roja”. Advertimos, sin embargo, que poco hay para hacer allí salvo tomarse una fotografía con el cartel de la ciudad.

Quizás a Gales, cuya población según el censo de 2017 es incluso menor que la uruguaya (3.125.000 habitantes) le suceda lo mismo que a nosotros: con vecinos como Inglaterra, Escocia e Irlanda (que por estos lares podrían ser Brasil, Argentina y Chile) le sigue costando marcar presencia en el mapa del turismo mundial. Sin embargo, en tiempos donde los hits de la ficción se ambientan en oníricos paisajes de dragones y castillos, este país invita a convertir el sueño en realidad.

* Creadora del portal de viajes y turismo www.hillstoheels.net

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)