Hinterland y trapped, dos grandes OPCIONES DE STREAMING

Policiales negros

Para los amantes del género policial, el abanico de propuestas en el servicio de streaming es muy amplio. Hoy queremos destacar dos muy interesantes series, de orígenes poco frecuentes y emparentadas por lo que se da en llamar “policial noir”. Una es galesa, la otra islandesa, y están en Netflix.

Hinterland
Hinterland, un gran policial galés.

ANALÍA FILOSI

Un policía atormentado debe resolver una serie de asesinatos en una remota región de Gales. Así podría definirse en pocas palabras Hinterland, de hasta ahora tres temporadas. Se podría decir que es una producción del Reino Unido, porque hay pata de la BBC en el proyecto. La idea fue del canal público de Gales, SC4, cuyo objetivo es que el idioma galés se difunda en su territorio ya que se habla en reductos muy minoritarios. O sea, los galeses no quieren que su lengua se pierda por completo y entonces han armado una programación televisiva en su idioma que va dirigida fundamentalmente a los niños, con muchas series de animación. Pero también hay culebrones, como Pobol y Cym, que se emite desde 1974, y transmisiones deportivas en las que el rugby, deporte nacional por excelencia, es el rey.

Siguiendo esa línea es que, en 2011, SC4 hizo un acuerdo con la BBC para incursionar en el terreno de las series de ficción y fue allí que apareció Hinterland, cuyo título en galés es Gwyll. Se encargó escribirla al escritor galés Ed Thomas, pero las dificultades para encontrar financiamiento hicieron que la producción se retrasara casi dos años. El ambicioso presupuesto consiguió reunirse en 2013 (gracias a fondos de la Unión Europea), año en el que la serie se estrenó en su versión galesa para, un año después, hacerlo en la inglesa.

Porque Hinterland tiene dos versiones. Una rodada completamente en galés para su difusión en el canal local, y otra hablada en inglés con leves toques de galés, para su emisión en la BBC. Esta última es la que se comercializa internacionalmente y que se ha colocado en más de 150 países (es la que está disponible en Netflix). La serie es una producción de Fiction Factory, que tiene su sede en Cardiff, capital de Gales.

¿De qué va esta historia? Cada capítulo es casi como un largometraje, porque dura hora y media y se aborda un caso policial que empieza y termina. Lo que se mantiene de un episodio a otro son las historias personales de quienes integran el equipo encargado de investigar los crímenes. Lo lidera el inspector Tom Mathias (Richard Harrington), quien en la primera temporada llega de Londres buscando cambiar de aires. Un drama familiar muy duro determinó que pidiera su traslado a una comisaría de Aberystwyrth, en la perdida costa oeste de Gales, país donde nació. Se trata de una zona rural conocida como el Hinterland galés, donde hay muchas granjas, bien separadas unas de otras, y un lugar más urbano donde se ubica la comisaría. Mathias vive en un tráiler, en una zona en las afueras, donde encuentra la soledad que necesita… cuando no hay un asesinato en la vuelta.

Si bien en cada uno de los doce capítulos (cuatro por temporada) se aborda un asesinato, el hecho de que todo ocurra en una misma localidad hace que algunos personajes que han sido parte de un episodio, reaparezcan en otros, claro que con otra importancia. Y eso ocurre también porque, además de los casos que se resuelven en cada capítulo, hay un gran caso de fondo que se mantiene hasta el final de la serie y que involucra a los policías de Aberystwyrth.

Mathias trabaja codo a codo con Mared Rhys (Mali Harries), la segunda a cargo y quien lo cubre muchas veces porque su jefe tiene una forma de ser muy directa e impulsiva. No se guarda nada y en algunas ocasiones, condicionado por sus problemas personales, adopta decisiones apresuradas que no son las más adecuadas. Rhys tiene una hija adolescente con la que mantiene una relación culposa porque le dedica más tiempo a su trabajo que a la joven.

El grupo de investigadores se completa con dos jóvenes policías muy eficientes: Lloyd Ellis (Alex Harries) y Sian Owen (Hannah Daniel). De estos dos poco se sabe más allá del trabajo que realizan para Mathias. En alguna oportunidad se muestra un poco más de ellos. Por ejemplo, cuando Lloyd conoce a uno de los sospechosos del caso en el que se está trabajando porque en su infancia se vinculó con él por ser ambos de la zona. O cuando Sian atraviesa una especie de dilema ético o moral porque se le ordena investigar a su jefe Mathias por un tema de asuntos internos. No mucho más que eso porque para la serie lo principal es el asesinato o crimen a resolver en cada episodio.

Fortalezas

Hinterland está muy bien ambientada, con ese toque de desolación, humedad y soledad con las que muchas veces se identifica a la geografía galesa. Y tiene ese lado de policial inglés meticuloso, cuidadoso, en el que nada queda librado al azar, tomándose su tiempo para todo. Además, cuenta con un elenco solvente en el que Richard Harrington destaca en la composición del contrariado Tom Mathias, con el que el espectador termina empatizando más allá de sus salidas poco simpáticas. Quizás porque el personaje de Mali Harries, con el que es más fácil congeniar, le perdona una y otra, porque entiende que lo que le ocurre justifica que se comporte así.

Del elenco hay que destacar también que rodaron la serie dos veces. Primero hacían la escena en inglés, que era el idioma que entendía todo el equipo de producción, y luego filmaban la segunda versión en galés. Eso ocurría siempre con el protagonista o los personajes principales, los secundarios mantenían el galeico en ambas versiones. En tal sentido hay que decir que el galés es un idioma mucho más compacto y lírico, lo que hace que la duración de las escenas sea mucho menor porque se necesitan menos palabras para expresar lo mismo que en inglés.

Para los actores significó redoblar el trabajo y a algunos les costó más que otros, dependiendo de su dominio del galés. Harrington, por ejemplo, no lo habla con fluidez a pesar de haber concurrido a una escuela de esa lengua; mientras que para Harries fue más sencillo porque es el idioma que habla en su casa con sus hijos y su esposo, el también actor Matthew Gravell.

La versión galesa se emitió primero por SC4 subtitulada en inglés, mientras que la inglesa fue por la pantalla de la BBC. En ambos casos la crítica fue muy elogiosa y el público recibió muy bien a esta ficción. Hay quienes la definieron como una serie muy nórdica y tal vez por ello también tuvo una gran acogida en países como Dinamarca y Noruega, donde se la exhibió en su versión bilingüe con el inglés como idioma predominante.

Entre 2014 y 2016, años en que se transmitieron las tres temporadas, Hinterland ganó seis premios BAFTA de Gales: Drama, Actor (Harrington), Actriz (Harries), Dirección (Marc Evans), Guión (Jeff Murphy) y Fotografía. Y Gales también ganó en turismo, ya que muchos de los lugares en los que se rodó la ficción pasaron a ser puntos de visita obligada para los visitantes de este país.

Un policial negro, oscuro, melancólico y con muchas muertes en el que parece no haber lugar para el humor, como sí ocurre con otras series del género. Y eso que Harrington trata de sacarle alguna que otra sonrisa a su personaje. "Por Dios, lo intento", bromeaba en entrevista con el diario Independent, aunque quienes conocemos a Tom Mathias sabemos que eso difícilmente pueda ocurrir. ¿Quizás en una cuarta temporada? Por ahora, lamentablemente, nada indica que la haya.

Trapped

En la línea de policiales nórdicos, otro imperdible que encontramos en Netflix es Trapped (Atrapados), una serie islandesa de fines de 2015 que fue sensación en Europa. Público y crítica le dieron el visto bueno y es así que en breve tendrá segunda temporada. El final de la primera, por dar un dato, fue visto por un millón de personas en Gran Bretaña (lo emitió BBC4), mientras que en Francia cinco millones de espectadores sintonizaron la historia.

Son diez episodios de una hora que transcurren en Seyisfjörur ni intente pronunciarlo-, un pueblo de unos dos mil habitantes en la costa oeste de Islandia, en el que por lo general no pasa nada fuera de lo común. Lo más preocupante es alguna que otra tormenta de nieve. Pues bien, durante una de ellas es que se desencadenará una serie de hechos que hará que los ojos de la policía de la capital Reikiavik- se posen en este lugar.

Pero hay un prólogo. Siete años antes un incendio en una fábrica abandonada terminó con la vida de una joven que, con su novio, eligió ese edificio para tener una noche de amor. Culpado por el hecho, el chico se fue del pueblo y ahora está de vuelta como parte de la tripulación de un buque que llega justo cuando se descubre un cadáver mutilado. El autor del asesinato estaría entre los pasajeros o los tripulantes del barco, por lo cual la policía local le impide al capitán seguir viaje hasta que no se descarte esa posibilidad.

Claro está que investigar esa muerte en un lugar tan apacible no es sencillo, empezando porque la policía local cuenta tan solo con tres empleados: el jefe y protagonista de la serie, Andri Ólafsson (Ólafur Darri Ólafsson), y sus dos colaboradores, Hinika (Ilmur Kristjánsdóttir) y Ásgeir (Ingvar Eggert Sigursson). Muy profesionales y dedicados los tres, pero con muy pocos recursos para llevar adelante tamaña investigación.

Trapped no se limita a este asesinato, sino que también aborda el tema de la trata de personas (en el barco viajan dos hermanas que iban a ser vendidas) y la corrupción dentro del propio pueblo, ya que la llegada de capitales que le darían al puerto un carácter internacional divide a los habitantes del lugar.

Además, están las vidas personales de sus personajes. Andri, por ejemplo, está separado de su esposa, con la que tiene dos hijas. Pero no acepta esa situación e incluso sigue usando su anillo de casado, además de que está viviendo en la casa de sus ex suegros, durmiendo en el sillón del living. En medio de eso, su ex esposa, que se ha ido a la capital, regresa para buscar a sus hijas y presentar a sus padres a su nueva pareja. Y como es pueblo chico, la hermana de la ex de Andri es la joven que murió en el incendio que prologa esta historia. Parece entreverado, pero no lo es.

Apenas unas pinceladas de las muchas puntas que tiene este gran policial que ha ganado varios premios, entre ellos el Edda Award de Islandia a Mejor Drama y Mejor Programa del Año. Su protagonista, Ólafur Darri Ólafsson, es considerado un sex symbol en el Reino Unido, además de ser un gran actor, cosa que en este drama demuestra con creces. Lo curioso es que nació en Connecticut, Estados Unidos, aunque ha vivido toda su vida en Islandia. Se lo ha visto en series de TV como The Missing o Emerald City, por lo que es el más conocido del elenco de Trapped, al menos internacionalmente.

Y después están los responsables detrás de cámaras, como el director y creador de la serie, Baltasar Kormákur, uno de los grandes talentos islandeses en el rubro. O el encargado de la música, Jóhann Jóhannsson, quien ha sido nominado al Oscar en dos ocasiones (por la banda sonora de Sicario y de La Teoría del Todo) y tiene en su currículum haber creado también la música de La llegada y Blade Runner 2049.

Al hacerse cargo de lo que fue una megaproducción para Islandia, Kormákur anunció que quería conseguir una mezcla de "nordic noir con Agatha Christie". Lo que más está presente en Trapped es lo primero, con una historia que, como en Hinterland, el paisaje y el clima son grandes protagonistas. Nieve, mucho frío, soledad, aislamiento, dificultades para trasladarse y hacer las búsquedas pertinentes… todo eso está presente e incide en los varios enigmas que hay para resolver. Quizás sea más difícil identificar la trama con Agatha Christie, pero eso quedará a criterio del espectador.

Si bien como hemos dicho hay una segunda temporada confirmada, la primera cierra completamente todo lo que hay por resolver. Es decir que en la próxima tanda de episodios, Andri deberá ocuparse de otro crimen, seguramente en medio de sus complicaciones personales que, esas sí, han dejado heridas abiertas. Pero para eso habrá que esperar hasta 2018.

Hinterland y Trapped se consumen rápido, tanto porque son dos muy buenos productos como porque tienen la duración exacta de capítulos. La primera permite que cada episodio se pueda ver de manera individual sin necesidad de ver los otros aunque, como se ha dicho, hay un caso de fondo que exige consumir todas sus temporadas. En tanto Trapped sí necesita verse de principio a fin para que la historia cierre. En cualquiera de los casos, nunca se estará perdiendo el tiempo. Amantes del policial agradecidos por estos dos excelentes exponentes del género noir.

Temporadas.

Hinterland se compone de tres temporadas de cuatro capítulos de noventa minutos cada una. Se emitió entre 2013 y 2016. Su título en gales es Gwyll, que en inglés se traduce por "atardecer". En tanto Trapped (Atrapados), consta por ahora de una sola temporada de diez episodios de una hora. La misma fue emitida con mucho éxito en 2015, lo que determinó que se haga una segunda para 2018.

Richard Harrington

Quien encabeza el elenco de Hinterland, nació en Gurnos, Gales, en 1975. Es un actor fundamentalmente de TV, aunque también ha incursionado en el teatro y muy poco en el cine. Ganó dos veces el BAFTA de Gales a Mejor Actor, una por Wales Playhouse y la otra por Hinterland.

Ólafur Darri Ólafsson

El protagonista de Trapped, nació en Nueva Bretaña, Connecticut, Estados Unidos, en 1973, aunque ha vivido en Islandia desde los 4 años de edad. Actuó en más de 25 películas, participó en varias series de TV y fue parte de más de 40 obras de teatro. Ganó dos veces el premio Edda a Actor del Año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)