EN LA PLENITUD DE LOS 30

Andy Vila: "Me decepcionó no entrar al Bailando con mi campaña"

La actriz y comunicadora de Desayunos informales cumplió 30 años y se define como más madura y segura que nunca. Luego de varios meses de campaña para ingresar a ShowMatch como representante uruguaya, los esfuerzos tuvieron sus logros y hasta el propio Marcelo Tinelli se interesó por la figura de esta inquieta rubia. Pero no fue suficiente. “No sé cuánto podía rendir yo al show”, dice y se lamenta por la alta cotización que tiene el escándalo en el Bailando frente a acciones como la que encabezó, de apoyo popular y de artistas. Igualmente, la vida sigue y la carismática Andy Vila aspira a nuevos y mayores desafíos.

  •  
22 jul 2017Pablo Cayafa

—Este año cumpliste 30, ¿cómo vives esta etapa de tu vida?

—¡Los 30 son los nuevos 20! No me puedo quejar. Es un privilegio vivir de lo que me gusta y soy una agradecida. También siento ganas de desafíos y de salir de mi zona de confort. Busco algún cambio en cuanto a los actoral o en la televisión. No estoy hablando de algo en concreto. Son deseos de empezar nuevos caminos. Cuando siento que llego a una cierta conformidad, se me despierta el bichito de seguir creciendo.

—¿La campaña para entrar al Bailando por un sueño tuvo que ver con esa búsqueda?

—Sí, totalmente. A principio de año, cuando estábamos haciendo la temporada en Punta del Este, surgió esta iniciativa en las redes sociales y después a Martín Angiolini se le ocurrió hacer un video con Momolandia. Así fue creciendo y nunca pensé que la campaña iba tomar la dimensión que tomó. Llegó a la producción de Showmatch. Estuvimos en contacto y se manejó mi nombre para entrar. Era la única manera, hoy en día, de llegar al programa.

—En realidad hay otras maneras…

—Sí, pero no me hubiese gustado llegar de otra forma. Fue grandioso lo que sucedió: se sumaron Natalia Oreiro, Ruben Rada, Alejandro Lerner, Valeria Lynch, Lucas Sugo y el resto de las bandas y artistas… era impensado en principio. Quedé feliz pero me decepcionó no haber llegado de esa forma. Me pareció una movida muy grande, sin precedentes de parte de la gente y de artistas, y me había ilusionado con entrar.

—¿En qué momento hiciste el click de que la campaña podía llevarte al programa?

—Cuando Diego Sorondo me mandó el video de Valeria Lynch, que fue la primera artista internacional en sumarse, me di cuenta de que esto venía en serio. Muchos se hicieron eco en las redes. "El Chato" Prada y también Marcelo Tinelli retuitearon el mensaje de Valeria. Después, varias veces Tinelli hizo mención a mí en Twitter y eso me ilusionaba. En un momento pensé que eran más las chances de entrar que las de quedar afuera.

—¿Por qué crees que no entraste?

—Soy de las que cree que todo pasa por algo. Supongo que habrán evaluado mi nombre y mi personaje y habrán puesto prioridad en otros participantes y no entré. En el análisis que ellos hacen, no sé cuánto puedo rendirles al show. También me apena que solo se evalúe un escándalo y que no se pueda medir de la misma forma algo tan lindo como la campaña que se armó. Estaba dentro de las posibilidades no entrar. No es que yo tenía que haber ingresado, pero me llamó la atención que todo lo que pasó no haya sido suficiente.

—¿De qué te decepcionaste?

De que pienso que si hubiese hecho un escándalo de la misma dimensión de la campaña hubiera llegado. Entiendo perfectamente las reglas del show y que eso suma, pero me desilusionó que no rinda tanto una acción como la nuestra en comparación con un escándalo.

—¿Qué te motivaba de estar ahí?

—Es una gran ventana para lo que yo soy. Soy actriz y me manejo en el mundo del espectáculo hace años. Es un mercado nuevo que me hubiese encantado experimentar y crecer en él. Es un medio muy rico; tiene sus lados más oscuros y más claros y cada uno elige su camino. El medio da para lo que vos quieras.

—¿Qué sensación te da el universo Showmatch como espectadora?

—Me parece un gran desafío lidiar con todo lo que genera el gran show. Te pone a prueba y yo me tenía mucha fe. Si bien hubo personas que me aconsejaron que no fuera, yo estaba confiada. Sin ir más lejos, mi padre era el primero que no quería. "Te van a lastimar", me decía. Estaba un poco mal por la posibilidad de que entrara. Lo entiendo. Es un nivel de exposición muy grande.

—Martina Graf, que buscó entrar el año pasado a Showmatch, dijo que la campaña era una táctica para promocionarte y que usaste hasta el mismo hashtag que ella había usado...

—No voy responder a los dichos de Martina. Creo que cada uno es responsable de lo que dice y lo que hace.

—Durante la campaña también hubo comentarios negativos hacia ti en las redes que no eran muy frecuentes antes. ¿Qué evaluación haces al respecto?

—A mí cada vez me importa menos el qué dirán y el chusmerío. Lo digo desde un lugar 100% honesto. Me parece que lo que pasó era esperable. Cuando uno hace cosas que a otros no les gusta, se genera controversia. Como a mi padre no le convencía, a muchos les desilusionaba la idea de que yo quisiera ir a ShowMatch. Lo acepto. No todos me van a querer ni tirar flores toda mi vida. Algunos decían que algo así como que había perdido la dignidad, y yo siento que dignidad tengo de sobra. Si yo quisiera armar un escándalo, lo haría. Tengo elementos de sobra para hacerlo, pero no soy así. Para mí eso es dignidad: hacer las cosas por tus propios méritos y trabajando.

—¿Te han hecho propuestas indecentes?, ¿dinero?

—Capaz que invitaciones... Pero no voy a decir nada. Ni una pista, porque no quiero entrar en ese terreno.

Andy Vila: "Soy adicta a las redes sociales y al celular". Foto: Daniel Ayala

—¿Tienes resuelto irte de Uruguay en algún momento?

—Me gustaría. Me imagino yéndome aunque sea un año o seis meses. Quisiera probar un tiempo afuera y aprender. El crecimiento es fundamental para mí en esta carrera.

—En las redes sociales tienes una presencia muy fuerte, ¿cómo se fue dando ese perfil?

—Las redes son un ida y vuelta con la gente que me encanta y soy totalmente adicta. Al punto de que mi novio me lo reprocha y eso algo que debo mejorar. No me despego del celular y de las redes sociales. Todo lo veo en el celular: recetas, series... investigo las nuevas aplicaciones y me gusta explorar, hacer películas, juntar videos o fotos. Es atrapante y preocupante.

—Últimamante se te ve en fotos más jugadas que antes, ¿eso responde a que estás más conforme con tu cuerpo?

—Estoy contenta con mi cuerpo, creo que el tiempo me ayudó a aceptarme con mis defectos y mis virtudes. Pero lo de subir fotos jugadas responde más a que tengo menos prejuicios. También va de la mano con aquello de desprenderme del qué dirán. Si me gustó una foto, la subo y listo. Ya no me importa si estoy en bikini y genera comentarios o bromas.

—¿Y tu novio qué dice?

—Se la banca o se acostumbró o no me dice nada porque sabe que a mí me gusta. A veces publico en Instagram algún video mío entrenando y me dice "¿Es necesario subir ese video?", pero siempre en tono jocoso. En ese sentido es parecido a mí. No le importa mucho el qué dirán.

—Se te ve muy activa con el entrenamiento físico, ¿cómo es tu rutina?

—Entreno como mínimo tres veces por semana una hora. Con respecto a la alimentación, no soy muy estricta. Pero como sano y trato de respetar todas las comidas. Evito las harinas, sobre todo en la noche. Ahora estoy metiéndome en el mundo fit con la dieta, los alimentos específicos y los batidos de proteínas. Estoy tomando cursos de comida fit. Y me doy mis gustos también. Me encanta lo dulce.

Andy Vila. Foto: Daniel Ayala.

—¿Quién es tu referente en la comunicación?




—No la llamaría referente, pero siempre me gustó mucho la carrera que ha hecho Natalia Oreiro. Ha tenido muchas críticas, pero la banco en todo lo que hace. La admiro porque lo que se propone lo hace. No la frenan las críticas o que no sea Valeria Lynch cantando. Tiene una actitud ganadora.

—¿Hay alguien que haya hecho su carrera en Uruguay y también te genere admiración?

—Victoria Rodríguez. Es la uno indiscutida. La admiro profundamente y no sé por qué ha recibido tantas críticas. Es una gran conductora, actúa y pinta. Domina varios idiomas. Todo lo que hace, lo hace bien. Además, es una muy buena compañera. Cuando tuve desafíos en los comienzos de mi carrera, siempre me aconsejó.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.