ESTRENAN "HIJOS NUESTROS"

Maxi, Paola y Rafa: Papás a las risas

Rafa Cotelo, Maxi De la Cruz y Paola Bianco se unen para un nuevo show. La sinergia entre los comediantes se podrá ver sobre el escenario en Hijos Nuestros, un espectáculo de monólogos y sketches que toma sus vivencias de padres como hilo conductor.Tras uno de los ensayos previos al estreno, el carismático trío se distiende en una charla para poner la lupa sobre el oficio de ser padres y reflexionar sobre su desempeño frente a ese papel, el más difícil de sus vidas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maxi De la Cruz, Paola Bianco y Rafa Cotelo.

Rafa Cotelo supo el año pasado que se convertiría en papá nuevamente. Le contó la noticia a su amigo Maxi De la Cruz, quien guardaba en secreto que su pareja también estaba embarazada y estaba esperando que se cumplieran los famosos tres meses para confirmarlo entre sus amigos. Con apenas días de diferencia, Juana Cotelo y Santino De la Cruz llegaron al mundo este año, y volvieron a enfrentar a los capocómicos con el desafío de ser papás de un bebé recién nacido. Entre pañales, baberos y mamaderas encontraron los insumos para lo que mejor saben hacer: humor.

Comenzó a gestarse entonces un nuevo espectáculo al que se incorporó Paola Bianco, reconocida comediante y reconocida mamá, con cuatro hijos bajo su cuidado. La conductora de Master Class había tenido una participación en el espectáculo que Maxi y Rafa presentaron el año pasado, y los tres se habían quedado con las ganas de más. El nuevo proyecto en común que promete reírse de la paternidad lleva el nombre Hijos Nuestros y dará a luz el próximo lunes en el Teatro Movie. La respuesta del público fue inmediata al punto de que ya se agotaron las primeras funciones y agregaron nuevas todos los lunes de agosto.

La obra pondrá a Maxi, Rafa y Paola al frente de monólogos, sketches y situaciones varias en las volcarán las experiencias más desopilantes que vivieron y siguen viviendo como padres. "Cuando me llamaron me puse re feliz", recuerda la dama del grupo en un encuentro con Sábado Show justo después de un ensayo. "Pregunté si me iban a pagar, me dijeron que no pero no me importó", bromea para romper el hielo de la entrevista. Y resume que la obra se propone exhibir en clave de humor el "lado b" de ser mamá y papá.

"Todo el mundo siempre ve lo lindo. La parte hermosa es la que se cuenta siempre, pero en este espectáculo eso se da por descontado y se muestra lo otro. Decimos lo que realmente pensamos, con algunas situaciones exageradas, para que los que son padres vean cosas que seguro vivieron, y los que todavía no lo son vayan viendo de qué se trata la maternidad y la paternidad", explica la actriz.

"Está buenísimo hacer un espectáculo basándonos en eso", agrega Maxi, quien en marzo se convirtió en papá de Santino 15 años después de haber tenido a su hija Candelaria. Para él, volver a ser padre fue descubrir un mundo nuevo. "No me acordaba de nada, fue como la primera vez", se sincera. "Vas reviviendo cosas que pensabas que te habías olvidado: desde cómo agarrar a un bebé tan chiquito hasta limpiarlo o cambiarle los pañales". También evalúa que a los 25 años era dominado por "el entusiasmo y la inconsciencia de pensar que nada podía salir mal", y ahora la madurez lo lleva a una preocupación permanente: "Si no está durmiendo voy a ver por qué no duerme, y si está durmiendo voy a ver si está durmiendo bien. Estoy pendiente de cada estudio que hay que hacer y de todo lo que hay que consultar con el médico".

<b>Maxi De la Cruz. </b>Tiene dos hijos: Candelaria, de 15 años, y Santino de apenas 4 meses. “No soy un papá estricto. Lo que más me cuesta es poner límites o rezongar, prefiero charlarlo y argumentar”, confiesa. Mientras prepara su vuelta al teatro local, Maxi continúa trabajando en la vecina orilla. Es uno de los protagonistas de la taquillera comedia Como el culo en Calle Corrientes de Buenos Aires.
Maxi De la Cruz. Tiene dos hijos: Candelaria, de 15 años, y Santino de apenas 4 meses. “No soy un papá estricto. Lo que más me cuesta es poner límites o rezongar, prefiero charlarlo y argumentar”, confiesa. Mientras prepara su vuelta al teatro local, Maxi continúa trabajando en la vecina orilla. Es uno de los protagonistas de la taquillera comedia Como el culo en Calle Corrientes de Buenos Aires.

Al igual que Maxi, Rafa recibió este año a su primer hijo con su actual pareja. En su caso fue papá de Juana, otra nena que se suma a Clara y Ema del clan Cotelo. Como su amigo, ahora se define "menos inconsciente que cuando tuve a mi primera hija, también con 25 años". Y complementa que se siente "lleno de miedos": "Quiero que todo esté bien y asegurar que esta bebé tenga un presente y un futuro mucho mejor que el que yo tuve. Y a la vez quiero estar con ella, verla y acompañarla. Eso llena de miedos y dudas que no tienen respuesta".

Paola tuvo a su hijo menor hace tres años pero es toda una experta en esto de ser mamá. Es que tiene cuatro hijos: Martina, Federico, Guillermo y Rocío. Asegura que como madre es "muy divertida y muy presente": "Me encanta hacer mis cosas y no perder mi independencia, pero intento hacer todo antes de que salgan de la escuela para después poder estar con ellos". A su vez, señala que "pone límites" a sus hijos, "pero siempre aclaro que los límites son amor".

Poner límites a los hijos siempre es un tema a la hora de hablar sobre paternidad. Y es difícil imaginarse retando o castigando a sus hijos a quienes construyeron su carrera mostrándose divertidos y graciosos en cada aparición. En la casa de Paola, por ejemplo, consumir refrescos está "estrictamente prohibido" de lunes a viernes. Si llega a aparecer una botella en la heladera entre semana, los cuatro chicos tienen claro que no se pueden ni acercar. "El límite es un marco. Saben que hasta ahí pueden llegar", explica.

"Yo no soy estricto. Creo que me cuesta lo de los límites y rezongar", se diferencia Maxi. El actor opina que puede ser más complejo asumir el rol de poner límites al no vivir junto su hija todos los días del año. "Es difícil porque yo a Cande la veo alunas semanas más que otras. Además ella tiene 15 años y está más para charlarlo y argumentar. Ella razona y me hace caso", relata.

Rafa, en cambio, es categórico: "Yo soy muy estricto". Hábitos, horarios, comida; todo está cuidadosamente controlado puertas adentro de su casa. En especial con el asunto de la alimentación. "Soy muy ladilla con lo que comen. Hay comidas que no les doy. En casa no hay comida chatarra y tampoco algunas bebidas", señala. "A veces es difícil pero está bueno darles la explicación de por qué es el límite. No es antojadizo o meramente autoritario. No hay que subestimarlos, tienen la capacidad de entender lo que uno les dice".

Aunque esa severidad que ostenta se diluye a la hora de poner en televisión una película triste o de violencia. El líder de Del Sol FM confiesa que desde que se convirtió en padre desarrolló una sensibilidad que antes hubiese sido inimaginable para él. Es tan así, que llora como un bebé cada vez que mira una película triste, y no puede ver ninguna que incluya muertes ni sangre. "Tuve que ver series por mi laburo o porque me habían dicho que estaban buenísimas y cuando mataban a alguien me tapaba los ojos. Después de ser padre uno queda hipersensibilizado". Lo mismo le ocurrió a Paola, que antes era fanática de las distintas versiones de CSI pero las tuvo que abandonar porque su sensibilidad de madre no le permite ver un capitulo completo.

<b>Paola Bianco.</b> Es mamá de Martina (11 años), Federico (8 años), Guillermo (6 años) y Rocío (3 años). “Soy una mamá muy presente. Me encanta hacer mis cosas y no perder mi independencia, pero intento hacer todo antes de que salgan de la escuela para después poder estar con ellos”, define. Se sumó al dúo de Maxi y Rafa en el show que realizaron en 2016, y este año se propusieron este proyecto en común. A su vez, comanda el exitoso Master Class en Teledoce.
Paola Bianco. Es mamá de Martina (11 años), Federico (8 años), Guillermo (6 años) y Rocío (3 años). “Soy una mamá muy presente. Me encanta hacer mis cosas y no perder mi independencia, pero intento hacer todo antes de que salgan de la escuela para después poder estar con ellos”, define. Se sumó al dúo de Maxi y Rafa en el show que realizaron en 2016, y este año se propusieron este proyecto en común. A su vez, comanda el exitoso Master Class en Teledoce.

El cambio rotundo hacia la "hipersensibilidad" de Rafa queda expuesta en una anécdota concreta, de cuando tuvo a su primera hija: "Antes de que naciera Clarita, cuando me golpeaban la puerta en Halloween para pedir caramelos yo los sacaba corriendo y les decía 'a disfrazarse en Carnaval, que esto es Uruguay'. Clara nació en abril, en octubre fue Halloween y cayeron los nenes a casa. Yo salí a correrlos y decirles que se disfrazaran en Carnaval, pero cuando los vi ahí disfrazaditos terminamos en el quiosco comprando caramelos. Eran niños divirtiéndose, ¿qué me importa para qué es?".

Esa sensibilidad especial que adquirió como padre la puso en práctica especialmente en la crianza de Ema, su segunda hija, que nació con una hidrocefalia. El especial vínculo que construyeron entre ambos es definido por el artista como de "mucho apego y amor".

"Tenemos una tremenda relación de padre e hija aunque a veces parece que ella fuese más grande o que seamos amigos. Tenemos muchas charlas. Ella es flor de personaje. Por lo que ha pasado, nos generó ser más laxos en algunos límites, más permisivos y ella adoptó su situación con una fortaleza que a mí me sorprende", desarrolla el papá.

Bullying.

Candelaria De la Cruz contó en una reciente entrevista que había sido víctima de bullying en el liceo. Lo mismo les pasó a los hijos de Paola y de Rafa. ¿Cómo deben actuar los padres frente al acoso escolar de sus hijos? Los comediantes ensayan respuestas sobre la problemática que cobró notoriedad en los últimos años.

"Lo que está bueno es que ellos tengan confianza en uno y poder demostrarle que uno está ahí presente para apoyar y acompañar", contesta Maxi. Particularmente, el actor se sorprende con que haya maltrato de alumnos varones hacia sus compañeras mujeres. "En mi época las nenas nos gustaban, y si había bullying era para el que jugaba mal al fútbol", recuerda.

La solución que encontró fue hablarlo con su hija: "Le dijimos que ese pibe es un idiota y que no le diera bola", relata. "Para una mujer es más difícil defenderse pero gracias a su inteligencia y al apoyo de sus padres lo piloteó y lo supo entender. Enseguida pasó ese momento". Aunque admite que no pudo evitar sentir "una bronca y una impotencia que dan ganas de matar a todo el mundo".

Paola también suele hablar sobre bullying en su casa. Un día, por ejemplo,  su hija Martina llegó llorando porque en el colegio le decían "lentuda" por usar lentes. "Lo que está bueno es el diálogo y que tengan la confianza de venir a decirlo", evalúa la comediante. "Lo primero es ver la situación. Está bueno escuchar las dos versiones para saber si mi hija estaba agresiva ese día y por eso le habían dicho eso", apunta. Y memora que la maestra también tocó el tema en el aula: "Martina contó que la maestra dijo lo que dicen de vos habla más del que lo dice que de vos. Es excelente la frase y me encantó que la maestra hablara de eso".

A Rafa le pasó lo mismo con sus dos hijas. "Hay que identificar qué es lo que les duele. Después yo intento darles herramientas para salir del trance sin dramatizar.", aconseja. "Yo soy medio ingenuo, pero se puede intentar acercarse desde el amor. Buscar con ese chico que la está agrediendo por qué es que está enojado, qué le pasa para agredir, o qué fue lo que hizo uno para que el otro reaccione así".

Maxi coincide pero hace una salvedad: "Eso depende de la edad en la que pase", arremete. Señala que a los 17 años, como tenía el que molestaba a su hija, no hay mucho para reflexionar en común. "Estos son unos pelotudos grandes. Yo tenía ganas de ir a decirles ¿por qué no te vas a Naná en vez de andar molestando? Es para decirles eso".

<b>Rafa Cotelo. </b>Es papá de Clara (10 años), Ema (6 años) y Juana (5 meses). “Me siento lleno de miedos, cada vez más. Soy menos inconsciente que cuando tuve mi primera hija a los 25 años”, revela sobre su nueva paternidad. Además del flamante show junto a Maxi y Paola, el comediante integra La Mañana en casa (Canal 10) y está al frente de Del Sol FM donde forma parte de La mesa de los galanes.
Rafa Cotelo. Es papá de Clara (10 años), Ema (6 años) y Juana (5 meses). “Me siento lleno de miedos, cada vez más. Soy menos inconsciente que cuando tuve mi primera hija a los 25 años”, revela sobre su nueva paternidad. Además del flamante show junto a Maxi y Paola, el comediante integra La Mañana en casa (Canal 10) y está al frente de Del Sol FM donde forma parte de La mesa de los galanes.

¿Tendrían otro?

La pregunta obligada para el trío de humoristas frente a un show sobre padres e hijos es cantada: ¿Estarían dispuestos a tener uno más? "¿Un show más? Sí, ¡claro!", responde Maxi entre risas.

Paola parece convencida de que después de cuatro hijos, cerró la etapa de traer niños al mundo : "No me imagino embarazada. Siempre me pasó de parir y querer otro pero esta vez no".

El tercer integrante del grupo es el único que admite "desear" un cuarto hijo. Es que a Rafa le falta el varón. "No lo pienso pero lo deseo. Me muero por tener un varón. Quiero intentarlo para encontrar otro vínculo, y desarrollar otras áreas", concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)