CURIOSIDADES

Cinco cosas que no sabías de Keira Knightley

Debutó en cine con 15 años en The Hole. Actuó en Quiero ser como Beckham y su salto a la popularidad sucedió con Piratas del Caribe. Luego vinieron papeles en Love Actually, El Rey Arturo, Orgullo y prejuicio, Anna Karenina.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

1 - LE GANÓ JUICIO AL DAILY MAIL.

Demandó al diario británico por injurias y ganó.

Tenía 22 años cuando el Daily Mail capturó unas fotos suyas en bikini de incógnito y las publicó sin su consentimiento. Las imágenes iban acompañadas de una entrevista a la madre de una adolescente que había muerto a causa de un desorden alimenticio. El periódico británico trataba de anoréxica a Keira Knightley y la hacía responsable de ese fallecimiento por ser "un mal ejemplo". En la nota, la madre de la joven decía, "si fotos como esta de Keira tuvieran una advertencia de salud mi hija podría estar viva". Demandó al Daily Mail por estas publicaciones "insultantes y vergonzosas". Ganó el juicio y donó los seis mil dólares percibidos a una institución que apoya a personas con problemas alimenticios.

2 - QUERÍA MANAGER A LOS 3 AÑOS.

Su padre es actor, su madre dramaturga y su hermano músico.

Caleb, hermano de Keira Knightley, siempre le cuenta que cuando tenía 3 años le exigió a sus padres que le contrataran un agente para que la representara. Es hija de la dramaturga Sharman MacDonald y del actor Will Knightley. Se crió detrás de los escenarios y el aroma de su infancia es el del teatro. En su casa se armaban discusiones sobre cine, teatro y literatura. Fue testigo del compromiso social y político con el que sus padres encararon el trabajo artístico. A los 16 años dejó el colegio para dedicarse a la actuación y cuando comunicó la decisión en su casa respiraron con alivio. Nunca fue a clases de arte dramático porque estaba demasiado ocupada trabajando. Debutó en cine a los 15 años. Hizo a Frankie en The Hole (Nick Hamm, 2001). Esa fue la primera vez que vio su cara en un póster y sintió vergüenza. Adora su profesión y dice ser adicta al trabajo. "Cuando alguien insinúa que no puedo hacer algo pongo toda mi alma en eso y no me para nadie. Hay días en que me doy miedo a mi misma por mi tozudez".

3 - SE LLEVA PÉSIMO CON LA FAMA.

Perder la privacidad hizo que a veces se sintiera enjaulada.

Se siente incómoda al hablar de su éxito. Su vida dio un vuelco en relación a su exposición mediática tras rodar la saga Piratas del Caribe (Gore Verbinski, 2003). Era muy joven y debió acostumbrarse a vivir con paparazzis en la puerta de su casa que le hacían guardia las 24 horas. "Intentaban tomar fotos por debajo de mi falda. Me gritaban puta e incluso quisieron provocar peleas con mi familia. Esas imágenes valían miles de dólares", recuerda. Keira Knightley contó que la situación se calmó cuando "logró caminar por la calle sin que a nadie le importara lo que hacía". Hace 14 años que es famosa pero no se acostumbra y queda paralizada cuando la quieren saludar. "Puedo hacer el papel en una alfombra roja y la soporto mientras dura, pero cuando voy al supermercado quiero comprar comida. Me resulta muy difícil que la gente me reconozca, y no es porque sea mala persona, es que estoy haciendo algo diferente".

4 - FANÁTICA DEL FÚTBOL Y EL FRANCÉS.

Tiene varios hobbys y son bien distintos.

Lleva años yendo a clases de francés porque quiere aprender ese idioma a toda costa, pero no lo logra. "Le he puesto todo el empeño pero no hay manera, no me sale", confesó. La actriz londinense de 32 años es apasionada por el fútbol, supo practicar ese deporte, pero lo dejó de lado y ahora solo se dedica a seguir al West Ham, el cuadro de sus amores. A la actriz de Piratas del Caribe le fascina bailar, aunque dice no ser buena en esa disciplina. En su tiempo libre disfruta de cocinar platos que requieran paciencia porque esos momentos la inspiran. La velada ideal de Keira Knightley es "con unos espaguetis allarrabbiata y tomando un buen vino delante de la chimenea encendida".

5 - LA DISLEXIA LA TORTURÓ DESDE NIÑA.

Padece esta enfermedad desde los seis años.

Dejó el secundario con 16 años para dedicarse a la interpretación. Le apasiona la ciencia política y se arrepiente de no haber ido a la universidad. Esa asignatura pendiente le dejó cierto resentimiento y dice ser una "completa inculta". Lee todo lo que puede para cultivarse en un afán por demostrar que no es "estúpida". Contó que combatir la dislexia fue su mayor logro porque esa enfermedad la "torturó" toda la niñez. Su madre, la dramaturga Sharman MacDonald, le entregó una copia del guión de Sentido y sensibilidad (Ang Lee, 1995) para que intentara leerlo y la animó diciéndole que Emma Thompson, protagonista del filme e ídola de Keira, hubiera hecho lo imposible por completar esa lectura si hubiera estado en su lugar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)