corrupción en brasil

Lula: "es inaceptable" que Brasil dependa de delatores de Petrobras

Lula Da Silva afirmó que"es inaceptable que una gran democracia como la de Brasil, con 200 millones de habitantes y una de las mayores economías del mundo, sea transformada en rehén de un criminal notorio y reincidente", en referencia a uno de los delatores del caso Petrobras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Candidata del PT, Dilma Rouseff, recibió estratégico respaldo del líder de izquierda, Lula Da Silva.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva calificó hoy de "inaceptable" que la democracia de un país como Brasil dependa actualmente de los delatores del gigantesco escándalo de corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

"Es inaceptable que una gran democracia como la de Brasil, con 200 millones de habitantes y una de las mayores economías del mundo, sea transformada en rehén de un criminal notorio y reincidente", publicó Lula en su perfil de Facebook en referencia al cambista Alberto Youssef, uno de los delatores del caso.

Youssef y exdirectivos de Petrobras presos por el escándalo, la mayoría confesos, se acogieron a un acuerdo de delación premiada a cambio de reducción de pena y en sus relatos han citado la participación de ejecutivos de constructoras y políticos próximos al gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

Para Lula, Youssef es "un reo que negocia declaraciones y garantiza para él un porcentaje en la recuperación del dinero que ayudó a robar".

"Es increíble que un bandido con ocho condenas, que ya engañó a la Justicia con otros acuerdos de delación premiada, tenga púlpito para atacar y calumniar sin ninguna prueba a los principales líderes políticos del país legitimados por el país y se da crédito a criminales para saber quién o no es honesto en el país", apuntó.

Los desvíos en Petrobras, que la estatal calcula que pudieron costarle unos 2.000 millones de dólares, comenzaron a ser investigados hace poco más de un año y ya han conducido a prisión a cinco exdirectores de la empresa y a una veintena de ejecutivos de importantes constructoras del país.

Según la Fiscalía, las constructoras pagaban sobornos a cambio de ser favorecidas en las licitaciones de Petrobras y esos recursos eran distribuidos entre los partidos políticos que apoyaban la red.

La máxima Corte del país investiga a unos 50 políticos por su supuesta implicación en el caso, la mayoría de la base aliada del PT, de la presidenta Dilma Rousseff y Lula.

El exgobernante, que presidió el país entre 2002 y 2010 durante dos mandatos, lamentó que parte de la prensa "venga tratando a bandidos como héroes, que se prestan a acusar, sin pruebas, a blancos escogidos por la oposición y a difamar líderes que la oposición no consiguió derrotar en las urnas y les teme".

"Brasil merece ser tratado con más responsabilidad y seriedad", concluyó el exmandatario. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)