SIGA EN VIVO LA VOTACIÓN

Líder de la bancada de Rousseff reconoce victoria del impeachment

José Guimaraes admitió la victoria de los partidarios del impeachment."Los golpistas vencieron aquí en la Cámara", pero "esta derrota provisoria no significa que terminó la guerra", dijo.

Si no puede ver el video haga click aquí

El líder de la bancada oficialista en la Cámara de Diputados de Brasil, José Guimaraes, admitió la victoria de los partidarios del impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff en la votación de este domingo.

"Los golpistas vencieron aquí en la Cámara", pero "esta derrota provisoria no significa que terminó la guerra", dijo a periodistas Guimaraes, cuando los partidarios de la destitución de la presidenta llevaban una ventaja de más de 200 votos.

La apertura de un juicio político de la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT) debe ser ratificada aún por el Senado.

La moción de impeachmeent debe recoger la aprobación de 342 diputados de un total de 513 (dos tercios). Y había recogido 316, frente a 113 en contra, cuando aún falta emitir el voto de 84 legisladores.

"En un momento como este tenemos que tener tranquilidad, humildad, hablar con el país" dijo Guimaraes.

"La lucha continua en las calles y en el Senado", agregó.

Rousseff es acusada de manipulación de las cuentas públicas en 2014, el año de su reelección, y en 2015.

Diez segundos.

Temer acusó a Rousseff de utilizar
Temer acusó a Rousseff de utilizar "mentiras rastreras" en su mensaje. Foto: Reuters

Los diputados son llamados a indicar su voto por un micrófono y a explicar su decisión en apenas 10 segundos.

Sus pronunciamientos eran ruidosamente festejados por sus aliados en el recinto y saludado con bocinazos y euforia en las manifestaciones opositoras que seguían el voto en pantallas gigantes en las principales ciudades del país.

Si el voto a favor del impeachment recoge el apoyo de 342 de los 513 diputados (dos tercios de los escaños) y el Senado ratifica en las próximas semanas esa decisión, Rousseff, de 68 años, será sometida a un juicio político que implica su separación transitoria del cargo.

La sustituiría su vicepresidente, Michel Temer, quien podría gobernar hasta el fin del mandato en 2018 si los propios senadores declaran a Rousseff culpable en un plazo de 180 días.

Rousseff es acusada de haber manipulado las cuentas públicas para ocultar la amplitud de los déficits en 2014, el año de su reelección, y a inicios de 2015. La mandataria niega esas acusaciones y las atribuye a una conspiración orquestada por Cunha y por Temer.

Ese escenario mostraría la puerta de salida al "lulismo", del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), figura emblemática del hoy maltrecho ciclo de gobiernos de izquierda en la región.

"Para combatir el proyecto de poder y corrupción de Lula y el PT (...), voto sí al impeachment", dijo en sus diez segundos el diputado Luiz Heinze, del PP, un partido que hasta la semana pasada era aliado del PT.
Henrique Fontana, del PT, declaró: "Contra la conspiración y la corrupción representada por Eduardo Cunha y Temer, por la democracia y contra el golpe, voto con toda convicción no a este golpe, no al impeachment".

La crisis política brasileña es observada con preocupación por el resto del mundo, a menos de cuatro meses de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Rio.

Y salga quien salga vencedor del duelo entre Rousseff y Temer, no tendrá la partida fácil.

"Independientemente del resultado de hoy, la crisis va a continuar, e incluso se agravará, porque el lado perdedor va a utilizar todos los instrumentos para boicotear a los ganadores. En cualquier caso, Brasil amanecerá peor mañana", dijo a la AFP el analista político André César.

Manifestaciones.

Manifestantes de los dos bandos en las principales ciudades seguían la votación con ansiedad, aunque las concentraciones eran mucho menos masivas de lo que se esperaba.

En Brasilia, se adoptó un dispositivo para recibir a 300.000 personas, separando a los partidarios y adversarios del impeachment con una valla de paneles metálicos de un kilómetro, tendida a lo largo de la explanada de los ministerios.

Pero en plena votación, la policía calculaba que había 40.000 del lado reservado a los adversarios de Rousseff, vestidos de verde y amarillo (los colores nacionales) y unos 17.000 del lado de sus partidarios, mayoritariamente vestidos de rojo.

Un líder sindical se dirigía periódicamente a esos últimos, para instarlos a no dejarse desanimarse ante la ventaja que iba sacando el impeachment, recordándoles que la votación será larga.

La tendencia "se va a revertir!" grita Joao Marcio Gama, analista de sistemas en el Banco do Brasil, de 45 años.

Del otro lado del muro, el ánimo esta por todo lo alto, pero aún hay algunos que se toman los números con cautela.

Alirio Melo, de 46 años, es uno de ellos. "Aún falta mucho. El camino es largo, aunque espero que ganemos", dijo a la AFP.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)