terrorismo

Hombre ataca con cuchillo a policía al grito de "Alá es grande"

Fue en la frontera entre Marruecos y Melilla. La policía detuvo a una persona que es investigada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rico en especias, Marruecos es un país con una atractiva gastronomía.

Un hombre cruzó el martes por la mañana la frontera entre Marruecos y Melilla, enclave español en ese país africano, corriendo al grito de "Alá es el más grande" e hirió levemente con un cuchillo a un policía, indicó un portavoz de la policía española.

"La policía ha detenido a un hombre que atacó con un cuchillo a los agentes en el paso fronterizo de Beni Enzar, uno de ellos herido leve", escribió por su parte en Twitter el ministro de Interior español, Juan Ignacio Zoido.

El portavoz de la policía declaró a la AFP que "un hombre a la carrera y al grito de Allahu Akbar, Alá es el más grande, entra en la frontera e hiere leve a un policía nacional con un cuchillo".

En una grabación de video difundida por el ministro, que parece venir de una cámara de vigilancia, se ve al hombre con una camiseta azul y pantalón corto cruzando la frontera a pie, sin correr y con un cuchillo en la mano.

Los policías se acercan a él poco a poco, y al cabo uno de ellos le lanza a la cabeza una barrera de plástico blanco para regular el paso de peatones. El hombre queda aturdido y los agentes se le echan encima para reducirlo.

En ese momento, según el diario El País, es cuando hirió a un policía, tratando de zafarse de los agentes.

Según una portavoz de la delegación del gobierno en Melilla el agresor tenía "un cuchillo de grandes dimensiónes", y sería de nacionalidad marroquí.

El ministro habla de "grave incidente" evitado pero en ningún momento de acto de terrorismo.

España, tercer destino turístico mundial, ha permanecido hasta ahora al margen de la ola de atentados de Estado Islámico en grandes ciudades europeas como París, Bruselas o Berlín.

El 11 de marzo de 2004 sin embargo sufrió los atentados yihadistas más mortíferos cometidos en Europa, cuando una decena de bombas estallaron en varios trenes de Madrid causando 191 muertos. Los ataques fueron reivindicados en nombre de Al Qaida por una célula islamista radical.

Desde hace dos años, España está en el nivel 4 de alerta antiterrorista, sobre una escala de 5.

En 2016, 69 personas fueron detenidas en el marco de la lucha contra el terrorismo islamista, y en lo que va de 2017 más de 35, según un balance del ministerio publicado en su web el 2 de junio.

España ejerce soberanía en los enclaves de Ceuta y Melilla en Marruecos desde, respectivamente, 1580 y 1496.

Numerosos marroquíes viven en los dos enclaves, o ingresan regularmente para buscar productos libres de impuestos.

Las dos ciudades tiene el estatuto de puerto franco, lo que contribuye al desarrollo económico y alimenta un contrabando ampliamente tolerado con el norte de Marruecos.

Desde 2005 Ceuta y Melilla están sometidas a una fuerte presión migratoria, con miles de africanos de las zonas subsaharianos que intentan ingresar cada año en estos enclaves.

En junio, nueve migrantes a bordo de un coche forzaron el puesto fronterizo entre Marruecos y Melilla. En el incidente dos agentes de las fuerzas de seguridad españolas resultaron levemente heridas, indicó la delegación del gobierno español.

En marzo se produjo un incidente similar en el mismo lugar, reutilizando un método que no había sido utilizado en años, precisó a la AFP un portavoz de la delegación.

Los arrestos de presuntos yihadistas son frecuentes en Melilla en donde viven unas 75.000 personas.

El 23 de junio las autoridades detuvieron a un hombre sospechado de intentar reclutar combatientes a cuenta de la organización Estado Islámico.

Un informe del centro de estudios Real Instituto Elcano publicado en 2016 señaló que el 45% de las personas detenidas en España entre junio de 2013 y mayo de 2016 por vínculos con el EI eran de nacionalidad española y el 41% de nacionalidad marroquí.

Según este instituto, "el entorno metropolitano de Barcelona es el principal escenario del terrorismo yihadista en España".

Por contraste con otros países, España está menos afectada por el fenómeno de los combatientes que se unen a grupos yihadistas en lugares de conflicto.

Alrededor de 160 combatientes salieron de España para unirse a EI en Siria e Irak, según este estudio, contra más de un millar de franceses desde 2012. De ellos, 29 murieron allí y otros 20 volvieron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)