Cameron negociará con autoridades europeas previo al referéndum

Difícil camino para seguir o salir de UE

El primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, ha iniciado su segundo mandato dispuesto a preparar el referéndum de la Unión Europea (UE), pero el camino puede presentarse escabroso por las presiones de los euroescépticos y las reticencias de Europa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El primer ministro David Cameron posa con los legisladores del Partido Conservador.

Con una importante victoria en los comicios del 7 de mayo, en los que su partido, el Conservador, consiguió la mayoría absoluta, Cameron ha dado prioridad al plebiscito sobre la permanencia o salida del Reino Unido de la UE, una de sus promesas electorales y una cansina exigencia del ala euroescéptica de su formación.

Los comentaristas británicos creen que Cameron puede incluso adelantar el referéndum a finales de 2016, en lugar de 2017, al tener en sus manos un fuerte mandato electoral que le coloca en posición ventajosa a la hora de negociar con Europa.

Sin embargo, el líder "tory" no lo tendrá fácil porque las negociaciones con Bruselas llevan "tiempo, esfuerzo, paciencia, mucha paciencia", dijo a Efe Nick Wright, experto en política europea de la Universidad inglesa de East Anglia.

Además, Cameron —que obtuvo 331 de los 650 escaños de la Cámara de los Comunes del Parlamento de Westminster—aún no ha sido muy específico sobre las reformas que busca antes del referéndum, más allá de decir que quiere restringir el acceso de los comunitarios a las ayudas estatales británicas o cambios en materia de Justicia.

Algunos países de Europa del este —como Eslovaquia o Hungría— ya han advertido al primer ministro de que no debe "tocar" el principio de libre movimiento de los trabajadores comunitarios.

Para el ministro húngaro de Europa, Szabolcs Takács, el movimiento de trabajadores es una "línea roja" que no se puede tocar y lo consideró como uno de los grandes logros de la UE.

"No nos gusta cuando los trabajadores húngaros son llamados inmigrantes, son ciudadanos de la UE con la libertad de trabajar en otros países europeos", dijo Takács al Financial Times.

Y Cameron se topará con dificultades en Europa si busca "cambios fundamentales" en vez de "cambios técnicos sobre reglas y regulaciones y cómo deben ser implementadas", según Wright.

"Hay algunos países que son solidarios con las preocupaciones británicas sobre el acceso a los subsidios estatales (de los comunitarios) y la inquietud sobre el impacto de un importante movimiento de trabajadores. Hay poco apetito por la salida del Reino Unido, pero eso no quiere decir que la permanencia británica se haga a cualquier precio para los otros 27", opina el catedrático.

Pero más allá de los problemas en el bloque europeo, Cameron puede enfrentarse en casa a nuevas exigencias de la poderosa ala euroescéptica del Partido Conservador, la misma que hizo tambalear en su día al ex primer ministro John Major.

El experto político Paul Whiteley, de la Universidad de Essex, dijo que Cameron mantendrá la fecha del plebiscito, pero "habrá problemas en el Partido Conservador, pues creo que su plan de juego es anunciar como gran victoria concesiones menores de la UE y recomendar al (pueblo del) Reino Unido que se quede en la UE".

Según Whiteley, los conservadores del ala derecha creen que este es el plan de Cameron, algo compartido también por el eurófobo Partido de la Independencia del Reino Unido.

"Esto provocará enormes problemas dentro del Partido Conservador —considera Whiteley—, ya que hay diputados del ala derecha del partido que quieren salirse de la UE".

El desafío que tiene 25 años.

Nick Wright —académico experto en política europea— recuerda que el Partido Conservador nunca afrontó el asunto europeo y ha sido un desafío para esta fuerza política desde los tiempos de John Major, quien fue primer ministro entre 1990 y 1997. Europa se ha convertido en un asunto "visceral, emocional y psicológico" para los conservadores británicos, considera Wright.

LA POSTURA DEL PARTIDO ESCOCÉS.

"Nada será igual tras la elección".

David Cameron y la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) Nicola Sturgeon se encuentran en extremos opuestos en la mayoría de los temas. Pero, sostendrán conversaciones sobre el mayor grado de autonomía que deberá tener Escocia, después de las elecciones, en las que SNP conquistó 56 de las 59 bancas que tienen asignadas los escoceses, por lo que el partido separatista se ha convertido en la tercera fuerza en magnitud en el Parlamento del Reino Unido.

Sturgeon quiere nuevos poderes impositivos y de gasto para Escocia, por encima de lo que ofrece Cameron, y eventualmente también busca la autonomía fiscal. Sturgeon llamó a Cameron para felicitarle por su reelección, pero le advirtió que las cosas no pueden seguir como hasta ahora. "Le dije que no podía ignorar lo que ocurrió en Escocia", señaló Sturgeon. "El firmamento político y las placas tecnónicas de la política escocesa se movieron. Estamos viendo un hito histórico".

Sturgeon es firme partidaria de que Escocia sea independiente, pero en los últimos días se encargó de puntualizar que las elecciones no fueron sobre ese tema. (FUENTE: THE NEW YORK TIMES)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)