Lucha difícil y de riesgo

Día de tensión y desconcierto

Cayó uno de los prófugos en Argentina; el gobierno investiga informe falso que le dieron.

Gendarmes argentinos escoltando a Martín Lanata. Foto: AFP.

  •  
10 ene 2016

Argentina quedó en estado de conmoción el 27 de diciembre pasado, cuando los tres presos más importantes del crimen organizado protagonizaron una escandalosa evasión de una cárcel de alta seguridad. Ayer, Argentina vivió una jornada que pasó del alivio por la supuesta detención de los tres delincuentes, después de trece días en los que los maleantes tuvieron enfrentamientos a balazos en los que hirieron a varios funcionarios policiales, a la decepción y el desconcierto porque poco después las autoridades, que ya habían felicitado a las fuerzas actuantes en el operativo, tuvieron que aclarar que solo uno de los prófugos estaba en manos de la policía. La ministra Patricia Bullrich denunció que le dieron información falsa al gobierno para ayudar a los delincuentes en su fuga.

Los protagonistas de la evasión del penal de General Alvear —situado 240 kilómetros al oeste de Buenos Aires— son los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez, un caso que cobró notoriedad en 2008. Los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci fueron los únicos condenados por los asesinatos mafiosos de los empresarios Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón, involucrados en el tráfico de efedrina. Es un caso oscuro con ramificaciones que llegan hasta los primeros círculos del kirchnerismo, concretamente hasta el exjefe de Gabinete de Cristina Fernández, Aníbal Fernández. Eso lo dijo Martín Lanatta en una entrevista que dio al periodista Jorge Lanata. Anibal Fernández rechazó esa acusación.

Desde el 27 de diciembre, los argentinos siguen todas las alternativas de la fuga, que tuvo momentos de violencia y consecuencias sangrientas, debido a que los tres delincuentes lograron eludir dos veces el cerco policial a balazos, en una fuga que comenzó en la Provincia de Buenos Aires y tuvo varias etapas hasta llegar a una zona rural de Santa Fe.

Dramático.

Desde horas de la mañana de ayer, la fuga volvió a provocar impacto en Argentina y repercusión internacional porque cayó Martín Lanatta, después que la camioneta que conducía volcó en una ruta en zona rural de Santa Fe. Había sufrido heridas como consecuencia del accidente.

Lanatta fue capturado a media mañana cuando lo divisaron efectivos de la policía de Santa Fe en un sector de Cayastá —una zona ubicada a 550 kilómetros el noroeste de Buenos Aires— cercano a la ruta provincial 1 conocido como "La vuelta del dorado".

La detención se produjo alrededor de las 10:00 horas y Martín Lanatta no ofreció resistencia, quizá debido a su estado físico. Según la fotografía que se filtró, el prófugo tenía un profundo corte en su parietal y maxilar izquierdo, provocado por el vuelco de la camioneta Amarok blanca que fue robada el jueves pasado en jurisdicción de San Carlos Centro.

Una testigo de la detención dijo al canal TN que Lanatta "estaba golpeado y todo embarrado, pero lúcido y fue llevado esposado".

Al volcar en la camioneta en horas de la madrugada, se presume que los hermanos Lanatta y Schillaci se separaron. Así fue como los policías solo aprehendieron a Martín Lanatta, que fue trasladado a la comisaría de Cayastá.

Pero, pocas horas después, se anunció la caída de los otros dos delincuentes, aunque siempre se desconoció dónde se encontraban detenidos.

Lo más sorprendente fueron las expresiones de satisfacción y felicitación a las fuerzas policiales de parte de las principales autoridades del país, comenzando por el presidente Mauricio Macri. "Felicito a todo el equipo y a las fuerzas de segruidad por la captura de los prófugos. El trabajo en conjunto fue fundamental", escribió en Twitter Macri, quien se recupera de una fisura de costila que sufrió el viernes mientras jugaba con su hija. "La lucha contra al narcotráfico es una tarea que nos tiene que comprometer a todos. Queda mucho trabajo por delante", escribió el presidente.

A su vez, la ministra de Seguridad Pública, Patricia Bullrich dijo: "Logramos el objetivo en la lucha contra el narcotráfico y el presidente está orgulloso. Vamos a Santa Fe".

La gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, afirmó: "Hoy dimos el primer paso en nuestra lucha contra el narcotráfico y la corrupción".

Sin embargo, la realidad era diferente a la hora que surgieron esas expresiones. Horas después, el jefe de la Policía Federal, Román Di Santo, salió a aclarar la situación y no dejó dudas. "Siguen siendo intensamente buscados", afirmó el jerarca policial en relación con Cristian Lanatta y Victor Schillaci. Ratificó que Martín Lanatta era el único detenido.

Fuentes del gobierno bonaerense indicaron que los dos prófugos estaban cercados anoche, en tanto desde el gobierno nacional se señaló que los efectivos de la Gendarmería los estaban buscando a caballo en zonas rurales para evitar que los dos lleguen al río Paraná. Al cierre de esta información continuaban los intensos operativos y las autoridades policiales confiaban en la caída de los dos delincuentes.

Desde que asumió la presidencia el 10 de diciembre, Macri afirmó que entre las tres grandes prioridades de su gobierno está la lucha contra el narcotráfico que ha penetrado en Argentina. Una de las zonas de ese combate está en la provincia de Buenos Aires. (Fuentes: LA NACIÓN/GDA Y AFP)

Persecución.

Fue una jornada con una sucesión vertiginosa de hechos que centraron la atención de los argentinos. Martín Lanatta, que sufrió heridas a raíz del vuelco de la camioneta blanca robada que conducía en una ruta provincial, fue trasladado anoche y recluido en una cárcel de Buenos Aires. En la ciudad de Cayastá, a 550 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, numerosos habitantes se congregaron y permanecieron expectantes gran parte de la jornada frente a la sede policial en la que estuvo detenido Lanatta.

REPERCUSIONES.

Información falsa para "ayudarlos a escapar".

"Hemos tenido un éxito importante", sostuvo anoche la ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, al referirse a la detención de Martín Lanatta. "En este gobierno vamos a fondo contra el narcotráfico, la delincuencia y contra aquellos que violan la ley".

Bullrich afirmó, en un acto en el que estuvo acompañada del secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco y de autoridades de la provincia de Santa Fe, que investigarán el origen de la información falsa sobre la supuesta detención de los tres delincuentes.

"Recibimos una información falsa que llevó a pensar que tres eran los detenidos, habiendo sido solo uno. Esto nos lleva a una investigación muy profunda respecto de quiénes fueron los responsables de esa información falsa", afirmó la ministra. "Los que dieron la información falsa para darles tiempo a los otros dos a escaparse aún más lejos van a recibir las consecuencias", enfatizó, antes de dejar en claro que "en este gobierno no hay impunidad".

"Esta pista falta tiene que ver con estas conexiones y ramificaciones que tiene el delito en las estructuras políticas y judiciales", dijo Bullrich. Y completó: "Estas ramificaciones que nos llevaron a generar esta falsa información son las que intentan sobrevivir, pervivir, estar vivas para que nuestro Gobierno diga me rindo".

Amenazan matarlo, le roban y lo dejan atado.

Después de volcar en la ruta, Martín y Cristian Lanatta y Victor Schillaci llegaron caminando hasta la casa de Héctor Ferreyra, un vecino de de Campo del Medio. Relató a los medios que los tres prófugos irrumpieron armados en su casa alrededor de la 1.30 horas de la madrugada del sábado. "Salí para tirarles con una escopeta, pero vi que eran más. Uno dijo que si le tiraba a uno, me mataban los otros, entonces no quise tirarles", relató, quien dijo que reconoció a los tres prófugos. "Me pidieron la camioneta, sacaron todo de la heladera, hasta unos jugos, se llevaron mi celular, me dejaron sin nada", contó Ferreyra y precisó que lo maniataron a él y a una mujer con la que estaba en la habitación. Querían llevarlo de rehén. "Le dije no, llevá la camioneta, no me lleves a mí", expresó.

"Gracias a Martín Lanatta estoy vivo. Pidió que no me maten. Estaban desesperados", dijo. (LA NACIÓN/GDA).

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.