A ESTUDIAR LO QUE SE PUEDA

Más de 2.200 quedaron en lista de espera para la UTU

Reconocen que no habrá cupos para que estudien lo que ellos quieren.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pérez: "Vamos a tener una demanda insatisfecha en centros de UTU". Foto: A. Colmegna

Cada vez más adolescentes se inscriben en UTU. Esto lleva a que la cantidad de cupos no sea suficiente para colmar las expectativas de los estudiantes. Al día de ayer 2.284 jóvenes estaban en lista de espera, con la esperanza de que alguno de los inscriptos deserte y puedan tomar su lugar. La cifra es más pequeña que la de 2016.

La mayoría de los alumnos en lista de espera aguardan por un lugar en la UTU de Gastronomía, se trata de 480 jóvenes. En tanto, 420 tienen la esperanza de conseguir un sitio en el Bachillerato Audiovisual, del que egresó la primera generación en 2016.

"Tanto en Gastronomía como en Audiovisual es dónde somos menos optimistas de que se puedan generar nuevos lugares", declaró a El País el consejero Miguel Venturiello. El jerarca explicó que luego de que comienzan las clases se llama a los alumnos que están en las listas de espera, en caso de que los inscriptos no estén asistiendo a las instituciones; pero aclaró que estos lugares "siempre son limitados".

"Se pueden ir ocupando los cupos que quedan libres, pero no se pueden abrir más salones porque haya más jóvenes que quieran estudiar, por ejemplo, Audiovisual, porque eso implica una licitación, es costoso y si el número de estudiantes es muy grande se baja la calidad del curso. Audiovisual es un bachillerato bueno, atractivo, que tiene nivel, y tiene que seguir siendo así", añadió.

Otros de los cursos en que es difícil que se generen lugares son: Deportes y Afines (que tiene 319 jóvenes en lista de espera), Comercio y Administración (306), Informática (137), Electrónica (120), Mantenimiento y Reparación de Vehículos (83), Agropecuaria (78), Turismo (72), Química y Termodinámica (72), Madera y muebles (66), Metal y mecánica (40), Hotelería (38), Comunicación Social (32), y Arte y Artesanías (21).

Para estos jóvenes, sostuvo Venturiello, "hay algunas situaciones que son solucionables, y otras que no". Explicó que por ejemplo, en el caso de Electrónica las personas suelen anotares en el Instituto Técnico Superior (ITS), que está ubicado sobre la Av. General Flores, frente a la Plaza del Ejército, en el barrio Brazo Oriental, y en el que el día que se abrieron las inscripciones para la UTU se pudieron ver largas filas de estudiantes. "Los que quedaron afuera ahí pueden ir a los centros de Arroyo Seco, Colón, el LATU o el del Cerro", indicó.

En otras carreras, precisó, la lista de espera no suele superar los 10 estudiantes, por tanto Venturiello confía que "se puede encontrar una solución" para que esos jóvenes puedan estudiar en los centros educativos que eligieron.

En total al día de ayer había 61.546 alumnos inscriptos en UTU. De estos hay 24.856 que están anotados en cursos de Educación Básica, es decir que sustituyen 1°, 2° y 3° de liceo. Las inscripciones cierran el próximo viernes.

Venturiello dijo que se calcula que este año se atienda a 100.000 estudiantes, puesto que a los 61.546 hay que sumarles los que están ya cursando 2° o 3°. La cifra final se va a saber luego del 27 de febrero, cuando cierra el período de exámenes.

"En el caso de los alumnos que vienen a hacer cursos de Educación Básica y no tienen lugar va a haber que buscar una solución con Secundaria, puesto que sí o sí tienen que estar inscriptos en alguna institución. Esto forma parte del plan del gobierno por el que todos los jóvenes de 12 a 17 años tienen que estar en un centro educativo, ya sea de UTU o un liceo", precisó Venturiello.

Incómodos.

El presidente de la Asociación de Funcionarios de UTU (Afutu), Daniel Devitta, dijo a El País que es "muy difícil" que los jóvenes que quedaron en lista de espera "se conviertan en inscriptos reales".

Según las cifras del sindicato, el año pasado fueron 1.200 los que quedaron en lista de espera solo en Educación Básica. Y a estos hay que sumarle otros 6.000 que quedaron a la espera por un sitio en los últimos cursos. Afutu también señala que de estos solo 200 luego lograron conseguir un cupo.

"Hay grupos que están pensados para de 15 a 18 alumnos, y otros que son para de 20 a 25. Sin embargo, se anota a 35 o a veces 40. Con estos números es difícil que pueda ingresar más gente", explicó Devitta.

El sindicalista señaló que esto responde a un aumento de la matrícula y a la falta de presupuesto para generar más infraestructura y contratar a nuevos docentes. "Si tenemos 4.000 alumnos más por año y el mismo presupuesto es difícil revertir esta situación", añadió el líder de Afutu.

Devitta dijo que antes "la deserción temprana", es decir la de jóvenes que dejan de estudiar ya en los primeros meses, y de esta manera dejan lugar a nuevos alumnos, "es cada vez menor". Y sostuvo que esto es así pese a que estos se tienen que acostumbrar a trabajar en condiciones muy dificultosas.

"Si hay entre 35 y 40 alumnos lo que pasa es que estos están muy incómodos. Hay quienes no escuchan al profesor, quienes no tienen bancos para sentarse y en los talleres no pueden ni acercarse a las herramientas para practicar. Las expectativas siempre son muy distintas a lo que esperaban", precisó.

El sindicato también ha señalado a las autoridades de UTU que la sobrepoblación de alumnos puede generar situaciones peligrosas en algunos cursos, como ser carpintería, mecánica o electrónica.

Casi 6 de cada 10 logra pasar.

El año pasado, se abrió un plan de preinscripción a través de la Plataforma Gurí, del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP); fue un plan impuesto por la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) con el objetivo de frenar la sangría de alumnos que terminan sexto de escuela y se fugan del sistema. A través de Gurí, se inscribieron 9.500 jóvenes para hacer la Educación Media en UTU, lo que implica un 7% más que en el año pasado.

Según el anuario del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) de 2015, solo el 57,5% logra promover la Educación Media en UTU. En tanto, 22,2% se desvincula antes de terminar el curso. En el caso de los cursos de Bachillerato en UTU, la promoción llega al 61,9%, y los desvinculados son el 24,3%. UTU cuenta con 293 centros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)