A ORILLAS DEL RÍO URUGUAY

Los primeros retornos después de tres semanas de inundación

Montañas de basura aparecen en donde las aguas del río se retiraron.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Algunas de las primeras familias que están retornando empezaron a hacer tareas de limpieza. Foto: Archivo

Mientras las aguas del Río Uruguay descienden lentamente, algunas de las familias afectadas han podido comenzar la limpieza y desinfección en el interior de sus casas y también en veredas y calles, en donde abunda la basura e imperan malos olores.

Por ahora lo hacen asumiendo todos los costos y riesgos sanitarios debido a que el Centro Coordinador de Emergencias local aún no ha instrumentado el Operativo Retorno.

Varios dicen que después de la experiencia de inundaciones anteriores no tiene sentido demorarse puesto que poca ayuda recibieron para higienizar sus hogares, invadidos por aguas turbias del río y las negras de las cámaras septicas rotas.

Los vecinos que se mantienen en las proximidades, vigilando sus fincas por temor a los robos, reclaman por su parte una rápida acción de la Intendencia para que levanten los basurales que se han formado en las calles a medida que se retira la riada.

De producirse más lluvias todos esos desechos serían arrastrados a los pluviales.

"Llamamos y nadie sabe nada; dicen que después se van a organizar, y nosotros mientras tanto limpiamos y tratamos de que venga un camión con una pala mecánica para que esto no implique un problema para la salud", dijo Carlos, residente en la calle República Italiana y Charrúa.

En los tramos de caminos que empiezan a quedar visibles y transitables aparecen cubiertas, pañales, animales muertos y mucho plástico.

"Hay olor feo, como usted lo habrá sentido, y lo peor es que los gurises están en contacto con toda esa mugre", afirmó el hombre indignado.

Para hoy, en las costas de la ciudad de Salto, se prevé que el río baje a una cota de 14,30 m, es decir, un metro menos de lo registrado el pasado lunes.

Todavía más del 50% de las personas afectadas por las inundaciones se encuentra en Salto. Son más de mil familias, integradas por 3.521 personas.

Represa en debate.

En la vecina provincia de Entre Ríos, en Argentina, a nivel político las aguas en cambio empezaron a agitarse. En una reunión mantenida el pasado viernes entre todos los intendentes de los municipios que sufren la creciente, más algunos senadores provinciales, se discutió cuál ha sido el rol de la represa de Salto Grande en estas dos últimas inundaciones, y especialmente en la que está en curso.

En los ámbitos políticos de la vecina orilla se cuestionan los manejos hidráulicos y se hace referencia a errores de cálculo que van en perjuicio de las poblaciones litoraleñas.

Después del encuentro y debate se propuso la formación de una comisión binacional para debatir el rol social de la represa de Salto Grande.

Según informó Diario Junio, el senador provincial Angel Giano señaló que para que se construyera la represa de Salto Grande, "hubo que convencer a las autoridades de la región con el claro objetivo de que serviría para el desarrollo y que no solo generaría energía, sino que también podría utilizarse el agua para riego con fines productivos. Pero no todas aquellas premisas se cumplieron".

El Intendente Enrique Cresto sentenció en esa reunión que "Salto Grande debería estar acompañando más a los pueblos aguas abajo cuando vienen estas inundaciones imponentes, extraordinarias".

Casi 7.000 siguen fuera de sus viviendas.

De acuerdo al último relevamiento del Sistema Nacional de Emergencias, se mantiene en 6.983 el número de personas desplazadas en todo el país a causa de las inundaciones. De ese tota,l 1.449 son evacuadas y 5.534 son autoevacuadas.

Casi el 51% de las personas afectadas se encuentra en Salto, el 43% en Paysandú y el 6% en Bella Unión, Artigas.

Las autoridades locales dicen que los servicios de agua y energía están garantizados en los lugares en donde se encuentran las personas desplazadas.

En cuanto a seguridad y vigilancia, la Policía actúa dentro de los albergues y en los alrededores. En zonas inundadas la vigilancia se realiza por medio de un trabajo coordinado con Prefectura y Bomberos.

Para facilitar que los niños y jóvenes asistan a la escuela y el liceo se ha buscado alojamiento en gimnasios o parroquias y otros albergues cercanos al centro de educación que les correponda.

Para el caso de los escolares, Primaria recuerda que todas las escuelas deben recibir a cualquier niño de familias desplazadas por la inundación, aunque su domicilio afectado no esté en la misma jurisdicción del centro escolar.

En materia de atención de la salud, el centro coordinador de emergencias de Artigas, por ejemplo, además de las visitas diarias a los albergues también entrega repelentes, guantes, alcohol en gel, preservativos, material informativo, y coordina vacunaciones a demanda.

El Río Uruguay seguirá descendiendo pero aún está más de 2 metros por encima de su cota de seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)