TESORO MARINO

Patrimonio: venció plazo para rescatar el Lord Clive

Rúben Collado dice que seguirá adelante y que en dos semanas sus buzos comenzarán a explorar.

Estudio: hace 18 años que Collado trabaja sobre el Lord Clive. Foto: AFP
Estudio: hace 18 años que Collado trabaja sobre el Lord Clive. Foto: AFP

El viejo sueño de rescatar el Lord Clive comienza a hacer agua. El poderoso navío de guerra inglés de 60 cañones, hundido en 1763 a escasos metros de Colonia del Sacramento, guarda en sus entrañas un tesoro de monedas de oro que podría llegar a los 1.200 millones de euros.

El presidente de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, Nelson Inda, aseguró a El País que el contrato que firmó el Estado uruguayo con el buscador de tesoros Rubén Collado llegó a su fin. "Se vencieron los plazos del acuerdo alcanzado con el gobierno anterior. Esto significa que se termina el contrato y el rescate", aseveró el jerarca.

Para Inda, este caso representa un punto final a un sistema de búsqueda y rescate de navíos hundidos que privilegiaba el aspecto económico frente al valor histórico y patrimonial.

"Se termina la última posibilidad que existe de que se haga un rescate de este tipo de acuerdo a las leyes anteriores. Ahora hay un decreto que firmó el presidente Tabaré Vázquez que elimina estas acciones en el patrimonio acuático. Ahora el tesoro deja de ser material para ser cultural. Va a primar la generación de conocimiento. Se puede extraer con esas condiciones. Puede venir una universidad y proponer un proyecto de rescate. La parte de los metales se verá", explicó.

Sigue.

Por su parte, Collado dijo a El País que los plazos legales no caducaron y que él volverá al agua con sus buzos el próximo 20 de septiembre. Asegura que está aprontando todo el equipo necesario para sumergirse en el Río de la Plata.

"Se han producido algunas demoras que tienen su justificación y son parte de la negociación reservada entre los privados y el Estado. Nosotros estamos equipando nuestras embarcaciones y están llegando los buzos especializados en aguas turbias y con fuertes corrientes", afirmó.

En caso que se produjera el rescate del tesoro, la mitad correspondería al Estado. A su vez, Collado está dispuesto a organizar un museo en tierra con los elementos materiales del buque inglés. De esa forma, parte del producto del rescate se volvería una nueva atracción histórica para la ciudad de Colonia del Sacramento.

Hace 18 años que Collado está buscando la posibilidad de rescatar al Lord Clive. Asegura que lleva invertido algo más de US$ 600.000 en esta búsqueda. En el período de gobierno anterior alcanzó un acuerdo con el entonces ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, y el presidente José Mujica.

"Nosotros estamos en carrera, lo que diga un funcionario es su opinión. No voy a entrar en polémicas pero hablaré con las autoridades máximas y les explicaré. Hago responsable a todas las personas que se pongan enfrente", señaló Collado.

El buscador de tesoros se mantiene aferrado al acuerdo que firmó con el Estado y no ahorra críticas para el presidente de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación.

"Inda es un funcionario del Estado, lo sacan o lo ponen cuando quiere el gobierno. Ya hizo saber que no quiere que rescatemos el barco. El presidente de la República y todos sus ministros están de acuerdo con sacar el Lord Clive. Los números del Estado no están tan bien como para rechazar 53.000 monedas de oro", dijo Collado.

Confusión fatal: el capitán se equivocó.

El Lord Clive ancló frente a Colonia con 500 tripulantes. En su interior llevaba parte de la recaudación impositiva de Buenos Aires y Perú. El capitán Robert Mac Namara (un oficial de la East India Company) creyó que la ciudad estaba en manos de amigos portugueses y pidió refugio. Se equivocó y los españoles incendiaron el navío y convirtieron las playas de Colonia en un baño de sangre dando muerte a gran parte de la tripulación. El alcalde español ordenó rescatar todo lo que se pudiera y colocar piedras enormes sobre el barco para evitar que cayera en manos enemigas. Y allí quedó hasta hoy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)