UNA HISTORIA FELIZ EN TACUAREMBÓ

Milagros, la beba de una maestra que nació acorralada por el agua

Dio a luz en una escuela rural; fue asistida por Bomberos y la Fuerza Aérea.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Fuerza Aérea Uruguaya

Una maestra embarazada que se encontraba aislada en una escuela rural del departamento de Tacuarembó, debido a las inundaciones, dio a luz a una niña en la mañana de ayer.

Al ser alertados por las autoridades de salud del departamento sobre la situación que estaba ocurriendo en la escuela rural N° 99, efectivos de Bomberos se dirigieron inmediatamente al lugar, pero al llegar a mitad de camino no pudieron seguir circulando por el mal estado de la ruta.

"Para llegar a la escuela, recorrimos diez kilómetros por Ruta 5, hasta Paso Bonilla y por la Ruta 59 debíamos realizar otros 85 kilómetros; sin embargo, cuando habíamos circulado 30 kilómetros, no pudimos seguir", comentó a El País el bombero Pablo Batista Barreto.

En ese momento, Bomberos dio aviso de lo que estaba sucediendo, y de inmediato se envió asistencia médica a la escuela con un helicóptero de la Brigada Aérea de Durazno.

Antes de que llegara la ayuda aérea, la maestra Carolina Escayola Duarte tuvo que ser asistida por las personas que se encontraban en el lugar.

Quienes la ayudaron a dar a luz, no sabían que estaba embarazada.

"La veíamos con barriga pero la jodíamos y ella decía que no (estaba embarazada), que era panza", explicó sorprendida la presidenta de la comisión de fomento de la escuela, Zully Ferreira, una de las primeras en prestar ayuda a la mujer.

"Como no teníamos con qué atar el ombligo, lo até con el cordón de un champión. Tratamos de limpiar al bebé y que llorara un poquito", detalló Ferreira. La recién nacida fue bautizada con el nombre de "Rosa Milagros".

Ayuda aérea.

Una vez a bordo del helicóptero, la madre y su hija fueron atendidas por personal médico de la Brigada Aérea de Durazno que se encontraba en la aeronave.

Luego, ambas fueron trasladadas a la Cooperativa Médica de Tacuarembó que se encuentra a 95 kilómetros de la escuela. Tanto la mujer como su hija recién nacida se encuentran en buen estado de salud. La niña pesó 2,750 kilos.

El traslado se realizó en coordinación con la Brigada Aérea II de Durazno que recibió la solicitud a través del servicio de Asistencia Médica SAME 105 brindado por ASSE, y el Centro de Operaciones Aéreas (COA).

Una vez que la mujer y su hija fueron recogidas, el helicóptero debió aterrizar en una localidad llamada Clara, ubicada 17 kilómetros al Oeste.

Allí se abordó a un oficial de policía, quien referenció a la tripulación para que la aeronave llegara de manera más rápida a la zona de evacuación.

A la escuela de la maestra solo se accede por una carretera de tierra y piedra, que está en muy mal estado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)