En 24 horas se celebrarán las elecciones en medio del peor escándalo

El futuro de FIFA y el fútbol sumido en la incertidumbre

Es un momento difícil para el fútbol, los hinchas y la FIFA", declaró el presidente del organismo Joseph Blatter, que aspira a su quinto mandato en el gobierno mundial del fútbol.

La organización que superó largamente el siglo de existencia enfrenta hoy el peor escándalo de su historia, cuyos alcances pueden ser mayores, a estar por la declaración de la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, quien ayer aseguró que "esto recién comienza".

Las elecciones tendrán lugar mañana en Zúrich (Suiza), donde ya están presentes todas las delegaciones de las confederaciones del fútbol profesional en el hotel Baur au Lac de esa ciudad. Los únicos candidatos son el propio Blatter y el príncipe jordano Alí Bin al Hussein, que se ha postulado como reformista de la Federación Internacional del Fútbol Asociación.

Pero aún la celebración de estas elecciones ha sido puesta en duda. La asociación europea (UEFA) pidió la suspensión por seis meses de esta votación, algo que la FIFA rechaza.

El proceso hacia esta instancia ha sido bastante accidentado, aunque obedece a la historia de FIFA, cargada de oscuridades desde hace años.

Reyes y príncipes.

Además del postulante jordano, otras dos figuras disputaban el trono a "Sepp" Blatter. Se trataba de Michael van Praag, presidente de la Federación holandesa, ex- árbitro amateur, dirigente campeón del Ajax de Louis Van Gaal y amigo de Johan Cruyff. Este fue el primer oponente en retirar su candidatura.

También el excrack del Real Madrid, Luis Figo, decidió no postularse, luego de lanzar una campaña que prometía la participación de más selecciones en los mundiales y más dinero para las federaciones.

Esto dejó al príncipe Alí Bin al Hussein, un brigadier de 39 años que cursó estudios en Estados Unidos y Reino Unido, como solitario contendor. El jordano fue aliado de Blatter, pero al tomar distancia se presentó como reformador y su imagen es levantada por verdaderos íconos antiestablishment, como es el caso del histórico 10 argentino Diego Armando Maradona, que así expresa su apoyo al príncipe jordano: "Cuando nosotros lleguemos a FIFA, no se van a ir todos. Los buenos van a quedar. Pero a los malos me voy a encargar personalmente de pegarles una patada en el culo".

Pero, según los datos conocidos, es difícil que los "reformistas" tengan chance. En torno a esta perspectiva, el célebre periodista y escritor británico John Carlin pintó un panorama apocalíptico en un artículo publicado ayer por El País de Madrid. Y para ello recurrió al testimonio del exjefe de inspectores de la FIFA, Harold Mayne-Nicholls, quien sencillamente reclama la renuncia del actual presidente.

"La lección está clara: si Sepp Blatter conserva aún el más mínimo sentimiento de lealtad al fútbol, el deporte al que ha dedicado más de la mitad de sus 79 años de vida, debe dimitir ya como presidente de la FIFA, cargo que ocupa desde 1998", escribió Carlin.

Mayne-Nicholls pronostica un futuro más negro si Blatter permanece en el cargo. Ejerció funciones en ocasión de inspeccionar las cuestionadas sedes mundialistas para 2018 y 2022, Rusia y Qatar. "Si sigue Blatter vendrán años terribles para la FIFA", le comentó.

Y cuando Carlin le pregunta si cree que habrá más detenciones por el escándalo, Mayne-Nicholls responde: "Creo que sí. La forma en que la policía suiza detuvo a los dirigentes en el medio de la noche demuestra que no van a dejar pasar ni una. ¿Ni Blatter estará a salvo? Ya es rico y eso me hace dudar. Su sueldo no se ha hecho público, pero en la FIFA se ha hablado de que como presidente gana unos dos millones de dólares al mes".

Carlin resume que la opinión del exjefe de inspectores es implacable: sea culpable de corrupción o no, Blatter debe alejarse de la FIFA. "El daño que se ha hecho a la FIFA durante sus 17 años de presidencia ha sido demasiado grande, según Mayne-Nicholls. Lo que tiene que ocurrir ahora es no solo que dimita él sino que se hagan cambios profundos a la constitución de la FIFA a favor de la transparencia, que hoy es inexistente", expresó.

Pero Mayne-Nicholls arroja sombras también sobre los dos próximos mundiales, concretamente acerca de sus cuestionadas sedes. "Pero si las investigaciones demuestran que aquí hubo hechos claros de corrupción, no le quedará otra a la FIFA que buscar nuevas sedes", dice Mayne-Nicholls.

De hecho, Inglaterra ya está reclamando su lugar para la Copa de 2018.

De todos modos la FIFA permanece impasible ante estos reclamos. Un portavoz del presidente, Walter de Gregorio, descartó que Blatter diera marcha atrás con la realización de elecciones y también con la revisión de las sedes mundialistas. "Por supuesto que Blatter no está bailando en su despacho, pero este proceso es bueno para la FIFA. No beneficia a nuestra reputación, pero confirma que estamos en el camino correcto", aseguró ayer en una rueda de prensa improvisada en Zúrich, luego de los arrestos.

El voto por Blatter parece asegurado sobre todo en las federaciones del Tercer Mundo, a las que "Sepp" ha apoyado con importantes respaldos financieros. El voto de Islas Caymán, Banuatu, Trinidad y Tobago, vale tanto como el de superpotencias futbolísticas como Brasil o Argentina. Desde 1998 a la fecha Blatter ha apoyado a estas federaciones pobres con el aporte de más de 300 millones de dólares a sus arcas. Por ello, las mayorías parecen aseguradas más allá del escándalo.

De todos modos, en pocas horas más —si peticiones como las de la UEFA no son oídas— se despejarán las dudas en el lujoso hotel sede del congreso de FIFA.La FIFA a la Justicia, elección de presidente, sedes mundialistas, futuro

"La uefa saca tarjeta roja a la fifa", dice Infantino.

La UEFA considera que "el Congreso de la FIFA debería posponerse y que las elecciones a la presidencia deben celebrarse en un plazo de seis meses", dijo el secretario general del organismo europeo Gianni Infantino este miércoles en Varsovia. "Las asociaciones miembros de la UEFA están fuertemente convencidas de que es necesario un nuevo liderazgo en la FIFA", añadió el dirigente tras la celebración de un congreso ejecutivo de la UEFA.

"Los acontecimientos de hoy son un desastre para la FIFA y dañan la imagen de todo el fútbol (...) y muestran, una vez más, que la corrupción está fuertemente enraizada en la cultura de la FIFA", continuó Infantino, leyendo un duro comunicado de la UEFA. "La UEFA enseña la tarjeta roja a la FIFA", sentenció Infantino en nombre del organismo europeo del fútbol. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)