Dice que “quebró la confianza” para seguir produciendo

Ecolat acusa al sindicato por el cierre en Uruguay

La empresa Ecolat responsabilizó al sindicato por el cierre de su planta en Uruguay. En un remitido que publica hoy domingo, la empresa láctea, propiedad del grupo peruano Gloria, explica porqué decidió dejar Uruguay. Este grupo está presente en el país desde el año 2012 como accionista de Ecolat Uruguay SA, comercializando la marca Parmalat.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Federación de Sindicatos de la Leche resolvió un paro de 24 horas. Foto: P. Clavijo

En el remitido, la empresa recuerda que propuso una reestructura para concentrar sus actividades en la producción de leche UHT (larga vida) y manteca, "debido a diferentes condiciones internas y del mercado local e internacional".

"Los cambios necesarios para llevar adelante dicha reestructura fueron plantados en ámbitos tripartitos con el gobierno y los trabajadores, y rechazados sistemáticamente por el sindicato de Ecolat", agrega la empresa. Menciona además que en los últimos días ese rechazo se tradujo en "agresiones a personal y a bienes de la empresa", y en la ocupación de la planta de Nueva Helvecia

"A pesar de los importantes esfuerzos de la empresa y del gobierno por mantener la actividad de Ecolat SA, la reacción del sindicato ha quebrantado la confianza imprescindible y las condiciones de seguridad que deben existir en una industria dedicada a la producción de alimentos, para responder así a la confianza de los consumidores. Al no darse las condiciones necesarias para el normal funcionamiento de la empresa, se ha decidido cerrar las operaciones", afirma. Y se compromete a "cumplir con todas las obligaciones" asumidas por la empresa en Uruguay.

Las agresiones a la que hace referencia Ecolat se dieron el miércoles 4 de febrero, cuando el sindicato ocupó la planta de Nueva Helvecia en protesta por el plan de reestructura que implica una reducción de personal, según dejó constancia un escribano que incluso relató una amenaza cuando se retiraran: "Ojo con los tiros de los muchachos en la esquina", les gritó un sindicalista.

El retiro de Ecolat implica el despido de unos 300 trabajadores. La decisión de la empresa enojó al gobierno, al punto que se la acusó de "joder al país", según palabras del director nacional de Trabajo, Luis Romero. "Sabemos que es una situación difícil, que muchas veces puede ser responsabilidad de los trabajadores, pero otras muchas es de las empresas que vienen de otro país, joden a este país y se van, dejando a los trabajadores con las manos vacías", dijo Romero a radio El Espectador la semana pasada.

El cierre de Ecolat le dio un motivo más al Pit-Cnt para empujar un proyecto de ley para que las empresas contraten un seguro que garantice el cobro de los créditos laborales.

Sin embargo, en la Cámara de Industrias la idea no gusta. El industrial Gabriel Murara, consultado por El país y opinando a título personal, se preguntó: "¿Quién lo va a pagar? Porque la preservación de los puestos de trabajo es responsabilidad de todos".

Por su parte, el presidente de la Cámara de Industrias, Washington Corallo, dijo a El País que "la mayoría de las empresas que cierran, cumplen y ya hay leyes que protegen a los trabajadores".

En el gobierno electo ven con buenos ojos la iniciativa del Pit-Cnt, aunque hacen una advertencia. Juan Castillo, futuro director de Trabajo, dijo a El País que "suena como un buen instrumento, hay que analizarlo", pero advirtió que "no soluciona el tema de fondo que es el mantenimiento de los puestos de trabajo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)