aseguran que consumir líquidos calientes puede afectar el aparato digestivo

Cáncer: el mate está dentro de la lista negra

El mate tradicional del Río de la Plata está incluido en el cada vez más poblado listado de productos sospechosos de producir cáncer.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El consumo per cápita de yerba mate en Uruguay es el más grande del mundo.

Una crónica de la cadena británica BBC, divulgada ayer, destaca que en 1991, la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) puso al mate caliente en el grupo de riesgo 2A, el nivel más serio después de "cancerígeno".

En tanto, el café fue puesto en el grupo 2B, el que le sigue al del mate, donde el riesgo cancerígeno es "posible" en vez de "probable". En cambio el té fue puesto en el grupo 3 —los inclasificables— debido a que no hubo "evidencia adecuada".

El trabajo recuerda que cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que el glifosato, el herbicida más usado en el mundo, es "probablemente cancerígeno" se abrió una enorme polémica a nivel mundial.

Al respecto, quienes defienden el uso de este agroquímico relativizaron la advertencia, señalando que otros productos de consumo diario también fueron categorizados de la misma forma por la OMS. Y resaltaron que el mate caliente está entre los probables cancerígenos.

En un informe de 1991 la IARC no aclara por qué el mate es potencialmente dañino. Simplemente enumera una serie de investigaciones que dan cuenta de un riesgo de cáncer para quienes consumen la bebida en su forma tradicional, caliente.

"Tres estudios de control en América del Sur investigaron la asociación entre tomar mate y el cáncer de esófago", señala el trabajo del IARC.

Uno de los estudios, realizados en Uruguay, mostró que "quienes beben mucho mate tenían cerca de diez veces más posibilidades de desarrollar cáncer que personas que no toman mate", detalla.

"En reglas generales, las investigaciones sobre el consumo de mate y el cáncer del tracto gastrointestinal superior sugieren una fuerte asociación", concluye la IARC.

Aunque agrega que "no se vieron evidencias de esta asociación en un estudio que se hizo sobre el cáncer de vejiga".

Caliente.

El organismo aclaró que no podía distinguir si los hallazgos se debían "al contenido de la bebida o a la temperatura a la que es consumida".

Una vocera de la IARC dijo a BBC Mundo que "hay sugerencias de que la temperatura de la bebida, más que la planta misma o la forma en que es procesada, podría explicar la asociación que se observó entre tomar mate y ciertos tipos de cáncer".

Sin embargo, la portavoz no explicó por qué el organismo no incluyó a otras bebidas calientes, como el té y el café, en la misma categoría de riesgo que el mate.

Ambas infusiones, que fueron analizadas en el mismo trabajo de 1991 en el que se estudió al mate, son consideradas menos dañinas por la IARC.

La evidencia indica que el consumo de líquidos a altas temperaturas afecta el esófago.

Lobby del café.

Los uruguayos son los principales bebedores de mate del mundo: consumen 15 kilos de yerba per cápita por año y los argentinos 7, según un estudio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) de Argentina.

"No he visto evidencias de que haya más cáncer de esófago en Argentina y Uruguay que en otras partes del mundo", dijo a BBC Mundo Gerónimo Lagier, experto en producción del INYM.

El técnico atribuyó la inclusión del mate en el grupo 2A a "una campaña del poderoso lobby cafetero", algo que este medio no pudo confirmar.

Mientras tanto, la academia uruguaya se suma a la idea de que el mate no es cancerígeno.

Nelson Bracesco, profesor del laboratorio de radiobiología del departamento de biofísica de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, tiene numerosos estudios sobre los efectos del mate, un tema que viene trabajando desde el año 2003.

"No hay evidencias de que el consumo de mate produzca cáncer. Consumir cualquier líquido a altas temperaturas puede ser precursor de cáncer", aclaró el experto uruguayo.

Bracesco recomendó tomar el mate a una temperatura de entre 70 grados y 80 grados. "Parece un poco sesgado decir que tomar mate produce cáncer y no mencionar los otros líquidos", opinó.

El experto subrayó que ha podido confirmar que el consumo de mate tiene efectos positivos en la salud. "El mate no es un medicamento, pero sus componentes funcionan como tal", afirmó Bracesco.

La IARC informó que "en el futuro se reevaluará el mate" para determinar si debe seguir en la misma categoría de riesgo.

"Examinaremos la hipótesis de que es la temperatura del agua y no la planta o su preparación la que está asociada con el cáncer", hizo saber el organismo científico.

Cuidar venta de agua caliente.

El científico Nelson Bracesco, que viene estudiando los efectos del consumo de mate desde el año 2003, es partidario de "regular" las máquinas expendedoras de agua caliente. La mayor parte de ellas está instalada en las estaciones de servicio.

La idea es que los equipos dispensadores dispongan de agua caliente con una temperatura de entre 70 grados y 80 grados.

Bracesco recomienda que tras colocar el agua en el termo, se la deje reposar unos minutos o se vierta un poco de agua fría.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)