NEGOCIOS

Neurociencia en RR.HH. para reclutar y capacitar

La ciencia que estudia el sistema nervioso, particularmente el cerebro, podría traer información relevadora e innovadores sistemas al área de gestión huma

Espinal. "Se llegaría a pedir un test genético para un trabajo", sostuvo el experto.
Espinal. "Se llegaría a pedir un test genético para un trabajo", sostuvo el experto.

Seleccionar trabajadores según los resultados de un electroencefalograma o un test genético, decidir cuánto y en quién invertir dentro de una compañía según perfiles neurológicos o hasta formar equipos sabiendo de antemano quiénes podrán trabajar juntos con mayor productividad de acuerdo a sus capacidades empáticas. Esas son algunas de las aplicaciones que la neurociencia (ciencia que estudia la estructura y la organización funcional del sistema nervioso, particularmente el cerebro) podría alcanzar en el área de gestión humana, según Salvador Espinal, consultor dominicano especialista en psicología organizacional y gestión humana.

El experto, que se presentó en el Congreso Interamericano de Gestión Humana (CIGEH) llevado a cabo entre 11 y el 13 de octubre en el Radisson Victoria Plaza, dijo en entrevista con El Empresario, que los avances de esta ciencia tienden a hacer una mejor descripción biológica de la «máquina humana» y, en la medida que se conozcan los «componentes y su configuración», se sabrá «de qué es capaz y cuáles son las fortalezas y virtudes de cada uno y disminuir las vulnerabilidades y amenazas».

A su entender, la ciencia mejorará varios aspectos de la gestión, y la responsabilidad de las personas pasará a ser de «ensamblaje de esa diversidad y orientación hacia los fines de la organización».

A modo de ejemplo, dijo que antes se reclutaba por entrevista, luego por test psicológico, pero a mediano y largo plazo se podría llegar a pedir un electroencefalograma o un test genético para ingresar a las empresas. «Imágenes del cerebro, pruebas de orina y sangre, estudios de genética mediante pruebas de ADN hasta pruebas hormonales para saber si uno es más reactivo o emotivo podrían decidir qué tipo de trabajo es el ideal para cada uno», advirtió.

«Imágenes del cerebro, pruebas de orina y sangre, estudios de genética mediante pruebas de ADN hasta pruebas hormonales para saber si uno es más reactivo o emotivo podrían decidir qué tipo de trabajo es el ideal para cada uno»

Salvador Espinal
Salvador Espinal

A la interna de las compañías, ese conocimiento minucioso de los individuos promete mejoras en la eficiencia de los programas de entrenamiento. «Las compañías invertirán en la formación de alguien solo si se detecta que neurológicamente tiene potencial para la tarea. También motivaría el entrenamiento en temas relacionados al trabajo en equipo, liderazgo, toma de decisiones o cómo manejar el estrés, a medida de cada uno», apuntó.

El alcance llega incluso a la formación de equipos, que serán menos «circunstanciales», porque «se sabrá quiénes podrán trabajar juntos con mayor productividad; es más, los resultados de los estudios podrían hasta decidir una promoción», alertó.

Pero no todo es positivo. A Espinal, estos avances le preocupan: «Tengo miedo, porque ¿hasta qué punto una empresa puede pedir estos estudios? Una vez que se hagan esas pruebas, ¿cómo se determina quién es propietario de la información? Esto es lo que deben comenzar a debatir los responsables de gestión humana ahora».

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)