FINANZAS

Morgan Stanley carga contra Hollywood

El banco acusa a la película «La gran apuesta» de perjudicar la demanda de créditos de riesgo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Crisis. Carell y Gosling en una escena de la cinta ganadora de un Oscar. (Fuente: Archivo El País)

El consumidor en EE.UU. está con miedo de endeudarse. ¿La culpa es de Brad Pitt? Para Morgan Stanley, sí. En un comunicado emitido la semana pasada, la entidad financiera afirmó que la película «La gran apuesta» («The big short»), ganadora del premio Oscar a Mejor Guión Adaptado y nominada en otras cuatro categorías, entre ellas a Mejor Película, apartó a aquellos que necesitan y apuestan a los préstamos de alto riesgo, denominados en la jerga financiera como subprime.

La crisis financiera internacional —que tuvo su pico máximo en septiembre de 2008 con la quiebra de Lehman Brothers— se originó en los préstamos inmobiliarios de alto riesgo, los de categoría subprime, que empaquetados por los bancos en complejos mecanismos de inversión, terminaron contaminando todo el sistema financiero.

La película, dirigida por Adam McKay, explica cómo sucedió esto y Morgan Stanley cree que el éxito de la producción de Hollywood ayudó a alejar a los clientes del sector.

Los analistas de Morgan Stanley, dirigido por Jeen Ng, indican en la nota que el estreno de «La gran apuesta» —la versión cinematográfica del libro de Michael Lewis publicado en 2010— ha generado preocupación por una nueva clase de activos.

Los préstamos para la adquisición de vehículos otorgados a los tomadores de riesgo y luego agrupados en valores que se ofrecen a los inversores, se han llevado los titulares durante los últimos años, manejando con cierta preocupación la aparente similitud entre el llamado mercado de automóviles de alto riesgo y los bienes raíces. La explosión este último provocó la crisis de 2008, que se vio seguida de una fuerte recesión.

«La preocupación por el aumento de los riesgos de recesión —y tal vez incluso la popularidad de la reciente película «La gran apuesta»— llevaron a los inversores a investigar cualquier posible fuente de debilidad. Los sectores de consumo que implican grandes gastos iniciales, como la vivienda y los autos, son el espacio natural para comenzar. Combine esto con los últimos titulares de Fitch, que sugieren que el incumplimiento en ciertos sectores del mercado de automóviles se elevó al nivel más alto en 20 años, y tendrá un blanco perfecto para la preocupación de los inversores», sostuvo Morgan Stanley en su misiva.

Sin embargo, la entidad financiera dijo que no cree que los valores subprime de vehículos seguirán el mismo camino del mercado de bienes raíces, cuya quiebra contribuyó a disparar la crisis financiera global. «La estructura actual de créditos de esos negocios con los automóviles todavía es muy resistente», agrega el banco en su comunicado.

La película de McKay muestra cómo el agente de Wall Street Michael Burry predijo que las hipotecas de alto riesgo o subprime estaban condenadas al fracaso y cómo él mismo se aprovechó de esa situación. El papel de Burry fue interpretado en la gran pantalla por el actor galés Christian Bale, a quien acompañaron en el reparto otras estrellas como Steve Carell, Ryan Gosling y Brad Pitt. (O Globo / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)