RR.HH.

Una llamativa forma de captar talento

Startup ofrece vacaciones pagadas ilimitadas, participación en ganancias y horario flexible.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Staff. Parte del equipo de Rocketwerkz. (Foto: O Globo / GDA)

Una startup neozelandesa busca profesionales y ofrece vacaciones pagadas ilimitadas, acciones sobre las ganancias de la compañía y horario flexible. Según Dean Hall, fundador de la productora de juegos Rocketwerkz, el modelo que propone hace que sus empleados se concentren en el trabajo sin preocuparse con problemas personales.

«La primera vez que escuché sobre la idea de vacaciones pagadas ilimitadas, en lugares como Silicon Valley, hablaban sobre los problemas que estas generaban», dijo Hall, conocido exmilitar de la fuerza aérea de Nueva Zelandia que lidera el equipo de diseño del juego "DayZ".

«Acá seguimos los parámetros de cuatro semanas de licencia anuales, pero permitimos sumar días adicionales ilimitados», reveló el director y agregó que su pasaje por las fuerzas armadas lo hizo ver que las personas son «el activo más importante» de su firma.

Rocketwerkz está instalada en la pequeña ciudad universitaria de Dunedin, en la costa sureste de la isla. La productora se jacta de mantener la horizontalidad en sus vínculos; incluso el sueldo de su fundador está limitado: Hall gana 10% más que el funcionario mejor pagado de su empresa.

La startup busca talentos de todo el mundo y Hall recibió más de 300 solicitudes desde que el periódico local publicó una nota que contaba las reglas poco usuales de su productora.

Rocketwerkz llamó la atención cuando los medios contaron que la empresa permitía que sus empleados llevaran sus gatos a la oficina, como una forma de combatir el estrés y que las tardes de los viernes en la firma se reservan para la práctica de deportes y juegos.

Rocketwerkz cuenta con 40 empleados, pero Hall proyecta que a fin de 2017 serán 100 personas, gracias a la ambición de transformar la naciente industria de juegos en Nueva Zelandia en algo tan floreciente como la industria cinematográfica del lugar.

El ejecutivo reconoce que la cultura empresarial que promueve parece incentivar el incumplimiento de plazos, pero garantiza que obtiene buenos resultados.

«Los empleados tienen la autonomía necesaria para gerenciar sus vidas personales, ya sea para una consulta médica o para manejar una situación de luto», dijo a modo de ejemplo.

«Si le damos a nuestro equipo tiempo ilimitado para resolver las cuestiones personales, significa que cuando vuelven al trabajo, sus mentes están libres de preocupaciones y pueden concentrarse en sus tareas», sentenció Hall. El director está convencido que con libertad de acción, los trabajadores asocian al trabajo a un lugar agradable, donde cada uno da su mejor performance y tiene absoluta libertad para ser creativos.

Su percepción coincide con la de sus funcionarios. La británica Emily Lampitt trabaja como artista 3D de Rocketwerkz desde hace 18 meses y asegura que el horario flexible fue uno de los principales motivos para que se mudara a Nueva Zelandia.

«Esta flexibilidad me hace sentir tranquila. No siento estrés en el trabajo, cuando estoy acá es porque quiero estar y no por temor a que mi jefe esté mirando el reloj», contó Lampitt. (Fuente O Globo / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)