NOMBRES DEL DOMINGO

Naomi Watts: triunfo a puro esfuerzo

Cuando estaba por abandonar todo, le llegó por fin el éxito. Ahora protagoniza Gypsy, la nueva apuesta de Netflix.

Hoy por hoy Naomi Watts está en todas las marquesinas. En las reales y por streaming. Es la estrella de la nueva serie de Netflix, Gypsy, sobre una terapeuta que se involucra demasiado con sus pacientes. Es una crucial presencia en la serie Twin Peaks, y además sus películas siguen estrenándose una tras otra, como The book of Henry, en Estados Unidos.

Pero no siempre fue así. La tímida chica que creció en Australia, y que desde niña se hizo amiga de su compatriota Nicole Kidman en la filmación de unos comerciales, ha tenido un éxito tardío, aunque ha sido la cara emblemática de algunas de las mejores películas de los últimos años: Promesas del Este, de David Cronenberg; 21 gramos y Birdman.

Lo de Naomi Watts ha sido premio al esfuerzo y el talento. Y, de hecho, esta actriz, nominada dos veces al Oscar, es la estrella de la que ha sido considerada como la mejor película en lo que va del milenio: la enigmática y fabulosa El camino de los sueños, de David Lynch.

Hace 16 años, cuando Watts hizo esta producción, no era una película. Era un piloto de TV para ABC, un spin off de la emblemática serie Twin Peaks, pero que finalmente fue rechazado porque los ejecutivos consideraron que la actriz no era lo suficientemente joven.

Naomi Watts tenía 33 años cuando recibió este balde de agua fría. "Siempre me pregunté si era buena para esto o no", ha dicho en entrevistas. Inversiones francesas salvaron a El camino de los sueños, a Lynch y sobre todo la carrera de Watts. Porque, según ella misma ha recordado, antes del rescate estaba lista para abandonar Los Ángeles, California, y dejar atrás una carrera sin un resultado brillante.

"Pero una amiga me convenció de quedarme en la ciudad hasta el estreno de esa película", confesó. Esa amiga era Nicole Kidman.

Watts viene de la misma generación dorada de Kidman y de la actriz Thandie Newton (Vacaciones mortales). De hecho, compartieron escenas en una película icónica de 1991 que marca el inicio para las tres: Suicidate y verás, de John Duigan, un relato donde la más protagónica era Newton; la villana, Kidman, y la secundaria imborrable, Watts.

También fue una imborrable secundaria en Tank Girl, superproducción de la directora Rachel Talalay que adaptó un adelantado cómic de los 90. Era la oportunidad para que Watts alcanzara la gloria que estaba consiguiendo paralelamente, a inicios de los 90, su amiga Kidman. Pero Tank Girl fue un fracaso y la actriz, a pesar de su talento, no podía sacarse eso de encima.

Tras muchos pilotos, series de TV promedio (Home and away) y películas malas (Los hijos del maíz 4, lanzada directo al video), el destino de Watts parecía ser el de su personaje en El camino de los sueños: Betty, una artista estancada en los fracasos. Pero ella se mantuvo firme. "Puedo decir que sigo activa en este negocio pese a que no me hecho ninguna cirugía", ha dicho la actriz sobre su apariencia, asumiendo sus 48 años.

Si antes era una imposibilidad ser una estrella de la TV a esa edad, ahora Watts lo es y sin problemas. Su propio y reciente show es Gypsy, producción de Netflix que se estrenó el viernes pasado y que sigue la historia de una terapeuta sin aparentes códigos éticos de conducta. Alguien con una doble vida. Ha sido, de esta manera, una nueva oportunidad para tomar riesgos.

Y aunque algunas primeras reseñas no son del todo amigables con esta creación —que cuenta entre sus créditos de dirección a la mujer detrás 50 sombras de Grey, Sam Taylor-Johnson—, lo cierto es que Gypsy puede entenderse como un peldaño más en la carrera notable de esta actriz, capaz de ser una dama en peligro en la subvalorada King Kong, de Peter Jackson, o lista para encarnar a una mujer bajo el acecho de la mafia rusa en Promesas del Este. Ese rol la llenó de elogios.

De hecho, también se ha llenado de piropos con la nueva Twin Peaks. Su rol como la esposa cándida de la "reencarnación" del agente Dale Cooper (Kyle MacLachlan) le ha hecho ganar el rótulo, entre la crítica de Estados Unidos, del "jugador más valorable" de esta joya televisiva.

Minutos.

Watts nació en Gran Bretaña. Sus padre se separaron cuando ella tenía cuatro años y, a partir de allí, vivió casi de forma permanente con sus abuelos, hasta que cuando era adolescente su madre decidió emigrar a Australia y la llevó con ella. "Me considero británica y tengo recuerdos muy felices del Reino Unido", ha dicho.

Fue en Sydney donde dio sus primeros pasos como actriz. En la prensa norteamericana Watts recordó sus tristes días de audiciones para ganarse un lugar. "Las audiciones son tan humillantes y degradantes. Tenés cinco minutos para un rol que has pasado seis o más horas estudiando. Y te metés en estas habitaciones llenas de personas que apenas hacen contacto visual. Están aburridos y frustrados porque no pueden encontrar a la persona adecuada, la energía es aplastante al instante y hace que sea difícil. Pasando por ese proceso una y otra vez, te sentís tan herida y aplastada que es imposible dar lo mejor", sostuvo. Y agregó: "Es por eso que nunca olvidaré lo que David Lynch hizo por mí. Cuando me escogió para El camino de los sueños, yo estaba literalmente en el lugar más bajo". Eso, por suerte, ya es parte del pasado. 

Separación y enojo público.

Después de 11 años juntos y con dos hijos —de 10 y 9 años— en setiembre de 2016 Naomi Watts y el actor Liev Schreiber anunciaron su separación. "Nuestra intención es seguir criando a nuestros hijos juntos, con mucho amor, respeto y amistad en nuestros corazones y explorando esta nueva fase de nuestra relación", dijeron entonces en un comunicado. Pero los buenos términos parecen haber terminado. Según informaron varios medios, había un compromiso mutuo de no salir públicamente por un año "por el bien" de sus hijos. Schreiber se ha mostrado con su nueva pareja, la diseñadora de interiores Morgan Brown. "Naomi se siente traicionada y humillada", dijeron allegados a Womans Day.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)