Nombres del Domingo

Curry, el nuevo rey de la NBA

Dudaban de su capacidad y claramente se equivocaron. Primero se convirtió en líder de los Golden State Warriors y ahora fue elegido por la prensa como mejor jugador de EE.UU.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Stephen Curry, autor del mejor tanto del top ten. Foto: USA Today.

Stephen Curry no es el típico jugador de la NBA proveniente de una familiar rota y rodeado de problemas de drogas, pero sí es el protagonista de esas historias de superación, también típicamente americanas, donde un deportista ninguneado demuestra su calidad. A tal punto lo hizo, que el líder de los Golden State Warriors —equipo que más victorias consiguió en la temporada regular (67)— se convirtió en estos días en el nuevo rey de la NBA.

Curry recibió el premio MVP al mejor jugador de la temporada tras ser elegido en el primer puesto por 100 de los 130 periodistas que participaron en la votación. Obtuvo 1.198 puntos y se impuso a James Harden, su máximo rival. El barbudo alero de los Houston Rockets recibió 936 puntos, mientras que LeBron James (Cleveland) fue tercero con 552, Russell Westbrook (Oklahoma), cuarto, con 352, y Anthony Davis (Nueva Orleans), quinto, con 203.

Curry, de 27 años, ha ayudado al éxito de su equipo con unos promedios de 23,8 puntos (el sexto en la NBA), 7,7 asistencias (también el sexto), 2 robos de balón y 4,3 rebotes. Totalizó 286 triples y rompió el récord de la NBA en una temporada. Sucede en el historial del prestigioso premio a Kevin Durant (2014), LeBron James (2013 y 2012) y Derrick Rose (2011).

"Curry también es un líder positivo que lleva de la mano a un plantel con muchísimo talento, predicando con enorme dedicación y contracción al trabajo. Es una estrella con humildad de obrero, que no tiene problemas para entregarle el protagonismo al de al lado si hiciera falta. Es un mago con una pelota en la mano que demuestra su calidad desmedida y desdramatiza la feroz competencia con todo tipo de lujos. Es sinónimo de una dinámica de lo impredecible, porque descifrar o contener su próximo movimiento se transformó en una misión más que complicada. No hay problema si se equivoca, él seguirá arriesgando y buscando ponerle su sello al momento", escribió esta semana Leandro Fernández en Olé.

Stephen es el hijo de Dell Curry, jugador de la NBA desde 1986 hasta 2002. La historia de esta familia de básquetbol empezó casi por casualidad. En los años 60 la familia Curry vivía en el medio rural y Jack, abuelo de la ahora estrella, buscaba la forma de apartar a su hijo Dell de los tradicionales juegos de niñas de sus cuatro hermanas. La solución fue clavar un aro a un poste y regalarle una pelota.

Dell destacó especialmente durante su época con los Charlotte Hornets, equipo con el que fue elegido el Sexto Mejor Hombre de la Liga en 1994. También se distinguió por su eficacia en el tiro. Lo demuestra que fuera el que tuvo el mejor porcentaje de triples en 1999 (47,6%). La madre de Stephen, Sonya, fue jugadora de voleibol. Su hermano Seth, de 25 años, también llegó a la NBA, aunque su participación ha sido casi testimonial. Solo ha disputado unos minutos en un par de encuentros con los Phoenix Suns.

Stephen nació en Akron, Ohio, la misma ciudad que LeBron James, aunque creció en Charlotte, donde su padre hacía carrera en la NBA. A pesar de ello, las grandes universidades no le ofrecieron becas por considerar que era demasiado pequeño: mide 1,91 metros y pesa 86 kilos. Pero él no se entregó, empezó a jugar de armador y demostró que podía ser el mejor en eso. En 2009 fue elegido por Golden State en la séptima plaza de un draft en el que coincidió con Blake Griffin, James Harden, Tyreke Evans, DeMar DeRozan, Taj Gibson, Ricky Rubio y Sergio Llull, entre otros.

Debutó en la NBA en 2009 y desde entonces siempre ha sido titular. Sufrió muchos problemas de lesiones, especialmente en la temporada 2011-2012, en la que solo pudo disputar 26 partidos. Dos operaciones en el talón de la pierna derecha hicieron que surgiesen dudas acerca de su físico y que recibira fuertes cuestionamientos. De todos modos, Golden State le dio un contrato de cuatro años y 44 millones de dólares en el 2012. Claramente el equipo no se equivocó.

Las dos últimas temporadas se ha erigido en uno de los jugadores más espectaculares y efectivos de la Liga y en ambas ha sido All Star. Ganó las medallas de oro de los Mundiales de Turquía en 2010 y de España en 2014 con la selección de Estados Unidos.

Mark Price, base de los Cleveland Cavaliers desde 1986 y que también jugó en Golden State antes de retirarse en Orlando en 1998, explica: "Cuando yo estaba en la Liga, los bases eran juzgados por su habilidad para llevar el ritmo del juego y para pasar el balón, no necesariamente para anotar. Después llegaron jugadores como Tim Hardaway, Kevin Johnson o Gary Payton, que cambiaron esa situación. Y ahora, muchos bases son grandísimos anotadores. Stephen es el número uno en este sentido. Es tan buen anotador que obliga a las defensas rivales a focalizar muchos esfuerzos en su marcaje y eso hace mucho más fácil el juego para sus compañeros".

David Lee, compañero en los Warriors, se refiere a las críticas que recibió Curry a causa de su supuesta fragilidad física y sus problemas con las lesiones. "Estoy de acuerdo en que fue muy duro para él, porque uno no puede controlar muchas de las lesiones que sufre. Ahora se puede ver cómo ha evolucionado y, sobre todo, que no ha dejado que aquellas lesiones le afectaran. Siempre mantiene una confianza y una fe absolutas, y eso le ha permitido completar dos temporadas fantásticas". CON INFORMACIÓN DE EL PAÍS DE MADRID

Un dúo que rinde.

"Es asombroso. Me ha ayudado a crecer en mi juego. Jugamos mejor juntos. He visto lo duro que ha trabajado y la humildad con la que juega", cuenta su compañero Klay Thompson, con el que consiguió el récord de triples de un dúo en una temporada, 484 en la 2013-2014. La prensa los bautizó como los Splash Brothers.

Hasta las lágrimas.

Curry no pudo contener el llanto cuando recibió el trofeo Maurice Podoloff en una atestada sala de conferencias.

"Pasé por buenos y malos momentos. A veces quería parar. Hay momentos en los que todo el sacrificio que ponías valía la pena", dijo. "Me siento bendecido y agradecido por estar en esta situación".

Religión en los championes.

La religión es uno de los pilares en la vida de Curry. Como devoto cristiano, tiene inscripta en uno de sus championes la frase "Todas las cosas que puedo hacer" y el número 4:13, en referencia a su versículo favorito de la Biblia. Se casó con su mujer Ayesha, a la que conoció en la iglesia. Su esposa se transformó en una celebridad de YouTube después de que el base se animara a cocinar con ella en un video. También aseguró que la fe ha jugado un papel importante en cada logro y por eso se da un golpe en el pecho y apunta al cielo tras cada cesta que anota: "Tengo un corazón para Dios. Es un recordatorio de para quién juego".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)