TECNOLOGÍA

Cómo es el WhatsApp sin internet de Google

Android contará con una nueva forma de enviar mensajes de texto gratuitos.

Mujer usando el celular. Foto: Shutterstock
Mujer usando el celular. Foto: Shutterstock

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La invención de los mensajes de texto es anterior al iPhone, al BlackBerry e, incluso, anterior a la Palm Pilot. Fue en 1982 cuando se creó un estándar para el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones (ETSI). Los ingenieros desarrollaron un sistema lo suficientemente pequeño para ajustarse a las redes ya existentes: 128 bytes. Recién en 1992, los SMS (sigla para Short Messaging Service) se implementaron de forma comercial.

Neil Papworth, ingeniero en Vodafone en Reino Unido, envió el saludo “Merry Christmas” (Feliz Navidad) a un colega de su red GSM. Este tenía un Orbitel 901, el primer teléfono celular en ofrecer este servicio.

La tecnología tardó un poco en prender entre los usuarios pero, una vez que lo hizo, fue masivo. Para 2007 superaron a las llamadas y para 2010 se intercambiaron 6,1 mil millones de SMS. No obstante, la tecnología no evolucionó y los mensajes de texto siguieron igual: con el límite original de 160 caracteres.

La llegada de las aplicaciones de mensajería como WhatsApp ˗que cuenta con más de 1.500 millones de usuarios en todo el mundo˗y Telegram inició la debacle del texto simple. En 2012, el volumen de los chats fue mayor que los SMS. Y así ha seguido. Google se compromete a cambiar esto y, de paso, destronar a WhatsApp.

Se viene.

¿Pero los SMS todavía importan? Si no admiten comprobación de lectura ni chats grupales ni videollamadas ni stickers y, además, dependen de una conexión celular. ¿Por qué Google quiere implementar una versión moderna? Aunque usted no mande mensajes de texto de forma habitual ˗a menos que sea usuario del estacionamiento tarifado, el servicio sigue siendo increíblemente popular en el mundo. En general, el 97% de los propietarios de un smartphone envían SMS.

Pantalla de celular. Foto: Archivo
Pantalla de celular. Foto: Archivo

Para hacer que el servicio sea más competitivo con las aplicaciones de mensajería, Google y operadores de telefonía móvil desarrollaron el estándar Rich Communication Services (RCS) que, aseguran, combina lo mejor de Facebook Messenger, iMessage, WhatsApp y similares en una plataforma.

En 2018, Google anunció que había estado trabajando con las principales compañías de telefonía celular del mundo para adoptar el protocolo RCS. El resultado fue bautizado como “Chat” -un nombre más amigable- y promocionado como “la próxima evolución del SMS”. Las características son conocidas: comprobación de lectura, chats grupales, mensajes de audio y video, imágenes de alta resolución, entre otras.

¿Dónde estará la diferencia? En que no se basa en internet (sí en el número de teléfono) ni en apps de terceros ni hay que darse de alta en ningún servicio. ¿Y qué pasa con el cobro? Google no cobrará a los usuarios, pero puede cobrar a las empresas que deseen usar Chat para comunicarse con los clientes; al tiempo que las operadores podrían, en teoría, cargar costos adicionales.

Google recientemente anunció la disponibilidad de Chat en Android antes de fin de año sin una operadora como intermediario. El despliegue comenzará en Reino Unido y Francia.

Cuando los usuarios abran la aplicación de mensajes de Android verán un aviso para actualizar a Chat. Esto vendrá de fábrica para los nuevos teléfonos (por ahora, con excepción de los fabricados por Samsung). Pero, por ahora, el plan no es convertir el protocolo en predeterminado. No obstante, RCS estará disponible para 2.500 millones de usuarios en un plazo máximo de dos años.

Apple no hay dicho si también dará soporte a RCS aunque sus usuarios tienen un servicio parecido desde iOS 5. Microsoft apoyó el desarrollo del RCS desde un inicio, pero no ha confirmado si integrará la función en Windows 10.

Además, se trata de un estándar abierto, que puede ser utilizado y adaptado por cualquier compañía.

Inbox. Foto: Archivo
Inbox. Foto: Archivo

Pero el RCS tiene un problema: la privacidad. Los mensajes de Chat están cifrados en tránsito, pero no de extremo a extremo, lo que significa que el proveedor del servicio (Google o la operadora) puede leer los mensajes. Esto pone al sistema en una desventaja importante en comparación con la mayoría de las apps de mensajería y también con lo que ofrece Apple en iMessage .

En respuesta a esta cuestión, un portavoz de Google dijo a The Verge: “Creemos fundamentalmente que la comunicación, especialmente de la mensajería, es altamente personal y que los usuarios tienen derecho a la privacidad de sus comunicaciones. Y estamos totalmente comprometidos a encontrar una solución para nuestros usuarios”.

Esta declaración no promete la encriptación de extremo a extremo para RCS; solo que se eliminarán los mensajes de sus servidores tan pronto como lleguen al destinatario. Expertos afirman que, técnicamente, no hay nada en el protocolo que impida contar con el cifrado completo; es más, es recomendable.

Anil Sabharwal, director de producto en Google, dijo a The Verge: “RCS continúa siendo un servicio propiedad de una operadora”, lo cual se traduce en que los mensajes pueden ser legalmente interceptados.

Dominante.

Si a usted le preocupa el poder dominante de Google, aquí tiene otro motivo. Esos 2.500 millones de usuarios representan el 75% de los smartphones operativos en el mundo.

Usar esta presencia para hacer que miles de millones de personas se alejen del SMS actual y las apps de mensajería instantánea y opten por un servicio administrado por Google es el tipo de cosa que mantiene a los reguladores antimonopolios con trabajo.

Error en la seguridad

La autenticación de doble factor por la que un banco envía varios dígitos por SMS y que el cliente debe introducir para aprobar una transacción es un método muy utilizado por entidades financieras de todo el mundo para, en teoría, mantener a salvo el dinero de sus clientes. Sin embargo, la emprsa de ciberseguridad rusa Kaspersky Lab informó que delincuentes pueden acceder a los mensajes de distintas formas y una de ellas es aprovechando un error en el protocolo utilizado por las compañías de telecomunicaciones para coordinar el envío de mensajes y llamadas.

¿Quiénes mandan SMS?

A grandes rasgos, los mensajes de texto son más usados por personas de edad avanzada que no instalan aplicaciones móviles y usuarios cuyo teléfono no es un smartphone. También es una herramienta utilizada por residentes de zonas geográficas alejadas donde no existe una amplia penetración de internet. Del punto de empresarial, los SMS son usados en campañas de marketing, para notificaciones de servicio, envío de códigos de autenticación de doble factor y recordatorios de citas.

Los SMS todavía dan pelea en el mundo

El Informe de Mercado de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec) reveló que en el primer semestre de 2018 se enviaron 583 millones de mensajes de texto, bastante lejos de los 745 millones de SMS de los seis meses anteriores y más lejos de los 944 millones del primer semestre de 2017. Pero la diferencia es abismal respecto a los 3.300 millones de SMS enviados en 2012. WhatsApp se popularizó entre 2014 y 2015.

Respecto a los operadores, Antel sigue siendo el líder del mercado de mensajería, ya que el 57% de los SMS fueron enviados desde sus líneas. El 30% fueron a través de Movistar y el 13% restante por Claro.

¿Pero qué magnitud tienen los mensajes de texto en el mundo? Más de 389 mil millones de SMS se enviaron mensualmente durante 2018, según estadísticas internacionales. Estos textos se leen en el plazo de un minuto desde la recepción, lo cual los dota de la instantaneidad propia de servicios como las aplicaciones más populares WhatsApp y Telegram.

Aun así, un estudio de la firma de análisis Ovum estima que en 2019 el envío de SMS podría generar ingresos superiores a los US$ 92 mil millones en todo el mundo, cifra que en los próximos años descenderá hasta llegar a los US$ 73 mil millones en 2022.

Los SMS son utilizados fundamentalmente en el ámbito corporativo, en buena parte, para los servicios de autenticación mediante el envío de códigos, debido a su seguridad, inmediatez y cobertura a nivel mundial; así como también contacto con empresas o recordatorio de citas.

En enero de 2019, el gobierno saudí ordenó que se notifique por esta vía a las mujeres de cualquier cambio en su estado marital para poner coto al aumento de divorcios concertados sin el conocimiento de las mujeres.

Cinco intentos de Google para copar la mensajería instantánea
Google

Google Talk. Fue un servicio de mensajería instantánea y VoIP desarrollado por Google, sustituido en mayo de 2013 por Hangouts. La versión beta de Google Talk fue lanzada el 24 de agosto de 2005 en momentos de guerra entre el MSN y el ICQ. Sobrevivió hasta 2017.

Google Voice. Lanzado el 11 de marzo de 2009, funciona en conjunto con un servicio telefónico existente y ofrece un número de teléfono secundario gratuito con correo de voz y SMS. Puede asociarse con uno o varios números de línea fija o celular.

Google Buzz. Tuvo una existencia bastante corta: funcionó como añadido a Gmail desde febrero de 2010 y desapareció por completo en 2013. Google creó este servicio para competir contra Facebook pero nunca prendió entre los usuarios de redes sociales.

Google Spaces. La aplicación que servía para chatear y crear grupos pequeños en los que compartir contenido solo vivió nueve meses durante 2017. Google Spaces pretendía integrarse a la Búsqueda de Google, Chrome, Fotos y YouTube.

Google Allo. En 2016, Google pretendió asestar otro golpe a WhatsApp pero no lo consiguió con Allo. Solo alcanzó un pico de cinco millones de descargas. Murió tres años después. Su novedad era que integraba Google Assistant.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)