RICO Y SANO

Virginia Natero unió sus dos pasiones para difundir una gastronomía saludable

Mientras estudiaba nutrición se enamoró de la cocina y combinó las dos pasiones para una mejor alimentación.

Hamburguesa de lentejas y espinaca. Foto: El País
Hamburguesa de lentejas y espinaca. Foto: El País

Virginia Natero combina la carrera de nutrición y la de cocinera. Se basa en la mirada de una gastronomía saludable en la que “hay muchos vegetales, bajo contenido en sodio, fibras, mezclas y mucho de optimizar el sabor, porque a veces se piensa que al sacar algunos ingredientes se pierde textura y otras cosas, entonces hay que lograr un equilibrio”, cuenta.

Su formación y experiencia le han permitido acercarse, por un lado, a las tendencias de nutrición y, por otro, a una mirada social de la alimentación: trabaja en una policlínica en un contexto semi crítico y eso hace que vea el tema “desde otro lugar”. Además de saber lo que el paciente debe comer, sabe de primera mano “qué es lo que tiene para elaborar la comida”, algo que le permite tener en cuenta “lo que come en el día a día, a diferencia de otros cocineros que están focalizados en un restaurante o eventos puntuales en la vida de la persona”. Así lo explica: “Yo estoy focalizada en esa comida de todos los días que es la que hace que tu alimentación sea saludable”.

Natero señala que en la nutrición, como en otras áreas, históricamente hubo modas. En este momento lo que sucede -dice- es que se estila eliminar ciertos productos de la dieta, muchas veces sin tener un fundamento científico.

Reconoce que “para la persona es difícil identificar qué es lo que está bien y lo que está mal” ya que “el mensaje está enredado”. Como nutricionista y cocinera, Natero intenta ponerse del otro lado: “Se habla mucho del gluten, de las dietas para desintoxicarse... es una mezcla de mensajes que confunde” a los consumidores.

A la hora de comenzar una dieta recomienda que se consulte un profesional porque hay planes de alimentación “que pueden traer problemas”. Hay que tener cuidado: si no son manejados de forma adecuada “pueden traer efectos secundarios” y afectar la salud.

Para aquellos que quieren mejorar sus hábitos alimenticios, Natero les aconseja que recuperen una habilidad que, a su juicio, se perdió: cocinar. También hay que aprender “atajos” como, por ejemplo, tener algunas opciones congeladas y separadas en porciones para que las preparaciones se puedan hacer más rápido.

En relación al consumo de productos procesados, la especialista indica que, si no se puede dejar de consumirlos por una cuestión de practicidad, es mejor usar solo algunos y siempre hacerlo en combinación con alimentos naturales “para optimizarlos”. Y añade: “Hay que aprender a balancear. Si en el plato no es todo saludable, por lo menos incorporar vegetales”, señala.

De interés

Para ver todas las recetas, haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error