SALUD

Verdades y mentiras sobre el uso de los lentes de contacto

Estos elementos son una valiosa herramienta para compensar defectos de refracción en la vista.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Archivo El País

Muchas personas no recurren a los lentes de contacto porque existen falsas creencias alrededor de ellos, pero lo cierto es que el desarrollo de nuevos materiales, de diseños y de técnicas de uso permiten que incluso se utilicen con seguridad y mucho beneficio, hasta antes del año de edad si se detecta el problema.

Antes de su elección por los lentes de contacto, estas son algunas de las principales inquietudes al respecto.

1- ¿Quiénes pueden usar los lentes de contacto?

Todas las personas que lo requieran pueden usarlos con tranquilidad, si no hay una contraindicación específica, sin importar la edad, esto incluye a niños y a personas mayores.

2- Los lentes de contacto son incómodos y pueden fastidiar en el ojo...

No, por el contrario, estando bien adaptados ni siquiera se sienten en los ojos.

3- ¿Qué pasa cuando un lente es molesto?

Puede que exista alguna partícula de polvo u otro cuerpo extraño que esté irritando el ojo, puede también haber inflamación de la córnea. En esos casos, con las manos limpias se recomienda desplazar el lente del centro del ojo y volverlo a poner en su sitio manteniendo los párpados abiertos con los dedos. Si la incomodidad continúa hay que consultar.

4- ¿Se puede dormir con los lentes puestos?

Preferiblemente no, porque el uso permanente de lentes, incluso cuando se duerme, puede provocar edema en la córnea, sin embargo, hay lentes especiales con hidrogeles permeables, que protegen la córnea y podría dejarse una que otra noche, pero es mejor quitarlos.

5- ¿Se pueden usar en actividades deportivas?

La vida activa no contraindica el uso de los lentes, por el contrario, en los deportes los armazones pueden resultar más engorrosos: empañarse, caerse o romperse. Con lentes de contacto puede usar hasta lentes de sol.

6- ¿Se puede nadar o ducharse con ellos puestos?

No, cuando el lente entra en contacto con el agua puede deteriorarse o causar infecciones. Si por accidente sus lentes se mojan, es preferible reemplazarlos.

7- ¿Cada cuánto se deben cambiar?

Vienen diseñados para durar un mes, máximo dos; en algunos casos pueden ser más duraderos, todo depende del tipo. Trate de seguir la indicación del especialista.

8- ¿Es difícil cuidarlos?

No. La limpieza y el mantenimiento son fáciles y convenientes. La indicación es hacerlo con los elementos y líquidos específicos. En ningún caso se recomienda el agua y el jabón, menos la saliva.

9- ¿El lente se puede perder en el ojo?

Sí, puede estar mal adaptado y moverse si la curvatura de la córnea no coincide con la del lente. En esos casos, para buscarlo, hay que mover el ojo hasta que el lente se desplace a donde se pueda ver. Aplique gotas multipropósito y gire la mirada a varias partes hasta encontrarlo. Cuando lo localice con el párpado cerrado se reubica. Si no lo logra, consulte.

10- ¿Hay que dejar descansar los ojos de los lentes?

No. Los lentes están hechos con materiales que permiten usarlos sin necesidad de dejar respirar los ojos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)