TECNOLOGÍA PARA VIAJEROS

Valijas inteligentes

Nuevas tecnologías permiten rastrear equipajes a distancia y evitar los extravíos en los aeropuertos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nuevas tecnologías para rastrear equipajes. Foto: Shutterstock

Germán acaba de aterrizar a Londres, pero no encuentra la valija. Pide ayuda, pregunta en el stand de la aerolínea en la que viajó, pero no hay respuesta. La valija se perdió y solo queda el lamento. La tecnología busca atender este tipo de situaciones y, de ese modo, evitarlas.

Con etiquetas de tinta electrónica (e-Ink) la línea aérea Lufthansa reemplazó a las adhesivas que sirven para identificar las valijas. Con ello quieren evitar su pérdida en el intrincado camino que deben seguir hasta su destino.

En una alianza con la empresa Rimowa, desarrollaron una valija inteligente de tamaño mediano (la más grande tiene una capacidad de 60 litros), a un costo de 649 euros.

Su tecnología permite que el pasajero la registre sin necesidad de hacer largas filas frente al mesón de la línea aérea. Basta con bajar una aplicación en el teléfono. El usuario chequea su viaje y hace lo mismo con su valija. A través de bluetooth, el teléfono envía la etiqueta digital a la pantalla e-Ink de la valija, con los mismos datos y códigos de barra que tiene la adhesiva.

Al llegar al aeropuerto, solo se debe dejar la valija en una cinta transportadora expres . Aunque la valija es de tamaño mediano, no debería tener sobrepeso. Sin embargo, según explica Rimowa, en el lugar de entrega (drop-off express) la cinta la pesará de forma automática y una máquina de autoservicio permitirá pagar el sobrecosto con tarjeta de crédito.

Por ahora, Lufthansa está probando la tecnología con clientes del plan de viajero frecuente de la compañía.

Esto no solo significa comodidad para el pasajero, sino que un ahorro de millones de dólares para las líneas aéreas, que requieren menos personal en el aeropuerto y minimizan las pérdidas de equipajes. Por ejemplo, en el aeropuerto de Fráncfort el 1% de las valijas se extravían, pero ese pequeño porcentaje significa que 30 mil piezas deben enviarse a sus propietarios con posterioridad. Con esta tecnología se espera que la pérdida se reduzca drásticamente, dijo al canal Deutsche Welle, Peter Dudenhöfer, vicepresidente de FrankPort, operador del aeropuerto.

Un desarrollo parecido tiene Airbus. También permite que el usuario chequee su equipaje a través de una aplicación. Lo novedoso es que la valija autorregistra su propio peso para evitar el pago de multa. También usa una etiqueta electrónica, y añade tecnología de radiofrecuencia (RFID) y GPS, que permite rastrearla en todo momento. Además, tiene un candado electrónico que se abre desde una aplicación en el teléfono y notifica —gracias a sensores— cuando alguien intenta abrirla a la fuerza.

Valija robótica.

Nua Robotics, en tanto, desarrolló una valija que además de poderla rastrear sigue a su dueño a un metro de distancia, gracias a sus cámaras, sensores y motor en las ruedas. Su sistema de visión robótica le permite sortear obstáculos y se comunica con el teléfono del usuario para identificarlo y seguir instrucciones. Alex Libman, fundador de Nua Robotics, explica que la valija alcanza una velocidad de 5 km/h por razones de seguridad, pero podrían configurarla a una velocidad mucho mayor.

Pluggage es la nueva valija conectada del fabricante francés Delsey. Tras dos años de desarrollo, nació este equipaje que funciona con la aplicación Pluggage Connect. Se presentó en la feria tecnológica CES, pero aún no tiene fecha de venta. Entre sus funciones se encuentra el autopesado y un candado electrónico que permite abrir la valija con la huella dactilar. Además, incluye luz interior y parlantes bluetooth incorporados para escuchar la música del celular.La aplicación notifica cuando la valija se encuentra dentro del avión y entrega información sobre el vuelo y las condiciones climáticas de destino.

El invento argentino volvió al origen

Un grupo de argentinos creó Bluesmart, una valija conectada. Es de las llamadas carry-on (con rueditas, que no suelen despacharse en la bodega, sino que se llevan en la cabina), y se suma a otros modelos que cuentan con Bluetooth, como Hop, que tiene, incluso, un motor para seguir a su dueño, o la Airbus Bag2Go, que tiene su propio GPS.

Los argentinos Martin Diz, Diego Saez Gil, Tomi Pierucci y Alejo Verlini crearon Bluesmart, una valija que incorpora tecnología para darle más herramientas a los viajeros para controlar su ubicación. "25 millones de valijas son perdidas o maltratadas por año por las aerolíneas en todo el mundo -afirma Verlini-. Queremos que deje de ser un bolso con ruedas para ser un asistente personal".

¿Qué es lo que diferencia a esta valija de una convencional? El candado se abre con un aplicación, y se bloquea automáticamente cuando pierde la conexión con el teléfono (y está aprobada por la TSA estadounidense).

Cuando el gobierno de Mauricio Macri asumió el poder, estos argentinos decidieron retornar a Argentina y empezar a trabajar en el país.

Según anunciaron en diciembre del año pasado, crearán un centro de innovación en la ciudad de Buenos Aires, en el que desembolsarán unos 6 millones de dólares en dos años, y crearán un centenar de puestos de trabajo en esta primera etapa. "A la Argentina le sobra talento; la creatividad de los argentinos es brillante", dice Pierucci.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)