ENTREVISTA

Uruguay es "potencia mundial" en expertos en biomedicina

Uruguay tiene uno de los equipos de investigadores "más potentes del planeta" en el área de biomedicina, dijo a Efe el científico e investigador uruguayo y recientemente galardonado con el Premio Ciencia y Tecnología de México, Rafael Radi.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rafael Radi, primer investigador uruguayo en la National Academy of Sciences. Foto: Fernando Ponzetto.

"Tenemos un equipo formidable de investigadores de distintas etapas de formación que hemos mantenido a lo largo de muchos años y eso nos da una potencia tremenda a nivel planetario, en el área nuestra (la biomedicina) somos de los equipos más potentes del planeta", dijo a Efe el científico.

Radi trabaja en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República de Uruguay (Udelar) junto con su equipo, en el área de la biomedicina encargada de estudiar los mecanismos moleculares, bioquímicos y celulares, a partir de los que las células "pasan de estar sanas a enfermas".

Recientemente fue galardonado con el Premio Ciencia y Tecnología de México, que condecora a investigadores de Iberoamérica por las contribuciones realizadas a su área de trabajo y por haber "formado escuela" en su país de residencia.

"La postulación es institucional. El premio se anuncia a todos los centros académicos de Iberoamérica y la Udelar y el Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas de Uruguay (Pedeciba) acordaron elevar mi nombre a la postulación", expresó Radi.

"Quedé muy impactado porque se me informó que habían 52 postulaciones de 12 países de todas las áreas del conocimiento, como el premio reconoce la trayectoria y la formación de recursos humanos consideraba que mi postulación podría tener un desarrollo bastante bueno, pero haber quedado en el primer lugar fue muy sorpresivo", añadió.

Esta fue la segunda vez que un uruguayo accede al prestigioso premio que se otorga desde 1990 y es entregado cada año por el presidente mexicano en una ceremonia.

Por otra parte, Radi fue seleccionado para ingresar a la Academia de Ciencias de Estados Unidos, un reconocimiento al que solo accede un pequeño grupo de científicos cada año tras una selección interna que realiza la academia, y se convirtió en el primer uruguayo en conseguirlo.

"Me incorporaron por una serie de descubrimientos que tienen que ver con los mecanismos moleculares de la patología que han tenido impacto universal y muchos de los trabajos han sido tomados como referencia en la biomedicina", explicó Radi.

Con respecto a lo novedoso de su investigación, Radi mencionó que identificaron una serie de sustancias derivadas del metabolismo del oxígeno y que "explican su toxicidad", y fueron capaces de caracterizarlas a través de un estudio que llevó "por lo menos diez años".

"Hay algunos fenómenos básicos que comprendemos nosotros que luego pueden ser aplicados al entendimiento de diferentes enfermedades. En parte algunos de los descubrimientos son hechos por nuestro equipo y por otros equipos en el mundo", manifestó.

A su vez, el investigador manifestó que los académicos que ingresan se transforman en ejemplos y guías para las futuras generaciones y es algo "muy prestigioso que realmente ayuda a visibilizar que Uruguay hace ciencia", dijo.

Asimismo, destacó que ya no es el único uruguayo en la academia, ya que el astrónomo de la Facultad de Ciencias de Udelar, Julio Fernández, también fue seleccionado, y lo "llena de alegría" que la Universidad pública uruguaya pueda contar con dos miembros.

Si bien ha recibido ofertas para mudarse a trabajar a otros países, a Radi le gusta vivir en Uruguay ya que siempre se sintió como "un hijo" de la Udelar.

Además, es uno de los actores principales para el desarrollo de la ciencia en el país suramericano, ya que fue miembro fundador de la Academia de Ciencias del Uruguay (Anciu) en 2009.

"Fue la culminación de un proceso histórico de consolidación de espacios de ciencia y tecnología en Uruguay, que era prácticamente el único país sin academia en Latinoamérica", subrayó el investigador.

Pese a considerar que Uruguay tiene un "muy buen" desarrollo científico con un control de calidad "muy alto", Radi cree que el país llegó a "una especie de meseta" y por ello hay que "pasar a otro escalón".

"(La Anciu) plantea dos ejes para potencial el desarrollo científico y tecnológico en Uruguay, uno es una institucionalidad más potente y se ha votado en 2015 la creación de una Secretaría de Ciencia y Tecnología unida a presidencia, como un inicio de un futuro Ministerio", destacó.

"El otro eje es el presupuestal. Uruguay está muy rezagado en cuanto a la inversión, estamos en el entorno del 0,38 % (...) el compromiso fue llegar al 1 % en el final del quinquenio y es necesario para aumentar el número de becas, de proyectos colaborativos internacionales y la financiación de laboratorios", añadió.

Radi tiene como mayor aspiración diseñar un medicamento para uso humano que ataque la neurodegeneración y, aunque su equipo llegó a etapas preclínicas, "dar el salto a los ensayos clínicos con medicamentos es un desafío mayor desde el punto de vista del trabajo y de la financiación", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)