ECOLOGÍA

Uruguay y desarrollo sostenible: un debate entre representantes de gobierno y privados

La conferencia Por un Uruguay Sostenible. ¿Hacia dónde vamos? fue organizada por DERES en su vigésimo aniversario.

Conferencia organizada por DERES en su vigésimo aniversario. Leo Mainé
Conferencia organizada por DERES en su vigésimo aniversario. Leo Mainé

"Terrícolas. Seres vivos interdependientes habitando la Tierra”. Una definición bastante sencilla a la pregunta “qué somos” pero que encierra dos conceptos que se postularon como centrales en la conferencia Por un Uruguay Sostenible. ¿Hacia dónde vamos?, organizada por DERES en su vigésimo aniversario.

Primer concepto: en la considerada “mayor crisis socioambiental de la historia” es el ser humano el que tiene que mitigar los impactos de sus errores y hacerlo rápido.

Segundo concepto: si bien es tarea de todos (de ahí la “interdependencia”), las empresas son vistas como uno los principales agentes de impulso para el desarrollo sostenible.

En este sentido, el español Joan Melé, fundador de Banca Ética, fue categórico: “Son las que deben crear un modelo económico que permita el desarrollo con dignidad del ser humano. Le hemos arrebatado la dignidad con los modelos educativos y empresariales” que solamente buscan el lucro, en vez de “buscar que el mundo esté mejor”.

No es meramente una cuestión filosófica o romántica. “No es solo por los osos polares”, dijo el oceanógrafo y activista medioambiental Philippe Cousteau, nieto del explorador Jacques-Yves Cousteau, participante del evento, “sino que tiene que ver con el empleo, con oportunidades, con el alimento para los niños”. El cambio climático, en definitiva, no es una cuestión solamente para el futuro, sino que es una cuestión del presente.

DERES empezó a trabajar en el ámbito de la responsabilidad social empresarial hace dos décadas cuando era un concepto novedoso. Desde entonces ha sumado a más de 110 socios que, en conjunto, representan casi al 12% del Producto Bruto Interno del país.

Felipe Cat, presidente de la organización, dijo durante su exposición que promover el desarrollo sostenible es hoy uno de los objetivos fundamentales.

Este año, por ejemplo, se implementó un Monitor de Desarrollo Sostenible para los socios que evalúa su desempeño en tres ejes: el social, el económico y el ambiental. Y, la intención, es que este sistema se convierta en un “monitor país”.

“A través de una gestión sustentable e inclusiva podemos estar mucho más cerca de esta visión de triple impacto (…) Estamos convencidos que mejores líderes con gestión sustentable nos van a llevar a tener organizaciones sustentables y rentables y, sin duda, a una mejor sociedad”, señaló Cat en el evento.

Álvaro Delgado, secretario de la Presidencia de la República, acompañó esta visión, diciendo que el gobierno nacional considera a DERES un aliado para fomentar el “uso responsable de la libertad” –noción promulgada por las autoridades para controlar la expansión de la pandemia por coronavirus–˗dado que se necesita “empresarios comprometidos con la sociedad más allá de su empresa” que sean, al mismo tiempo, “contagiadores de valores”: preservación del medioambiente, inclusión de personas con discapacidad, educación para el trabajo, consumo responsable, economía circular, equidad de género, entre otros.

Los desafíos que vienen.

La señalada interdependencia también se aplica a actores privados y públicos. Adrián Peña, flamante ministro de Ambiente, puntualizó en Por un Uruguay Sostenible. ¿Hacia dónde vamos? que la estrategia planteada para 2050 para garantizar el desarrollo sostenible del país debe incluir la articulación con los privados, en particular, en el sector productivo, en el cuidado de los recursos hídricos, en la adaptación y mitigación del cambio climático y en la gestión de los residuos. Por ejemplo, Peña indicó que la tasa nacional de recuperación de plásticos es inferior al 10% y entre gobierno y empresas se puede elevar esa cifra.

En conjunto, además, se puede avanzar para lograr que la huella de carbono sea cero. “Vamos a llegar a una huella neutra en 2050 y creemos que en la valorización de algunos productos tendremos huella positiva. Podemos ser productores de carne con huella positiva de carbono. Debemos certificar que el 60% de la carne se produce en base a campo natural”, alentó el ministro.

En el llamado a alianzas con el sector privado, Peña destacó también que el gobierno tiene por objetivo generar condiciones que permitan captar inversiones y recursos para incrementar las acciones para que Uruguay camine fuerte y sostenidamente hacia una economía baja en carbono; y proponer dentro de las estrategias y planes de recuperación económica, soluciones sostenibles y resilientes que contribuya a reactivar las economías, considerando la variable climática y la sostenibilidad ambiental en áreas como el turismo, el transporte eléctrico, la economía circular o las finanzas verdes.

Hasta ahora se han dado respuestas para aquel “¿hacia dónde vamos?” con optimismo. Lo contrario, sino se actúa, y se actúa rápido y bien, es lo que el argentino Lucas Campodónico, fundador de Bioguía, dijo en su presentación: “Si no se modifica nada iremos hacia la sexta extinción masiva; la única causada por el hombre”. Para evitarlo abogó por un cambio cultural que debe sobrepasar al “terrícola” individual y, en particular, a los jóvenes que ya están más comprometidos con el medioambiente, y ser compartido por gobiernos y empresarios. “El éxito de una empresa no debe ser la asociada al dinero; eso es una desconexión con los desafíos que tenemos”, concluyó.

Líneas estratégicas a largo plazo.

El ministro de Ambiente, Adrián Peña, dijo que en los primeros 90 días de existencia de la cartera se delinearon las líneas estratégicas de aquí al 2050: control de la calidad del agua, en las cuencas y en los procesos productivos; gestión de residuos y reglamentación de la ley N.° 19.829; desarrollo sostenible y buenas prácticas en el manejo de los suelos; política productiva alineada a la ambiental para preservar recursos; la ampliación del sistema de áreas protegidas; medidas integrales de adaptación al cambio climático y que Uruguay se consolide como país natural.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados