CIENCIA

¿Cómo fueron las últimas horas de vida del “hombre de hielo”?

Especies de musgos sugieren el recorrido final de Ötzi a través de los Alpes

Reconstrucción de Ötzi para el Museo Arqueológico del Tirol del Sur, en la ciudad de Bolzano (Italia)
Reconstrucción de Ötzi para el Museo Arqueológico del Tirol del Sur, en la ciudad de Bolzano (Italia). Foto: Wikimedia Commons

Los científicos han hallado al menos 75 especies de musgo y otras briofitas en torno a Ötzi, el Hombre de Simalaun que murió hace unos 5.300 años y cuyo cuerpo fue encontrado en los Alpes italianos, informó la revista Public Library of Sciences.

El hallazgo en 1991 del cuerpo momificado de un hombre de la era de hielo a 3.210 metros sobre el nivel del mar causó sensación entre los científicos del mundo entero, ya que nunca se había encontrado un ejemplar tan bien conservado, con sus ropas y artefactos que incluían un hacha de cobre, un juego completo de arco y flechas e instrumentos para encender fuego.

El hombre, que fue bautizado como Ötzi y se convirtió en la momia más antigua de nuestra especie (Homo sapiens), murió a los 45 años de edad y había sufrido varias enfermedades como aterosclerosis, cálculos biliares y parásitos intestinales, además de heridas. En la palma de su mano derecha tenía una profunda herida infligida quizá unas 48 horas antes de su muerte por el impacto fatal de una flecha disparada por otro individuo.

A partir de esta nueva investigación, se concluyó que la comunidad de briofitas en los Alpes hace unos 5.000 años era, en términos generales, muy similar a la actual. A su vez la presencia de especies que no son locales contribuye a trazar la ruta que Ötzi recorrió hasta el final de su vida.

Algunas de estas especies se encuentran actualmente en el valle Schnalstal lo cual indica que el hombre cruzó esa hondonada durante su acenso. “Con la momia había muchos restos de plantas y hongos, tanto microscópicos (polen, esporas y diatomáceas) como macroscópicas (semillas, granos, hojas, madera, carbón, hongos y briofitas)”, señaló el estudio encabezado por James Dickson del Instituto de Biodiversidad, Salud Animal y Medicina Comparativa en la Universidad de Glasgow, Escocia.

“Los musgos son cruciales para determinar los acontecimientos de los últimos dos días del hombre del hielo. Especialmente, pero no solo, los pequeños residuos de varias especies recuperadas del tracto alimentario”, explicó a El Mundo Dickson.

Las briofitas son plantas terrestres no vasculares, posiblemente descendientes de las algas verdes y que fueron las primeras en evolucionar hace 500 millones de años tras colonizar espacios terrestres. El grupo incluye los musgos, las hepáticas y las antóceras que crecen en climas fríos o muy húmedos.

Actualmente 23 especies de briofitas viven en el área cercana al sitio donde se encontró a Ötzi pero fue adentro del hielo donde los investigadores identificaron miles de fragmentos de briofitas preservados y que representan unas 75 especies.

“Es el único sitio de tal altitud elevada donde las briofitas se han preservado por miles de años”, indicó el artículo. “Algo notable es que el conjunto incluye una variedad de musgos que van desde especies de baja altitud a especies de elevada altitud, como asimismo 10 especies de hepáticas que rara vez se encuentran preservadas en sitios arqueológicos”.

Solo un 30% de las briofitas identificadas en el sitio parecen ser especies locales y el resto probablemente llegó allí adherido a las ropas de Ötzi o en sus intestinos.

Ese último viaje.

Probablemente, dijo Dickson, Ötzi no quiso ingerir estos musgos, pero sí quiso llevarlos con él. La corpiña plana, por ejemplo, podría haberse usado para envolver la carne del íbice alpino o el ciervo rojo que se encontró en las tripas de Ötzi.

Una especie llamada Sphagnum afín, encontrada en el colon de Ötzi, es habitual en los humedales. El equipo sospecha que puede haber venido del valle de Vinschgau en Tirol del Sur, Italia, un área que algunos investigadores creen que el hombre de hielo llamó hogar.

Debido a que desde hace tiempo se sabe que tiene propiedades antisépticas, Ötzi puede haberlo usado para tratar una herida importante en su mano.
“Es poco probable que la mayoría del público sepa acerca de las briofitas” señaló Dickson.

“Sin embargo, cuando retiramos al hombre del hielo encontramos no menos de 75 especies que son pistas importantes en la investigación”.
“Estos hallazgos nos llevan a investigar de dónde provienen esos fragmentos, cómo llegaron allí y en qué forma nos ayudan a comprender al Hombre de Hielo”, añadió.

Desde el momento del descubrimiento de Ötzi, ha habido un debate sobre de dónde vino el hombre de hielo: ¿norte o sur? Los granos de polen encontrados en el estómago de la momia revelan que el hombre había comido alimentos a una altura de aproximadamente de 1.000 aproximadamente 36 horas antes de morir; su cuerpo fue encontrado mucho más alto, a 3.210 metros.

(Con información de El Comercio / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)