CIENCIA

La tumba de Cristo al descubierto

Buscan llegar a la roca original en la que se colocó el cuerpo de Jesús.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La tumba estaba cubierta, al menos, desde 1555, por un revestimiento de mármol. Foto: AFP

Será un análisis científico largo, pero finalmente seremos capaces de ver la superficie de la roca original en la que, según la tradición, se colocó el cuerpo de Cristo". Ese es el principal objetivo del equipo de científicos que esta semana destaparon por primera vez en siglos lo que se considera la tumba de Jesús, según comentó Fredrik Hiebert, arqueólogo de la National Geographic Society, uno de los miembros del grupo.

La tumba, ubicada en la Iglesia del Santo Sepulcro en la Ciudad Vieja de Jerusalén —considerado el lugar más sagrado para la Cristiandad—, estaba cubierta, al menos desde 1555, por un revestimiento de mármol que fue destapado por el grupo.

"El revestimiento de mármol de la tumba ha sido retirado, y nos sorprendió por la cantidad de material de relleno debajo de ella", dijo Hiebert, quien participa de los trabajos de restauración del Santo Sepulcro, todo queda registrado ante las cámaras de National Geographic.

El sitio del canal recuerda que según la tradición cristiana, el cuerpo de Jesucristo fue colocado en un nicho excavado en la ladera de una cueva de piedra caliza después de su crucifixión por los romanos en el año 30 o 33. La creencia cristiana dice que Cristo resucitó después de la muerte, y que las mujeres que fueron a ungir su cuerpo tres días después del entierro informaron que no encontraron restos.

El lugar de la sepultura está ahora cerrado por una pequeña estructura conocida como Edículo, que se reconstruyó por última vez en 1808-1810 después de ser destruida en un incendio.

El Edículo y la tumba interior se encuentran actualmente en proceso de restauración por un equipo de científicos de la Universidad Técnica Nacional de Atenas, bajo la dirección de Antonia Moropoulou.

Según la expectativa de los investigadores, un análisis de la roca original puede ayudar a comprender mejor no sólo la forma original de la cámara de la tumba, sino también cómo ha evolucionado como el punto focal de veneración desde que fue identificado por primera vez por Helena, madre del emperador romano Constantino, en el año 326.

"Las técnicas que estamos usando para documentar este monumento único permitirán al mundo estudiar nuestros hallazgos como si ellos mismos estuvieran en la tumba de Cristo", dijo Moropoulou.

Las tareas.

Para realizar este trabajo, los obreros griegos deben tener especiales recaudos para no dañar su estrcutura.

"El peligro que la roca sagrada enfrenta es agudo y debe ser tratado inmediatamente para asegurar su conservación", señaló al diario Clarín un científico que dirige el plan de restauración.

Las tareas fueron coordinadas entre las tres comunidades religiosas que custodian este recinto: la grecoortodoxa, católica y armenia, además de los científicos.

El objetivo también es no interrumpir las visitas turísticas que superan las 2 millones por año.

Muerte misteriosa.

La muerte de Jesús en la cruz, que se conmemora en Semana Santa, es uno de los acontecimientos más importantes de la historia. Sin embargo apenas sabemos nada sobre él. Casi ningún investigador niega que el fundador del cristianismo fuese un personaje histórico, crucificado por Roma en Jerusalén. El resto se mueve en un enorme espacio en el que confluyen la fe, la historia y el misterio. Cada nuevo hallazgo arqueológico relacionado con ese momento es analizado a fondo.

El descubrimiento en una tumba de aquella época del cadáver de un reo crucificado, que recibió sepultura en vez de dejar que se pudriese a la vista de todos como solía ser habitual, hace plausible el entierro de Jesús. Una inscripción hallada en Caesarea Maritima confirma la existencia de Poncio Pilatos como gobernador romano en época de Tiberio. Pero el relato bíblico sigue muy alejado de cualquier confirmación histórica.

Una de las pocas certezas que comparten los historiadores es que la muerte de Jesús tuvo lugar durante la Pascua judía (Pésaj), en la que se conmemora la liberación de la esclavitud en Egipto y que es una de las fiestas más importantes del calendario hebreo.

(Fuente: EL PAÍS de Madrid, EFE, ANSA, LA NACIÓN/GDA).

Muchos italianos tienen el evangelio, pero pocos lo leen.

El Evangelio, la narración de la vida de Jesús en la fe cristiana, está muy presente en los hogares de los italianos, pues un 69,1% tiene una edición en casa, aunque tan sólo uno de cada dos de ellos se sumergen en su lectura. De hecho el 51,8% de los que la poseen el libro sagrado no lo abren nunca, según uno de los resultados de la encuesta realizada por la consultora Censis bajo el lema "El Evangelio y los italianos". La investigación fue presentada este viernes en un acto con UTET, una prestigiosa editorial fundada en 1791, que en el marco del cierre del Jubileo Misericordia publicó una lujosa edición del libro sagrado de edición limitada. El Evangelio cambió la historia para los cristianos, pero también representa un texto de cierta importancia para aquellos que no creen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)