instituto de cardiología integral

Más de treinta años al servicio del corazón

El Instituto de Cardiología Integral atiende cientos de cardiopatías congénitas al año, siendo el único centro especializado en trasplantes pediátricos del país

Instituto de Cardiología Integral
Más de 100 personas trabajan en el centro, entre profesionales y técnicos.

Las cardiopatías congénitas son una de las principales causas de muerte neonatal en Uruguay. Cada año nacen unos 450 niños con estas afecciones, y desde 1986 el Centro de Cardiología Integral (ICI) es la principal referencia para su tratamiento, así como también el único del país especializado en trasplantes de corazón para niños.

El instituto nació por la iniciativa de un grupo de cardiólogos, neonatólogos, cirujanos, pediatras, anestesistas y otros profesionales que, preocupados por las consecuencias de estas enfermedades, tomaron la iniciativa de fundar un centro único. Originalmente se llamó Instituto de Cardiología Infantil, pero con la incorporación de pacientes adultos pasó a tener su denominación actual.

Según el Dr. Ruben Leone, presidente del ICI, una cardiopatía congénita es una enfermedad producida por una malformación en el corazón o en los grandes vasos sanguíneos, que se desarrolla durante la etapa del embarazo. En la mayoría de los casos son afecciones graves, que se deben corregir con cirugía o cateterismo terapéutico.

“Alrededor del 40% de los niños que llegan a nuestro centro presentan cardiopatías graves y deben ser resueltas en el primer mes de vida. Del otro 60%, la mitad necesita de una intervención antes del primer año”, explica Leone.

El ICI realiza unas 150 cirugías cardíacas y más de 80 cateterismos al año. Este trabajo permitió reducir la mortalidad infantil en forma significativa.

“Desde la creación del instituto, la mortalidad en el tratamiento de estas enfermedades y su seguimiento se redujo drásticamente, pasando de una tasa de mortalidad del 90% hace treinta años a un 10% en la actualidad. Tenemos pacientes que fueron operados hace más de treinta años y hoy llevan una vida totalmente normal”, aseguró.

Instituto de Cardiología Integral
. Ruben Leone, presidente del ICI y Dra. Beatriz Ceruti, supervisora de trasplante cardíaco.

Cuidados

El ICI cuenta con la aprobación de Instituto Médico Altamente Especializado Cardiológico y funciona en Médica Uruguaya, que además de las instalaciones físicas provee de tecnología de última generación para la realización de estudios y procedimientos.

Según Leone, a veces las cardiopatías logran ser curadas en forma completa, pero en general se trata de cirugías paliativas que requieren de un seguimiento durante toda la vida del paciente. Por tal motivo, muchos deben de ser controlados en su etapa adulta por un equipo de especialistas vinculados al centro cardiológico pediátrico.

Uno de los pilares del instituto es el servicio de hemodinamia y cateterismo cardíaco, que brinda atención tanto a niños como a adultos. Cuenta con dos salas de última generación, en donde se realizan unos 800 angioplastias o stentings al año. Esta área es también esencial para el tratamiento de la arterioesclerosis y las afecciones coronarias, así como otras enfermedades cardiovasculares en los adultos, como ser afecciones valvulares.

Otro servicio fundamental es el de electrofisiología y arritmias, para las terapias de los trastornos del ritmo cardíaco, el síncope y la prevención de la muerte súbita. En esta área se sigue a 1700 pacientes que han recibido el implante de algún dispositivo; ya sea marcapasos, resincronizadores y desfibriladores, y cada año se realizan 150 nuevos implantes.

Contención psicológica del paciente

Existen circunstancias que necesita una atención que va más allá de lo quirúrgico, y para ello ICI dispone de un equipo de psicología y psiquiatría, especializado en contener a los pacientes a intervenir. En el área infantil, se busca acercar al niño y su familia, mostrarle las instalaciones y explicar paso a paso el procedimiento, desde el ingreso al hospital hasta el alta. Lo mismo para adultos. “Es una unidad que busca prevenir los desajustes emocionales que genera la situación de hospitalización puede generar”, aseguró la psicóloga Eliana Rotela, responsable del departamento de psicología del ICI.

Trasplantes

Cuando la medicación y la cirugía no alcanzan, el único camino posible es el trasplante. En 1996 el ICI fue el primer centro del país en realizar con éxito un trasplante de corazón, y desde entonces ha realizado 107 procedimientos, 26 de ellos a niños.

Según la Dra. Beatriz Ceruti, supervisora de trasplante cardíaco del ICI, la expectativa de vida en estos pacientes es cada vez más elevada, ya que en los últimos años mejoró mucho la medicación que evita que el rechazo del organismo. En niños, las posibilidades de sobrevida a los 15 años luego de realizado el procedimiento es del 45 %, mientras que en adultos llega al 65%.

Según la doctora, hoy el principal problema es la falta de órganos. Si bien la legislación actual establece que todos los mayores de edad son donantes a no ser que declaren lo contrario en vida, en el caso de los menores se requiere del consentimiento de los padres al momento del fallecimiento para concretar la donación, lo que genera una situación sumamente delicada.

“Si nos guiamos por los parámetros internacionales, Uruguay debería contar con entre 18 y 20 donantes de corazón al año, pero la realidad es que estamos entre 6 y 8. Actualmente estamos con una lista de espera de 26 pacientes”, aseguró la especialista.

Recursos

El ICI es una asociación sin fines de lucro, cuya actividad depende del pago de los aranceles del Fondo Nacional de Recursos (FNR). Según Leone, la prioridad es invertir en la formación de jóvenes profesionales que se harán cargo del centro. Con este objetivo, el instituto está por concretar un convenio con la Universidad de Washington y la Universidad de Harvard para hacer un intercambio en forma virtual, de modo de poder especializar a los médicos sin necesidad de trasladarse a otro país.

Por último, el Dr. Ruben Leone aseguró que para continuar con estos objetivos se necesita mantener un equilibrio económico, y para eso es fundamental un ajuste al alza de los aranceles del FNR. “Hoy la financiación que recibimos por esta vía apenas alcanza, por ejemplo, para cubrir los costos de la cirugía, pero no contempla el mantenimiento de la infraestructura del centro ni la compra de nuevo equipamiento”, aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados