Hoy es la Noche blanca

Cuando toda La Floresta se convierte en una fiesta

Hoy se realiza la cuarta edición de la Noche Blanca, la tradicional fiesta de La Floresta, inspirada en la Nuit Blanche de París. Todo el balneario se convierte en un paseo y una celebración.

Está organizada por la Liga de Fomento de La Floresta y el Grupo Trincaluna y fue creada en 2012 para festejar el centenario del balneario. De acuerdo a sus responsables, en su segunda edición de 2013 participaron más de 10.000 personas, y el año pasado se superaron las 15.000.

Aunque las actividades son variadas, una de las principales características es "la mística de su patrimonio edilicio especialmente iluminado", dicen sus organizadores.

Pero este año se suman más de 40 propuestas de música, arte, circo, concurso de estatuas vivientes y un renovado salón de vino, entre otras propuestas.

La Profesora Elena Pareja, la Responsable de la Comisión del Patrimonio Departamental de Canelones, "por su invalorable apoyo a la Noche Blanca". La Comuna Canaria coproduce el evento.

Hoy a la noche las calles se cierran y se apagan las luces del alumbrado público, para iluminar las casas patrimoniales, esculturas y los escenarios callejeros.

La fachada del característico edificio del ex Hotel La Floresta, designado este año Patrimonio Histórico, su fachada se convertirá en una pantalla gigante sobre la cual se exhibirán diferentes audiovisuales muchos de ellos relacionados con la historia de La Floresta.

Habrá danza (está programado el coreógrafo brasileño Jorge Heller con performances con body painting y danzas árabes), teatro negro (con Daniela Ochoa Urioste, una bailarina boliviana que hará coreografías con maquillaje fluorescente), música (Son de Sierra, Rosana Taddei, Erika Busch, Milongas Extremas, entre otros) y arte con pintores trabajando en las calles "impregnando la escena de un aire a Montmartre", según los organizadores.

Además se volverá a instalar un domo de 20 metros de diámetro, habrá varias intervenciones urbanas, como las que se llevarán a cabo con origamis y con la creación de un atrapa sueños gigantes y escultura de Arena y un concurso de estatuas vivientes.

A eso, finalmente, se suma una plaza de comidas y un salón del vino con degustaciones de vino, quesos y fiambres que es lo único que hay que pagar de toda la fiesta. Lo organiza la Asociación de Mujeres del Vino del Uruguay.

Así, desde la caída del sol, La Floresta se convierte por completo en una fiesta, un paseo y un centro cultural con todo tipo de propuestas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)