Disciplina en expansión

Titanes del ring criollos suben al cuadrilátero

Los Guerreros Charrúas son los únicos 10 hombres que practican lucha libre en Uruguay

Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Cuando Mauro Mendez era pequeño idolatraba a los protagonistas de Titanes en el ring. Acompañó a su padre a un evento laboral y quedó hipnotizado al ver al carnavalero “Cachito” De León hacer lucha greco romana. Esa cuestión circense motivó a ese niño de 9 años a acercarse a un club de Colón e ir clases de esa disciplina.

Hoy Mauro es uno de los diez hombres que practica lucha libre en Uruguay bajo el grupo “Guerreros Charrúas del Ring”. Hasta ahora no hay mujeres pero el plan inmediato es hacer un casting para sumar a cuatro.

Lo llaman “deporte de espectáculo” porque no hay competencia. Cada uno adopta un personaje, y las peleas están guionadas, se arreglan previo a subir al ring. Aunque el ganador puede cambiar durante la acción: el apoyo del público a uno u otro a veces tuerce el resultado.

Participa un juez, aunque los combates sean puro show, y se suma a esta parodia. “Es como en la magia, hay que crear la ilusión”, compara Mauro Mendez.

Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto

Hoy a la medianoche la lucha se mezclará con el rock. Los Guerreros Charrúas colocarán un ring en Tundra Bar para hacer distintas demostraciones, y al costado cantará la banda amiga Bergamotas Súper Dulces.

El 8 de diciembre convivirán dos instancias de lucha libre en Montevideo. Los referentes norteamericanos de WWE se presentarán en el Antel Arena, y los Guerreros del Ring harán su show en el Club Colón en el marco del evento Versus organizado por Nitro Mujica.

La jornada arrancará a las 16:00 y hasta la medianoche habrá MMA, kick boxing, K1, grapling, taekwondo, y pulseadas.

Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto

Acting.

Cuando Joaquín Tattavito empezó a frecuentar la movida freaky tenía 15 años y las caras se repetían en cada convención: los mismos 20 iban a Montevideo Comics y a las fiestas de disfraces.

Joaquín probó con capoeira, karate y tai chi, pero no se le pasó por la cabeza incursionar en la lucha libre hasta que se cruzó a los Guerreros Charrúas en la Freaky Fest del Latu.

“Esto está bueno”, pensó, y se probó con éxito: hace un año ingresó a esta “troupe”, como le gusta autodenominarse a estos luchadores.

El ring permitió que Joaquín materializara un personaje que traía a cuestas. Tataman ya existía pero gracias a los shows de lucha libre logró darle forma, y encontró donde desarrollarlo.

Hoy este Animé carismático que encarna es el embajador de la cultura freaky en los Guerreros Charrúas del Ring.

Las prácticas de los sábados en el gimnasio FUP (Federación de Pesas de Uruguay) son extensas, de 16:00 a 19:00. Le dedican una hora a las caídas para aprender a no lesionarse, practican movimientos, rodadas, y un rato largo lo usan para que cada uno construya un personaje con el que se sienta cómodo.

Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto

“Intentamos trabajarlos mucho para lograr algo bueno e interesante, ya que es lo más llamativo”, opina Joaquín. Según Mauro, deben los roles deben ser “significativos, marcar algo, y capaces de generar identidad, ya que si no llegan a la gente, no sirven”.

Mauro creó su seudónimo a principio de este año, antes se subía al ring sin un personaje. Ahora es Engendro Oscuro cuando lucha. El nombre es un homenaje a su libro favorito titulado Engendro, de David Seltzer.

“Es auto proclamado el (Luis) Suárez de la lucha libre porque hago un poco de trampa, simulo, y muerdo, solo me falta hacer goles”, bromea.

Engendro usa una máscara en cada combate. Y aunque a simple vista parece ser una clásica de látex, esconde varios guiños retro a esas películas de horror de los ‘90 que marcaron su infancia.

“Es una mezcla de varios asesinos de filmes de terror: Jason, el de Masacre de Texas, Halloween, y Chucky por los cortes”, explica.

Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto
Lucha libre en Uruguay. Foto: Fernando Ponzetto

Todos los luchadores de esta troupe saben algún arte marcial, pero el acting es clave. Subirse al ring genera la misma adrenalina y ansiedad que estar sobre el escenario.

“Cuesta un poco entrar en personaje, pero cuando lográs meterte es otro mundo y se te van los nervios”, apunta Mauro.

Cada luchador respeta un ritual a raja tabla antes de cada pelea. Joaquín usa la melodía de la serie Animé Evangelio para conectar con Tataman, y Mauro recurre a la canción del vídeo juego Killler Instict para conseguir la inspiración.

El gran objetivo del show es transmitir realismo. “Los golpes tienen que ser golpes”, dice Joaquín, aunque no sean mortales. “Si te pego y el puño pasa a tres metros de la cara no tiene sentido, aunque actúes bien, porque queda muy fantasioso”.

Una troupe de combate animará fiestas

 Mauro Mendez cruzó el charco en reiteradas ocasiones con el fin de tejer redes, entablar contactos y aprender sobre lucha libre, ya que en Uruguay no hay material ni antecedentes sobre esta disciplina.

También trajo expertos del exterior a dictar seminarios: en mayo de este año estuvo el luchador argentino Willy Moreno, y el 8 de octubre lo hizo José Luis González, “el Caballero Blanco”. Se realizó en el marco de los “Guerreros Charrúas del Ring”, marca que Mauro creó el 10 de junio de 2017 a partir de un evento en el Club Colón (Avenida San Martín y Fomento). Fue la actividad que agrupó más luchas libres en la historia de Uruguay. Hubo 12 participantes de Uruguay, Argentina y Bolivia.

“El espíritu del grupo es superarnos, aprender y divertirnos”, cuenta.

El grupo está dedicado a reclutar luchadores y entrenarlos con miras a dedicarse “de lleno a los shows”. Por ahora, cuatro de los 10 que componen la troupe están preparados para realizar demostraciones, a los restantes les falta “adquirir más nivel”.

Otro de los planes en el futuro inmediato es terminar de armar un ring especial de lucha libre para animar fiestas y cumpleaños infantiles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)