PRIMAVERA

Tapabocas reducen riesgo de alergias, según estudio

La mascarilla era una recomendación frecuente para evitar alergias, pero pocos la usaban. El uso de esta protección para evitar el contagio del COVID-19 permitió, también, controlar las alergias. 

Coronavirus, tapabocas. Foto: archivo El País.
Coronavirus, tapabocas. Foto: archivo El País.

Usar tapaboca reduce un 80% las partículas de polen y polvo inhalado, según la Sociedad española de alergología e inmunología clínica. De acuerdo a una investigación, las mascarillas que permiten reducir el riesgo de tener alergias son las de protección.

Ángel Moral, presidente del comité de aerobiología de la Sociedad española de alergología e inmunología clínica, los tapabocas permiten “la reducción de los síntomas que permite un descenso en el consumo de medicamentos y una menor asistencia a servicios de urgencias”.

No obstante, el estudio destaca que la mascarilla tiene que estar bien puesta para evitar la alergia: debe cubrir la nariz y la boca. Lo mismo sucede en la protección contra el coronavirus. Aunque, el doctor Pedro Ojeda de la SEAIC explica que, además, “los pólenes también se depositan en la mucosa de los ojos, por lo que es necesario llevar también lentes de sol que nos cierren bien el contorno de la cuenca ocular”.

Según Moral, los tapabocas siempre sirvieron para prevenir la alergia y eran recomendados, sin embargo, “debido al rechazo que producían hasta el año pasado, por el temor a que el resto de la gente pensara que podría tratarse de una persona infectada, se han infrautilizado”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error