FOTOGALERÍA

Una superluna que fascinó al mundo

El cielo se convirtió en el escenario natural de un espectáculo que no se volverá a repetir hasta 2034.

La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
El espectáculo de la superluna. Foto: Ricardo Figueredo
El espectáculo de la superluna. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
La superluna en el cielo de Maldonado. Foto: Ricardo Figueredo
Superluna desde Alemania. Foto: AFP
Superluna desde Alemania. Foto: AFP
Superluna desde Alemania. Foto: Reuters
Superluna desde Alemania. Foto: Reuters
Superluna desde Tanzania. Foto: AFP
Superluna desde Tanzania. Foto: AFP
Superluna desde Atenas. Foto: AFP
Superluna desde Atenas. Foto: AFP
Superluna desde Madrid. Foto: AFP
Superluna desde Madrid. Foto: AFP
Warsaw, Polonia. Foto: Reuters
Warsaw, Polonia. Foto: Reuters

El espectáculo de la “superluna”, anticipado por los medios de todo el mundo, suscitó un gran interés de numerosos aficionados que anoche, poco antes de las 20:00 horas, se dieron cita en la rambla de Montevideo y en otras partes de la costa uruguaya para observar la salida del satélite terrestre.

La luna llena hizo su aparición en Maldonado a las 20:34, como una gran circunferencia iluminada con un brillo inusual, asomando sobre los techos blancos de La Barra.

En Montevideo, una espesa capa de nubes sobre el horizonte impidió presenciar el espectáculo en todo su esplendor, pero aun así fueron varios los que salieron a la calle y a las terrazas, munidos de telescopios y binoculares, para ser testigos de un fenómeno que no se registraba desde el año 1948.

“Nunca había estado tan cerca de nosotros desde hacía casi 70 años”, decían los aficionados. La luna se encontraba a 356.510 kilómetros de distancia de la Tierra, o 27.890 kilómetros más cerca de su distancia promedio. Se trata de una diferencia ínfima, pero muchos no tendrán ocasión de verla tan próxima al menos hasta el año 2034.

La fascinante y a la vez inquietante Luna alimenta mitos y leyendas desde hace milenios, y sigue haciéndolo hoy en día, casi medio siglo después de que el hombre consiguiera pisar su superficie.

Mitos.

“La Luna alimenta la imaginación del hombre, atiza sus fantasmas e incita al misterio”, declaró a la agencia AFP Bernard Melguen, responsable de cursos de astronomía en la Universidad de Nantes (oeste de Francia).

En épocas antiguas, la Luna se percibía como la Gran Madre, creadora de toda la vida. Representaba el instinto y la fertilidad.

Una de las creencias que se prolongan hasta nuestros días es que nacen más bebés en las noches de luna llena, aunque los estudios estadísticos en diferentes países no han permitido establecer esta correlación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados