CURIOSIDADES

El "souvenir" del viajero: ¿qué se puede llevar y qué no de un hotel?

Los viajeros suelen quedarse con recuerdos de los hoteles en todo el mundo y en la lista de las cosas más extrañas que se roban están: colchones, asientos de inodoro, televisores y cafeteras.

La lista de objetos perdidos por los  huéspedes en hoteles  es extensa. Foto: archivo El País
Foto: Archivo

El shampoo, la gorra de baño o algún jabón que sobró, son de esos “souvenirs” que la mayoría de los viajeros se lleva del hotel.

Pero para la tranquilidad de los que a veces sienten culpa, vale aclarar que hay cosas que está permitido llevarse y ni la mucama ni el conserje puede oponerse ni llamarle la atención. Son artículos que de alguna manera están incluidos en la tarifa que el usuario paga por noche. Sin embargo, hay otras que el hecho de sacarlas del hotel es considerado un robo, como por ejemplo las toallas.

Si bien para algunos viajeros es impensado llevarse consigo el control remoto de la televisión, las perchas o las almohadas, para otros parece ser algo común. O al menos es algo que han intentado alguna vez.

¿Qué se llevan los huéspedes de los hoteles uruguayos?

El País consultó a diferentes hoteles locales para saber qué es lo que más se llevan los huéspedes y hay de todo: de lo que está permitido también y de lo que no. Desde la cadena internacional Wyndham Hotels & Resorts (Esplendor Cervantes, Esplendor Punta Carretas, Dazzler Colonia y Dazzler Montevideo), informaron que los huéspedes suelen llevarse cosas que están contempladas en la tarifa. “Se trata de una serie de artículos de tocador que son cortesía del resort: gorra de baño, shampoo, crema y jabones”, señalaron desde la empresa.

Pero también hay personas que van más allá y meten en las valijas cosas que no deberían: se llevan toallas, batas, almohadones o pies de cama. “Llevarse dichos objetos implica un cargo en la tarjeta dejada como garantía”, aclararon en el establecimiento. Lo más raro que se quiso llevar alguien de este lugar fueron jarras eléctricas y secadores de pelo. Sí, los enchufes de los secadores de pelo en los hoteles están pegados a la pared, pero al parecer ese no es un impedimento para algún que otro visitante.

Hotel
Foto: Archivo

En el Radisson, la situación es similar: desde la gerencia indicaron que no hay problema con que los huéspedes se lleven las amenities y que lo que más suelen quedarse son las lociones corporales. Pero también, en algunas oportunidades, hay gente más arriesgada: también se han intentado llevar o se llevaron secadores de pelo, frazadas y almohadas.

En el caso del hotel Hyatt, se informó que la lista de las cosas que la gente más se lleva está encabezada por artículos como shampoo, crema de enjuage, quita maquillaje y botellas de aguas. También son recurrentes los que se llevan toallas y batas.

En el Enjoy Punta del Este contaron que las batas, toallas, ropa de cama, almohadas y reloj despertador son los implementos más insólitos que los clientes se llevan consigo al finalizar la estadía. También mencionaron que se han robado los controles de televisión, adaptadores, secadores de pelo, alfombras de baño, botellones con sales o gel, ceniceros, lamparitas, adornos, floreros, perchas, bandejas, vasos y copas.

La situación se repite entre los huéspedes que se alojan en el Sheraton: desde el hotel dijeron que suelen llevarse las cortesías que dan, como por ejemplo la gorra de baño, shampoo y acondicionador, pantuflas, bolsas de lavandería, blocks y lapiceras. También se llevan o intentan, las sábanas, almohadas o batas. En su caso, ofrecen al visitante la posibilidad de que compre estas cosas que no forman parte de las cortesías de la casa.

Las cosas que más se roban los viajeros a nivel mundial.

Esto es algo que sucede en Uruguay como en cualquier lugar del mundo y para saber más del tema, en diciembre de 2019 se realizó un estudio que mostró qué es lo que más se roba o se lleva la gente de los hoteles. Fue una iniciativa de Wellness Heaven, una guía de hoteles y spa de lujo internacional, que preguntó a 1.157 hoteleros cuáles son los objetos que más se llevan a casa los huéspedes.

La gran mayoría de los huéspedes se roba toallas y batas. En la lista siguen los que roban las perchas, las lapiceras y los cubiertos o platos. Entre los robos más extraños, están los de lámparas, alfombras, relojes, flores, cafeteras o asientos de inodoro. Pero la lista de las cosas más impensadas continúa: la encuesta reveló que la probabilidad de robo de televisores de alta calidad en hoteles de cinco estrellas es nueve veces mayor en comparación con el segmento de cuatro estrellas. También señaló que las obras de arte son objetos populares de deseo en hoteles de lujo.

¿Lo más extraño? Tal vez los colchones, que también se roban con mayor frecuencia en hoteles de cinco estrellas.

EJEMPLOS

Lo que sí se puede y lo que está prohibido:

En Uruguay, según las consultas que hizo El País, lo más arriesgado que han intentado robar o que efectivamente lograron robar algunos huéspedes en el último tiempo son secadores de pelo y jarras eléctricas.

Pero en distintos hoteles del mundo, los visitantes han llegado a robar colchones y televisores, aunque suene extraño.

En los establecimientos de cualquier parte del mundo, algunos de los ejemplos de lo que se consideran “amenities”, es decir, artículos que forman parte de las cortesías que se brindan al cliente y que por lo tanto éste se puede llevar a casa sin inconvenientes, son: botellitas de shampoo, crema de enjuague, gorras de baño, pasta de dientes, jabón, loción corporal, quita maquillaje, sets de costura, gel de ducha, bolsas de lavandería, libretas, lápices, lapiceras, enjuague bucal, cremas para lustrar calzados, peines.

Pero por fuera de lo que son estos “permitidos”, existen muchos objetos o artículos que bajo ninguna circunstancia se pueden llevar de los hoteles. En caso de que alguien se los quede, es considerado un robo.

Hay algunos objetos que mencionarlos implica ir a lo obvio, sin embargo saber que llevárselos es un robo no he impedido que más de huésped lo haga en algún que otro hotel del mundo.

Para mencionar artículos que no se pueden retirar de los hoteles, la lista debe incluir: perchas, cuadros, batas, toallas, juegos de sábana, colchas, frazadas, almohadas, relojes, cafeteras, teléfonos, controles remoto, lámparas, juegos de mesa, libros y revistas, secadores de pelo, adaptadores, floreros, ceniceros, centros de mesa, bandejas, platos y cubiertos, vasos y copas, cortinas de baño, espejos y adornos en general. En algunos hoteles del mundo algo que se han llegado a robar son los números de las puertas.

Consultar, para la tranquilidad del huésped.

Ante la menor duda, si el huésped se enamora de algunos de los artículos u objetos de la habitación, es bueno consultar en el hotel: en recepción siempre podrán decir qué está permitido llevarse y qué cosas no están contempladas en la tarifa y por lo tanto está prohibido sacar, o tal vez le dirán que las puede comprar.

Por ejemplo, las pantuflas: en la mayoría de los casos pueden llevarse a casa. Hay que prestar atención también a las bolsas de lavandería, ya que si son de plástico pueden usarse o llevarse, pero si son de tela deberán permanecer en el hotel.

Cuidado con las bebidas: algunos hoteles las dan de cortesía al llegar, otros no. Los productos del frigobar se pueden tomar, pero luego hay que pagarlos (al menos que se trate de un all inclusive).

En muchos establecimientos, además, suelen dejar como cortesía chocolates, caramelos, frutas o frutos secos, con los que no hay problema: se puede consumir allí o, como hacen muchos, llevarlo de souvenir para familiares o amigos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error