La Estación Espacial Internacional cumple 15 años

Sobrevivir en el espacio

El 14 de enero pasado se encendieron las alarmas. En órbita, a más de 300 kilómetros de la Tierra, una suba en los niveles de amoníaco hizo que todos los astronautas presentes en la Estación Espacial Internacional (EEI) debieran hacer lo posible para entrar todos dentro del módulo ruso de la estructura y cerrar la ventana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La EEI cumple 15 años, cuestionan seguridad de astronautas que la habitan.

Finalmente, nada pasó y solo se trató de un sensor defectuoso que disparó la alarma. Pero pasó dos veces. Samantha Cristoforetti, astrónoma italiana, escribió en su blog: "Estábamos seguros y bien, y con poco que hacer más que esperar". Parece una anécdota divertida, pero el hecho encierra todas las dudas que pesan sobre la EEI y su futuro.

En noviembre, la estructura cumplirá 15 años habitada y ya se decidió que lo estará por casi diez más. Son muchas las preguntas que se desprenden de esto: ¿Qué beneficios reales se obtienen?, ¿por qué no construir una nueva?, ¿qué pasará con las "relaciones internacionales" —entre estadounidenses y rusos— dentro de ella? y, sobre todo, ¿qué tan seguro es mantener humanos allí?

"Es el ambiente más peligroso en el que se puede estar", asegura Mauricio Henríquez, investigador del área del espacio de la Universidad Austral, sede Puerto Montt.

Tres días después de que se dispararan las alarmas, comenzaron a sonar de nuevo. Entonces, la "emergencia" era peor, porque tenía un componente doméstico no menor: el único baño de la zona rusa tenía una fuga y, por ende, estaba clausurado. Aunque el problema se arregló, los rusos tendrán que esperar hasta 2016 para tener un inodoro nuevo. Esos son los tiempos de espera que tiene la EEI.

"Aunque ha habido amenazas de incendios, la tasa de accidentabilidad es bajísima y no han tenido ninguna baja que lamentar", recalca Henríquez. Pero aún así han vivido muchos momentos de tensión. Por ejemplo, el 16 de julio pasado, el astronauta italiano Luca Parmitano casi muere al llenarse de agua el casco de su traje espacial. Solo sus nervios de acero le permitieron volver a entrar a la estación con vida.

A ello se suma el que si bien inicialmente se consideró el uso de unas especies de "botes salvavidas" adosados a la estructura y listos para servir como vía de escape, nunca fueron construidos. De esta manera, hoy, si no hay una nave acoplada a la estación no hay forma de salir de allí.

Atiborrados.

Ahora bien, la seguridad a bordo no es lo único con lo que tiene que lidiar a diario la tripulación. El espacio es algo preciado y escaso. Si bien el "ala" estadounidense tiene separadas las zonas de aseo, descanso, comida y ciencia, los rusos tienen todas las actividades mezcladas y solo uno de sus módulos es cómodo, tranquilo y acondicionado térmicamente.

Henríquez dice que todo está saturado. "He visto fotos donde los experimentos están simplemente amarrados a las paredes". Aunque periódicamente se baja la basura de la EEI, muchos de los experimentos y datos tomados quedan herrumbrados en las paredes. "Una vez perdieron un medidor con fines específicos por dos años y lo encontraron recién cuando estaban a punto de enviarles otro".

Además, un problema que deben enfrentar tanto astronautas como miembros de la EEI es justamente su carácter internacional. Aunque solo son cinco las agencias espaciales involucradas —estadounidense, rusa, europea, japonesa y canadiense—, son 15 los países directamente relacionados. Y, además, solo dos tienen módulos, los de EE.UU. y los de Rusia.

Esto no sería necesariamente un inconveniente, dados los acuerdos de cooperación, pero el conflicto radica en que si bien en órbita aparentemente los problemas políticos desaparecen siempre hay un nivel de tensión que no se evapora.

LAS CLAVES


La idea


En 1984, Ronald Reagan, entonces presidente de Estados Unidos, tuvo la idea de crear una estación que orbitara la Tierra permanente. A él se unieron Canadá, Europa y Japón. Despegó en 1998 y fue habitada en el año 2000.

Vida


Los astronautas que viven allí estudian temas como los efectos que puede provocar el permanecer en un entorno de tan baja gravedad como en el espacio: cómo afecta a los músculos, al corazón y a los huesos.

Futuro


La Estación Espacial Internacional continuará hasta 2024 y está en estudio que siga hasta 2028. Próximamente, utilizarán una impresora 3D para reemplazar algunas de las piezas envejecidas que posee la nave.

SABER MÁS

100 AÑOS DE LA NACA


Legado. Sentó bases teóricas que son claves


Sentó las bases teóricas para el diseño de vuelos espaciales y su legado, publicó El Mundo fue fundamental en los éxitos cosechados posteriormente por la NASA (creada en 1958) en el terreno espacial.

Antecesora. La NACA dio origen a la NASA

Un 3 de marzo pero de 1915 se creaba la NACA, Comité Asesor Nacional para la Aeronáutica, organización predecesora de la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio, la NASA.

Estatal. Al comienzo era  asesora presidencial

La NACA fue fundada para asesorar al presidente de EE.UU. en actividades aeronáuticas, pero sus tareas se expandieron, llegando a poseer y administrar sus propios laboratorios y centros de pruebas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)