CON EL MODELO HELPERS

¿Qué significa que La Floresta sea la primera ciudad cardioprotegida de Uruguay?

Helpers, una ONG que buscar crear una red social de voluntarios capacitados para salvar vidas en casos de emergencia, capacitó en primeros auxilios a uno de cada 20 habitantes de La Foresta.

Helpers
Capacitación en primeros auxilios. Foto: Helpers

La Floresta, departamento de Canelones, es la primera ciudad cardioprotegida de Uruguay con el modelo de Helpers, una organización sin fines de lucro que buscar crear una red social de voluntarios capacitados para salvar vidas en casos de emergencia.

Lo que se logró en La Floresta es que uno de cada 20 habitantes esté capacitado en primeros auxilios y sepa cómo actuar frente a distintas situaciones que se pueden presentar.

Helpers, ONG que funciona en distintos países del mundo, tiene presencia en Uruguay desde 2017 y en este tiempo capacitaron a más de 9.000 uruguayos, salvando así unas 180 vidas, porque en algunos casos, la atención que reciben las víctimas en los primeros 10 minutos, puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte, como explicó a El País Gaspar Reboredo, director de capacitaciones de Helpers en Uruguay.

Gabriel Aliskevich, director ejecutivo de la ONG, dijo que lo que ocurrió en La Floresta es “un hito” que se logró con el apoyo de la Liga de Fomento, la comisaría, Prefectura, alcaldía y empresarios locales.

Fueron dos días de capacitación y unas 90 personas entrenadas. Basándose en el censo nacional de 2011 y haciendo una proyección de la población en la zona a la actualidad, la ONG determinó que allí había unos 2.000 habitantes, por lo que se propuso la meta de capacitar el 5%. Porque como lo explicó Aliskevich, “para que una ciudad sea considerada cardioprotegida con el modelo de Helpers, precisa que un 5% de su población esté capacitada en primeros auxilios”.

Capacitación en primeros auxilios. Foto: Helpers
Capacitación en primeros auxilios. Foto: Helpers

Reboredo explicó que el primer día de estos cursos, que fueron hechos entre noviembre y diciembre del 2020, fue destinado a lo teórico y el segundo a lo práctico: entre otras cosas, los asistentes aprendieron cómo actuar ante casos de atragantamientos, alergias graves, heridas leves, hemorragias. Se les enseñó cómo hacer torniquetes para cortar el sangrado y también de qué manera se pueden inmovilizar fracturas. Se mostró cómo reconocer un ataque cardíaco, un accidente cerebro vascular, una convulsión y detalles como, por ejemplo, la manera en que debe hacer una llamada telefónica a la emergencia en alguno de estos casos.

Los alumnos aprendieron a trabajar con los desfibriladores, que son dispositivos electrónicos capaces de examinar el ritmo cardíaco para determinar si es necesario proporcionar una descarga a una persona que está sufriendo un paro cardíaco.

Una gran ayuda en una aplicación.

Helpers cuenta con una aplicación para teléfonos móviles que puede ser descargada de manera gratuita tanto en App Store como en Google Play.

Reboredo explicó que el modelo innovador que proponen involucra a la comunidad en la primera respuesta a la emergencia: “Partimos de la base de que la persona que te va a poder ayudar en una situación que ponga en riesgo tu vida es la persona que está más cerca”. Y agregó que el trabajo de la ONG se basa en tres pilares: la tecnología, la capacitación y el aspecto social. “Utilizamos la tecnología que el siglo XXI nos da con una aplicación para teléfonos, capacitamos a personas y generamos redes de voluntarios para cubrir ese espacio entre que se genera una emergencia y llega la ambulancia”, detalló.

La aplicación puede ser utilizada por cualquier persona. Aliskevich dijo que con ella el usuario “se convierte en un potencial ayudado. Si se siente mal o ve alguien que se siente mal, apretando el botón, la aplicación inmediatamente lo geolocaliza y busca a los voluntarios que estén cerca. Y también lo convierte en un potencial ayudante. Por medio de un algoritmo selecciona a las personas que están en determinado perímetro y que están aptas para colaborar. Pero si no estás capacitado y sos la única persona en el lugar, la aplicación te conecta con otros voluntarios y también con operadores, que son personas que lideran estos eventos y que están en el ámbito de la salud como, por ejemplo, enfermeros. Entonces ellos van a poder guiarte aunque no tengas los conocimientos o van a refrescártelos, porque a veces en ciertas situaciones uno se paraliza. Entonces, esta aplicación, en ese sentido nunca te deja solo”.

Si bien los cursos de Helpers tienen un costo, en el caso de La Floresta los alumnos lo hicieron de manera gratuita y Aliskevich explicó que esto fue posible gracias al apoyo que recibieron de la Liga de Fomento, la comisaría, Prefectura, alcaldía y empresarios locales. Los planes a futuro son hacer que más ciudades sean cardioprotegidas y ya tienen algunas en mente: las próximas podrían ser San Ramón, San Luis o Colonia Nicolich, en Canelones.

El proyecto La Floresta: primera ciudad cardioprotegida del país con modelo Helpers será presentado el 18 de febrero a las 19 horas en Espacio CRA (Av. Argentina y Treinta y Tres).



Reportar error
Enviado
Error
Reportar error