INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Sensores y chips en el ser humano

Pronostican cómo influirá la tecnología en la vida en los próximos 5 años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Inteligencia artificial: el potencial de las máquinas aún no se ha explorado. Foto: Pixabay

Existen cinco hitos científicos innovadores con el potencial de cambiar la forma en la que la gente trabajará, vivirá y se comunicará. Así lo consideró la firma IBM en un informe titulado "IBM 5 in 5", divulgado recientemente, en el cual detalla las tecnologías que, considera, marcarán el futuro de los seres humanos.

El primer lugar lo ocupa la inteligencia artificial; el segundo, la llamada "hiper-imagen"; el tercero, los macroscopios; el cuarto los laboratorios on a chip y el quinto los sensores inteligentes, que prometen detectar la contaminación a la velocidad de la luz.

"En 1609, Galileo inventó el telescopio y vio nuestro cosmos en una forma completamente diferente", hoy la búsqueda de nuevos instrumentos científicos —ya sean dispositivos físicos o herramientas de software— continúa, indica el informe.

"Con los avances en inteligencia artificial y nanotecnología, se apunta a una nueva generación de instrumentos que harán que los complejos sistemas invisibles de nuestro mundo, se hagan visibles en los próximos 5 años", comentó Dario Gil, Vicepresidente de Ciencia y Soluciones de IBM Research.

Por inteligencia artificial se entiende la inteligencia exhibida por máquinas. Concebida a escala de "nanotecnología", se habla de máquinas "inteligentes" a una escala de átomos o moléculas, con fines industriales o médicos

"Por ejemplo, la innovación en esta área nos podría ayudar a mejorar dramáticamente la agricultura, aumentar la eficiencia energética, detectar contaminación nociva antes de que sea demasiado tarde, y prevenir el deterioro prematuro de la salud física y mental", seña el trabajo de la firma tecnológica.

Científicos de distintas partes del mundo ya se encuentran utilizando transcripciones y audios de entrevistas para identificar patrones en el habla de pacientes que ayuden a predecir la probabilidad de que padezcan enfermedades como psicosis o esquizofrenia.

En el futuro, técnicas similares podrían ser utilizadas para ayudar a los pacientes con Parkinson, Alzheimer, trastorno de estrés postraumático, y condiciones de comportamiento como autismo.

Para esto, la computación cognitiva puede analizar las palabras habladas o escritas y buscar indicadores que se encuentran en el lenguaje, como significado, sintaxis y entonación. "Combinar los resultados de estas mediciones con resonancias magnéticas y encefalogramas, puede mostrarnos una imagen completa de la persona, para que los profesionales de la salud puedan identificar, entender y tratar la enfermedad subyacente", aventuran.

Hiperimagen.

Por otra parte, en 5 años, nuevos dispositivos de imagen ayudarán a ver ampliamente, más allá del dominio de la luz visible (hiper-imagen) a través de la combinación de múltiples bandas de espectro electromagnético, y revelar información de valor o peligros potenciales, que de otro modo serían desconocidos o no perceptibles a la vista, señalan.

Más importante, estos dispositivos podrían ser portátiles, accesibles y asequibles, para que una visión casi "de superhéroe" pueda ser parte de la experiencia de todos los días.

Incorporada en los teléfonos, estas mismas tecnologías podrían tomar imágenes de nuestra comida para mostrar la información de valor nutricional, o si es sano para comerlo, aventuran los científicos. Una hiper-imagen de una medicina o de un cheque podría decir si es fraudulento o no.

Y en 5 años, por último, se prevé que se pueda organizar la información sobre el mundo físico, para ayudar a traer la vasta y compleja cantidad de datos reunidos por los miles de millones de dispositivos.

"A esto lo denominamos macroscopio. A diferencia del microscopio, que ve lo que es muy pequeño, el macroscopio traerá todos los complejos datos de la Tierra combinados, para analizarlos y entender su significado", subraya la firma tecnológica.

LABORATORIOS EN UN CHIP

En los próximos 5 años, nuevos laboratorios médicos on a chip servirán como detectives de nanotecnología en salud rastreando pistas invisibles en nuestros fluidos corporales y haciéndonos saber inmediatamente si tenemos alguna razón por la cual consultar a un médico. El objetivo es reducir hasta un solo chip de silicio todos los procesos necesarios para analizar una enfermedad, que normalmente se llevaría a cabo en un laboratorio de bioquímica a gran escala.

La tecnología lab-on-a-chip fundamentalmente podría ser empaquetada en un conveniente dispositivo de mano, para ayudar a las personas a medir rápida y regularmente la presencia de bio-marcadores que se encuentran en pequeñas cantidades de fluidos corporales, y enviar dicha información a través de la nube, desde la comodidad de su casa.

APLICACIÓN EN ECOLOGÍA

Suelo. Chips para enviar la información

En esta línea se encuentra la fotónica de silicio, una tecnología en evolución que transfiere datos a través de la luz. Estos chips podrían estar incorporados en una red de sensores en el suelo.

GAS. Detectores de pérdidas al instante

En 5 años, nuevas y asequibles tecnologías sensoriales, desarrolladas cercanas a los pozos de extracción de gas natural, ayudarán a determinar con precisión y en tiempo real las pérdidas invisibles.

Sensores. Respuestas en solo minutos

Las redes de sensores conectadas de forma inalámbrica a la web, proveerán monitoreo continuo de la infraestructura de gas natural, permitiendo encontrar las pérdidas de gas en minutos y no semanas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados