Se despide el encuentro Jazz a la Calle con músicos de primerísimo nivel

Una semana en la que Mercedes es Nueva Orleans

Jazz en las esquinas, jazz en los teatros, jazz en la vida. Así parece ser la vida por estos días en Mercedes, la capital del jazz de Uruguay. No es Nueva Orleans pero podría serlo, tiene en el río Negro a su Mississippi y en las calles a muchos músicos tocando jazz, mucho jazz.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El encuentro de músicos de jazz se llevó toda la oferta hotelera: se están alquilando casas de familia.

Desde el domingo pasado unos 2.000 músicos de tres continentes se reúnen en Mercedes para participar de una gran jam session, tal vez una de las más grandes del mundo. Apenas unos 200 han tenido el honor de pasar por el escenario de Manzana 20, un centro de espectáculos al aire libre que se encuentra frente al río Negro.

Para llegar al escenario es necesario atravesar el complicado examen de un jurado internacional que a lo largo del año va buscando las mejores bandas de la región. Como si fuera poco, Jazz a la Calle maneja un presupuesto exiguo para el movimiento que desarrolla, tal vez alguno de los seleccionados debería pagarse el pasaje hasta Mercedes.

El resto de los músicos podrá participar de "toques" callejeros. De hecho, cuando cae la tarde decenas de pequeñas bandas se reúnen a tocar en las esquinas. Otros, se dedican a realizar clínicas, o clases especiales, a otros músicos o estudiantes.

Hasta mañana tendrá lugar el noveno encuentro de músicos Jazz a la calle, un festival con características únicas en el mundo y que se calcula moviliza a unos 15.000 espectadores, según el director de Turismo de Soriano, José Luis Perazza.

Un modo de vida.

Horacio Acosta, conocido en el ambiente como Macoco, fue el histórico tecladista de la banda Fantasía, un grupo de Mercedes que funcionó hasta 2007 y durante 30 años se dedicó a hacer covers de rock. Alcanzaron mucho reconocimiento en el interior uruguayo y el litoral argentino. Cuando la banda realizó su última gira Macoco comenzó a pensar en dedicarse al jazz, un estilo para el que no hay mucho público en el país.

"No veía la posibilidad de instalar una escuela de música, la gente se alejaba cada vez más de la música. Entonces se me ocurrió que había que generar público para músicas más complejas, un shock informativo y luego una escuela", explicó Acosta.

Para el músico, el encuentro Jazz a la calle entra en la fase del "shock informativo". Desde el domingo pasado los mercedarios, y vecinos de otras localidades, han llenado las instalaciones de Manzana 20 y cientos de estudiantes están participando de las clínicas.

Acosta reconoce que en el público hay gente que gusta de otros ritmos. "La gente no abandona sus gustos. Pero cuando van a Jazz a la calle es porque algo entienden. El otro día escuché una conversación de una barra de la cumbia villera, uno le decía al otro que prestara atención al bajo, que sin él no se entendía el resto. Me llené de emoción", afirmó.

Nueve años después del primer encuentro, Jazz a la Calle tomó vida propia. Si bien se mueven con el trabajo de voluntarios, los gastos pue- den llegar a superar los US$ 100.000 por año. Pero en realidad, si fueran a pagar todos los gastos, deberían contar con más de US$ 1 millón.

Escuela de música.

La organización de Jazz a la Calle terminó generando una escuela de música que funciona todo el año y que podría integrarse como una facultad de música a la Universidad Tecnológica (UTEC).

El plan de la segunda universidad estatal uruguaya es instalar un instituto universitario de música. Para ello contrató a la Asociación Civil Jazz a la calle para que realice un estudio sobre las posibilidades de acuerdos con otros centros educativos. En tal sentido, la organización ya suscribió un convenio con Berklee College de Boston, una de las escuelas de música más prestigiosas de Estados Unidos.

Por otro lado, se están desarrollando contactos con universidades de Europa, Brasil y Argentina con el fin de alcanzar acuerdos de complementación, según explicaron las autoridades de la organización.

Con respecto a los fondos necesarios para desarrollar la carrera terciaria en Mercedes, la organización Jazz a la Calle estima que estarán disponibles en el proyecto de presupuesto quinquenal que el Parlamento aprobará en el correr de este año 2015.

Desde hace varias ediciones, Jazz a la Calle viene incorporando otras expresiones artísticas. Este año, por ejemplo, se realizó un mural que ocupa gran parte de la pared exterior de Manzana 20.

El director de Turismo de Soriano, José Luis Perazza, confirmó a El País que para este fin de semana no hay habitaciones disponibles en los hoteles de Mercedes. El encuentro de músicos de jazz se llevó toda la oferta disponible y ya están alquilando casas de familia.

Más plazas hoteleras

El director de Turismo de Soriano, José Luis Perazza, dijo a El País que el encuentro de músicos de jazz se llevó toda la oferta hotelera disponible y que se están alquilando casas de familia. Perazza confirmó además que la compañía francesa Ivis tiene previsto instalar un nuevo hotel en Mercedes. En los últimos años la ciudad incrementó sensiblemente la capacidad hotelera, pasó de 70 camas en 2005 a 360 en la actualidad. Junto a las playas, que por estos días están borradas por la creciente del río negro, uno de los principales atractivos es el catamarán municipal Soriano I. Gran parte del casco fue construido en Soriano y es una señal de identidad en la costa mercedaria. Los paseos tienen un costo de $ 200.

FLASHES DEL ENCUENTRO

Músicos tocando en catamarán

Los Paquitos de Cueta Cuela, un grupo integrado por artistas brasileños y uruguayos que mezcla la música con el humor, abandonó por una rato las calles y se presentó en el catamarán municipal Soriano que surca las aguas del río Negro. La presentación tuvo lugar en la mañana del viernes y partió del muelle que se encuentra frente a Manzana 20. La presentación fue un éxito.

El agua no pudo con la música

Debido a las lluvias la represa de Palmar debió liberar mucha más agua de lo normal. Por ello gran parte de la rambla de Mercedes quedó bajó agua y un camping debió ser reinstalado en una zona cercana a Manzana 20. Con más de 30 grados de temperatura durante el día, los mercedarios igual quieren refrescarse y utilizan los espacios que la creciente les permite.

Manzana 20: el reducto de jazz

A las 22:00 horas, todos los días, dan inicio los espec- táculos en Manzana 20, que este año tiene equipos de última tecnología e iluminación lograda especialmente para la ocasión.

Como en otros años del encuentro de Jazz a la Calle, en la Manzana 20 se ubican también artesanos y artistas plásticos, así como quienes ofrecen instrumentos musicales y todo un sector de gastronomía, generando así un marco para que sea disfrutable el entorno.

Paralelamente, muralistas de tres países estuvieron este año trabajando en el marco del proyecto "Brote", que lleva adelante Residencia Vatelón, creando cinco vistosos murales en el barrio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)